En la cuarta semana desde el comienzo de la erupción, los vecinos de La Palma siguen viviendo entre sobresaltos. Los últimos fueron los cerca de 800 vecinos que tuvieron que ser desalojados ayer en la zona de Los Llanos. La lava, que aunque avanza lentamente, amenaza con arrasar varios pequeños núcleos habituados y no dejar nada a su paso, como ya ocurrió con la población de Todoque, borrada del mapa.
Erupción del volcán de La Palma Elvira Urquijo A.
© EFE
Erupción del volcán de La Palma Elvira Urquijo A.
Las imágenes de hace tres semanas se repitieron. Decenas de vecinos intentando retirar todo lo que podían de sus viviendas, sin saber si algún día podrían regresar. La nueva colada surgida después de la ruptura del cono, el pasado sábado, es la causante de la nueva situación. Los técnicos están elaborando un mapa de peligrosidad respecto al rumbo que podría tomar la lava, una tarea complicada ya que nuevos imprevistos podrían modificar las previsiones que barajan desde el Pevolca. El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Miguel Ángel Morcuende, daba ayer los últimos detalles sobre una erupción activa hoy hace veinticuatro días.
Elvira Urquijo A. | EFE
© EFE
Elvira Urquijo A.

Existe una baja probabilidad de que haya un nuevo centro emisor en las inmediaciones del cono volcánico. Los técnicos han llegado a esta conclusión porque la profundidad media de los sismos es de entre 10 y 15 kilómetros.

Las condiciones meteorológicas favorecen la mejora de la calidad del aire, después del pico de azufre registrado este lunes por la tarde (un episodio puntual que remitió con el paso de las horas).

Hay 169,44 hectáreas de cultivos afectadas por las coladas. 90,25 hectáreas corresponden a plataneras, 9,43 hectáreas a aguacateras, 48,37 hectáreas a viñedos y 21,39 hectáreas a otros cultivos.

Como consecuencia de la ruptura del cono del volcán el sábado el flujo ha cambiado. La colada primigenia no tiene aporte lávico, pero hay otra paralela que está afectando a nuevas construcciones dentro del perímetro de seguridad.
Erupción del volcán de La Palma
© EUROPEAN SPACE AGENCY HANDOUT | EFE
Erupción del volcán de La Palma
Existe una tercera colada al noroeste que amenaza terrenos urbanos, aunque de manera lenta. De ahí la evacuación de ayer en la zona de La Laguna. Hubo tiempo suficiente para que las personas afectadas puedan retirar lo que necesitaban. Las zonas más afectadas por la caída de ceniza serán las vertientes este y oeste de La Palma. Por este motivo, es probable que se vea afectada la operatividad del aeropuerto.

La actividad sísmica continúa. El Instituto Geográfico Nacional (IGN) localizó en las últimas horas 64 terremotos en la zona afectada por la reactivación volcánica de Cumbre Vieja, seis de ellos sentidos por la población, y el de mayor magnitud fue uno situado a 37 kilómetros de profundidad de 4,1 grados de intensidad.

Fin del confinamiento

La buena noticia la recibieron las 3.000 personas de El Paso y Los Llanos de Aridane que fueron confinadas el lunes como medida preventiva por la emisión de gases derivados de la combustión de naves industriales al entrar en contacto con la lava. Las autoridades levantaron la medida al comprobar que ya no había peligro.