De acuerdo a las demandas presentadas por 28 víctimas, estas fueron agredidas, violadas o acosadas sexualmente durante varias horas.
Jamey noel
© Clark County Sheriff's Office
Un grupo de 28 reclusas de una cárcel del estado de Indiana (EE.UU.) demandaron al 'sheriff' del condado de Clark, Jamey Noel, y al funcionario penitenciario David Lowe por presuntamente vender las llaves de sus celdas a prisioneros, quienes agredieron, violaron o acosaron a las internas durante varias horas, recoge la cadena Fox.

En dos demandas federales presentadas por separado a finales del mes pasado, las víctimas acusan a los servidores públicos de haber vendido las llaves de sus celdas por 1.000 dólares cada una. Un hecho que, señalan, propició que sufrieran "una noche de terror" el pasado 23 de octubre.

De acuerdo a los documentos judiciales, los reos que presuntamente compraron las llaves entraron entonces a la zona de mujeres de la cárcel con máscaras hechas con toallas y mantas. Una vez en el interior, violaron al menos a dos reclusas, una de ellas quedó embarazada y la otra contrajo herpes genital.

El resto de las demandantes, explicó el abogado de 20 de ellas, William McCall, fueron manoseadas, acariciadas sin su consentimiento, acosadas sexualmente o intimidadas, por lo que desarrollaron síndrome de estrés postraumático.

Según Stephen Wagner, abogado de ocho de las víctimas, el funcionario David Lowe fue despedido tras admitir que "se colocó intencionadamente en el interior de una celda de espaldas a la puerta para permitir a los reclusos acceder" a las celdas de las mujeres. Actualmente, se enfrenta a cargos penales por delitos graves en un tribunal de Indiana, además de la demanda federal. Se espera su juicio comience el 1 de noviembre.