Un grupo antivacunas y negacionistas del coronavirus irrumpió en la noche del viernes en la sede de la televisión pública eslovena, la RTVS, para exigir que se diera voz a sus postulados.
Gobernados,libres,agenda de control covidiana,acuden,sede,televisión,pública,eslovena
© EP
Policía antidisturbios en Liubliana, Eslovenia.
La Policía intervino rápidamente y detuvo a 20 asaltantes que intentaron entrar en el estudio de los informativos, ha informado este sábado la agencia de noticias eslovena STA.

"Es un ataque inaceptable contra los medios de comunicación, el periodismo y la democracia", ha denunciado la directora de programación de la cadena, Manica Janezic Ambrozic.


Comentario: El tratamiento de los medios masivos propagando el miedo y la agenda globalista es igual en todos los países en donde se impone la agenda covidiana. La directora de la cadena diciendo que "es un ataque inaceptable contra los medios de comunicación, el periodismo y la democracia" es hilarante. ¡Como si hubiera comunicación, periodismo y democracia (y derechos humanos)! En estos tiempos se van cayendo las máscaras de la falsa democracia en todos los lugares donde los poderes establecidos están intentando esclavizar con terrorismo sanitario al pueblo, a los gobernados.


El director de la televisión, Andrej Grah Whatmough, ha anunciado ya nuevas medidas de seguridad tras cuatro meses de acoso a personal de la cadena y de manifestaciones frente a su sede. El propio Whatmough ha reconocido que los manifestantes tienen derecho a manifestarse en el espacio público que existe frente a la sede de la cadena.


Comentario: Son cada vez más los gobernados que quieren resistir a una agenda totalitaria globalista y a sus mucamos: los partidos estatales, sindicatos, patronales, sanitarios, medios de comunicación, etc. Por eso puede ser algo inteligente por parte de los movimientos de resistencia que se están viendo en distintos países el ir a boicotear los estudios de televisión propagandísticos, ya que son un eslabón institucional débil (y menos blindado) comparados con, por ejemplo, la clase política.


La Asociación de la Prensa de Eslovenia (DNS) ha denunciado que este ataque es solo "la punta del iceberg" de una "campaña de odio" contra los medios de comunicación alentada por el Gobierno del primer ministro Janez Jansa.

Tras este incidente está un movimiento liderado por un exmilitar, Ladislav Troha, veterano de la guerra de independencia de Eslovenia, de 1991, según STA.