Zoran Milanovic subrayó que una negativa de Zagreb a aceptar a los dos países escandinavos en la Alianza hará que la comunidad internacional preste atención a los intereses de los croatas étnicos en la vecina Bosnia y Herzegovina, donde, según dijo, están "siendo destruidos" como entidad política.
Zoran Milanovic
© Bernd von Jutrczenka / dpa / www.globallookpress.com
El presidente de Croacia, Zoran Milanovic.
El presidente de Croacia, Zoran Milanovic, confirmó este miércoles que instruirá al representante permanente del país balcánico ante la OTAN, Mario Nobilo, para que vote en contra de la adhesión de Suecia y Finlandia al bloque militar.

"Esto no sería un acto contra Finlandia y Suecia, sino en favor de Croacia", subrayó Milanovic en conferencia de prensa tras una reunión de los representantes de los Estados miembros de la Alianza, en la que se discutió la posible incorporación de los dos países nórdicos.

Asimismo, Milanovic recordó que Turquía "está por ahora en contra" de esa adhesión, lo que demuestra, según dijo, "cómo se comportan los Estados que se preocupan por sus intereses y sus objetivos de política exterior y utilizan todos los instrumentos legales disponibles".


Señaló que Ankara "no se rendirá, no se apartará de la mesa antes de conseguir lo que quiere", refiriéndose a la oposición de Turquía a cualquier acuerdo que admita a las dos naciones escandinavas en la Alianza si antes no denuncian a los "terroristas y sus cómplices" asociados con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), entre otras exigencias.

El líder croata apuntó que Zagreb está hoy actuando de forma contraria. "Deberíamos seguir el ejemplo de Turquía", subrayó, según recoge AP. "Esto significa que Turquía venderá a un alto precio su estatus en la OTAN, en donde ha estado desde el primer día", añadió. Sin embargo, admitió que la posición de Ankara tendrá "sus consecuencias".

"Los croatas en Bosnia son más importantes que toda la frontera ruso-finlandesa"

Además, Milanovic se mostró convencido de que la negativa de Croacia a aceptar a los dos países escandinavos en la OTAN hará que la comunidad internacional preste finalmente atención a los intereses de los croatas étnicos en la vecina Bosnia y Herzegovina, y afirmó que esa es la única forma de resolver tal problema.

Denunció que los croatas en el país vecino están "siendo destruidos" como entidad política, y añadió que es de interés nacional para Croacia mejorar su situación. De acuerdo con las leyes electorales actuales, muchos legisladores croatas resultan elegidos por el voto de los musulmanes bosnios, también conocidos como bosníacos. El Gobierno, por su parte, está presionando para revisar esas normas.
"Lo he dicho antes: los croatas en Bosnia son para mí más importantes que toda la frontera ruso-finlandesa", manifestó el presidente, y recalcó que si el Parlamento croata no ratifica el eventual acuerdo para la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN, "en ese momento surgirá un interés increíble por el problema de Croacia".
¿Declaraciones "antieuropeas"?

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Croacia, Gordan Grlić-Radman, calificó las declaraciones del mandatario de "chantaje" y "antieuropeas".

"Los derechos del pueblo croata se consiguen con mecanismos legales, con esfuerzos políticos y diplomáticos, y no con chantajes [...]. El presidente está arruinando nuestra reputación internacional con sus declaraciones y causando un daño político que puede poner en peligro nuestros intereses nacionales", aseveró, citado por medios locales.

En su cuenta de Twitter, el jefe de la diplomacia croata escribió que acoge con satisfacción la solicitud de Finlandia y Suecia para ingresar en la OTAN. "Son nuestros socios más cercanos, comparten nuestros valores, y su adhesión contribuirá a nuestra Alianza", concluyó.
  • En abril, Finlandia y Suecia declararon sus intenciones de unirse a la OTAN. Este miércoles, el secretario general de esa Alianza, Jens Stoltenberg, se reunió con los representantes de ambos países nórdicos ante la organización, para recibir formalmente su solicitud de ingreso.
  • Este lunes, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, manifestó que su país no apoyará esa adhesión a la OTAN. "Los países escandinavos son como casas de huéspedes para organizaciones terroristas. No es posible que tengamos una actitud positiva", afirmó, en aparente referencia al Partido de los Trabajadores de Kurdistán y al Movimiento de Gülen.
  • El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, reiteró este miércoles las exigencias que plantea Ankara a cambio de dar su conformidad para el ingreso de Suecia y Finlandia a la OTAN.