Traducido por el equipo de Sott.net

El gobernador de California declaró el lunes el estado de emergencia para acelerar los esfuerzos para combatir el brote de viruela del mono, convirtiéndose en el segundo estado en tres días en tomar la medida.
gavin newsom
© AP
Newsom ha dado el siguiente paso en la lucha contra el brote de viruela del mono en su estado.
El gobernador Gavin Newsom dijo que la declaración ayudará a California a coordinar una respuesta de todo el gobierno, a buscar más vacunas y a liderar los esfuerzos de divulgación y educación sobre los lugares donde la gente puede recibir tratamiento y vacunación.

"Seguiremos trabajando con el gobierno federal para conseguir más vacunas, concienciar sobre la reducción del riesgo y acompañar a la comunidad LGBTQ en su lucha contra la estigmatización", dijo Newsom en un comunicado anunciando su declaración.

Se han registrado casi 800 casos de viruela del mono en California, según los funcionarios de salud pública del estado.

El virus de la viruela del mono se propaga a través del contacto prolongado y estrecho de piel a piel, que puede incluir abrazos, caricias y besos, así como a través del intercambio de ropa de cama, toallas y ropa. Los que han enfermado hasta ahora han sido principalmente hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, aunque las autoridades sanitarias señalan que el virus puede infectar a cualquiera.

"Los funcionarios de salud pública son claros: el estigma es inaceptable y contraproducente en la respuesta de salud pública", dijo en un comunicado Michelle Gibbons, directora ejecutiva de la Asociación de Ejecutivos de Salud del Condado de California. "El hecho es que la viruela del mono se transmite principalmente por el contacto piel con piel y por compartir objetos como la ropa de cama o las toallas, sin tener en cuenta la orientación sexual o la identidad de género".

El tipo de virus de la viruela del mono identificado en este brote rara vez es mortal, y las personas suelen recuperarse en unas semanas. Pero las lesiones y ampollas causadas por el virus son dolorosas, y pueden impedir la deglución o la evacuación intestinal si están en la garganta o el ano.

La declaración en California se produjo después de una similar en el estado de Nueva York el sábado, y en San Francisco el jueves. La administración de Newsom había dicho hasta el viernes que era demasiado pronto para una declaración de este tipo.

Después de presionar para que Newsom hiciera tal declaración, el senador estatal demócrata Scott Wiener, de San Francisco, celebró la decisión del gobernador.

"El brote de viruela del mono es una emergencia, y tenemos que utilizar todas las herramientas que tenemos para controlarlo", dijo Wiener.

La proclamación de Newsom permite al personal médico de emergencias administrar las vacunas contra la viruela del mono aprobadas por el gobierno federal.

Es similar a una ley reciente que permite a los farmacéuticos administrar vacunas, dijo la administración de Newsom. Dijo que la respuesta del estado se basa en las medidas desarrolladas durante la pandemia de coronavirus para establecer clínicas de vacunación y asegurarse de que hay un alcance a las poblaciones vulnerables en cooperación con las organizaciones locales y comunitarias.

California ha recibido más de 61.000 dosis de vacunas y ha distribuido más de 25.000 dosis.

"No tenemos tiempo que perder", dijo la supervisora del condado de Los Ángeles, Kathryn Barger, en un comunicado. Dijo que el condado más poblado del país debe utilizar todos los recursos disponibles para acelerar la distribución de las vacunas y la ayuda a los infectados.

La oficina de Newsom dijo que el condado de Los Ángeles ha recibido una dotación separada de vacunas.

Desde la semana pasada, el estado ha ampliado su capacidad de pruebas para procesar más de 1.000 pruebas a la semana. Los críticos han dicho que la larga espera de los resultados de las mismas retrasó las opciones de tratamiento.

En San Francisco, Peter Tran fue uno de los cientos que hicieron cola, a veces durante horas, para recibir la vacuna contra la viruela del mono en el Hospital General Zuckerberg de San Francisco el lunes, después de que la clínica se viera obligada a cerrar la semana pasada por no recibir suficientes dosis.

"Es horrible. Es una vacuna que lleva mucho tiempo en el mercado. Y ni siquiera es una enfermedad mortal. Es más difícil de transmitir que la covid. Pero el despliegue de las vacunas en todo el país es absolutamente horrible", dijo Tran.

"Creo que la ciencia demuestra que la protección mejora mucho con la vacuna. Así que por eso lo estoy haciendo. Y, sinceramente, no quiero las lesiones en mi cuerpo. He oído que son dolorosas y dejan cicatrices. Así que creo que esa es otra motivación para ir a vacunarme".

Antes de hacer su propia declaración de emergencia la semana pasada, los funcionarios de la ciudad de San Francisco fueron criticados por no responder con suficiente rapidez al brote. Ellos, a su vez, culparon al gobierno federal por no entregar suficientes vacunas. La ciudad recibió unas 4.000 dosis el viernes, lo que le permite reanudar la vacunación, y espera administrarlas a mediados de semana, dijo el doctor Lukejohn Day, jefe médico del Hospital General Zuckerberg de San Francisco.

La ciudad tenía 305 casos hasta el lunes, dijo.

La Organización Mundial de la Salud ha declarado el brote de viruela del mono en más de 70 países como una emergencia global.