Traducido por el equipo de Sott.net

Los estadounidenses todavía pueden esperar un golpe de efecto cuando se dirijan a sus tiendas de comestibles locales debido a la inflación.
inflation chart us july 2022
A pesar de que la inflación se calmó un poco en julio, con un aumento del 8,5%, los estadounidenses siguen pagando mucho más por los alimentos.

Según el Índice de Precios al Consumo (IPC) de julio de la Oficina de Estadísticas Laborales, el coste de los alimentos subió un 10,9%, y los alimentos de la categoría del hogar aumentaron un 13,1%, lo que supone una subida superior a la de los últimos meses. Para la categoría general de alimentos, se trata del mayor aumento desde mayo de 1979, pero para la categoría de alimentos del hogar, que son los comestibles domésticos, es el más alto desde marzo de 1979, según Steve Reed, economista de la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU (BLS).

En comparación con junio de 2022, la categoría de comestibles aumentó un 1,4%.

En un periodo de 12 meses, cereales y productos de panadería lideraron el repunte con un aumento del 15%, y la harina y mezclas de harina preparadas subieron un 22,7%. A este salto le siguieron las demás categorías de alimentación del hogar, incluidos los productos lácteos y afines, con un aumento del 14,9%, con la leche específicamente en el 15,6, que sólo sube un 0,1 en términos mensuales.

Mientras tanto, la categoría de carnes, pescado, aves de corral y huevos, subió un 10,9%, y vio un poco de alivio cuando el coste de la carne de vacuno bajó un 0,1% y el de los perritos calientes un 6,0% en comparación con el mes pasado, pero se vio compensado en gran medida por los huevos, que subieron un 38% en comparación con hace un año y un 4,3% en comparación con junio de 2022.

Mientras que el aumento del precio de los huevos es duro para los consumidores, Reed dijo a Yahoo Finanzas que el aumento del precio de los huevos "no es inusual" y es una categoría que "siempre ha sido un índice volátil, incluso antes de la pandemia."

Las bebidas no alcohólicas también experimentaron un aumento del 2,0% en comparación con el mes pasado, en parte debido a los costes más elevados del café, que subió un 2,7 intermensual, y de las bebidas carbonatadas, que subieron un 2,3.

Muchos de estos precios más elevados se debieron al coste del transporte, pero es posible que se produzca un cierto alivio. En el mes de julio, la energía bajó un 4,5% respecto a junio, concretamente la gasolina un 7,7%.