(España) - Un terremoto de magnitud 4.6 y epicentro en el mar, 55 kilómetros al oeste de Vilagarcía, se ha sentido sobre las 15.45 horas de hoy en numerosos puntos de Galicia, incluido Vigo y su área de influencia. Según el Instituto Geográfico Nacional, el cálculo provisional indicaba una magnitud de 4.7 y profundidad a 3 kilómetros, datos revisados luego a 4.6 y 0 kilómetros, respectivamente.
Mapa donde se localizó el epicentro del temblor

Mapa donde se localizó el epicentro del temblor
Las redes sociales se han llenado de comentarios de usuarios que han sentido el temblor, que fue precedido por otro de magnitud 3.5 alrededor de una hora antes. Pero la actividad sísmica no terminaba ahí. Apenas un cuarto de hora después en la misma zona se producía otro temblor, este de menor intensidad que sus dos predecesores, 2.5, en esta ocasión a una profundidad de tres kilómetros según las primeras estimaciones.

Si bien por el momento no se han referenciado daños de ningún tipo a causa del terremoto, sí que vecinos de numerosos puntos de Galicia han trasladado su sorpresa e incluso incertidumbre ante el fenómeno. En Vigo o Nigrán la noticia corría como la pólvora a través del boca a boca y los servicios de mensajería instantánea. En Santiago de Compostela y en algunas localidades de la parte más oeste de la provincia de Ourense varios vecinos han notado como el seísmo hacía vibrar el mobiliario de sus casas. En diferentes localidades de la comarca de O Salnés el suelo también ha temblado y las llamadas a la redacción de Faro de Vigo fueron numerosas para referenciar lo que habían notado. Según páginas especializadas consultadas, la energía liberada fue equivalente a 120 toneladas de TNT.

Cecilia es una de las vecinas de Vilagarcía de Arousa que sintieron el temblor, aunque inicialmente no supiera de qué se trataba. Su casa está situada frente a la playa de A Concha, y fue durante la sobremesa cuando "escuché el ruido y noté un movimiento brusco, pero no podía creerme que era un terremoto".

Reconoce que incluso miró debajo de la mesa, "por si era mi hijo que me estaba gastando una broma, pero inmediatamente comprendí que, efectivamente, había sido un movimiento sísmico".

Sobre todo lo creyó cuando observó que "el televisor empezaba a moverse; fue ahí cuando descarté por completo que pudiera haberme dado un mareo o algo parecido, ya que esa, la de estar como mareada, fue la sensación que noté, a pesar de que estaba sentada".

Este terremoto se produce menos de una semana después de que Mondariz fuese el epicentro del segundo mayor terremoto de la historia de la provincia de Pontevedra y el mayor de los últimos 30 años en cuanto a magnitud: 3.4 en la escala de Richter. El seísmo, de intensidad II, se llegó a sentir al menos en 23 localidades pontevedresas; entre ellas, Vigo, Ponteareas, Redondela, Sanxenxo, Gondomar y Cangas.