Traducido por el equipo de Sott.net

Alemania podría enfrentarse a disturbios masivos este otoño y las protestas por la crisis energética podrían ser secuestradas por extremistas, ha dicho un jefe regional de la agencia de seguridad interior del país.
Riot police
© APF/Henrik Josef Boerger
La policía antidisturbios alemana durante los enfrentamientos con los radicales en Hamburgo

Stephan Kramer, que dirige la BfV en el estado de Turingia
, dijo que Alemania debe estar preparada para la posibilidad de que las protestas "legítimas" por la crisis energética y económica puedan ser "infiltradas por extremistas".

El miércoles dijo a la emisora ZDF que podían esperarse manifestaciones sobre:
"La escasez de gas, los problemas energéticos, las dificultades de abastecimiento, la posible recesión, el desempleo, pero también la creciente pobreza hasta la clase media.

Entre los "extremistas" que podrían secuestrar las protestas se encuentran los llamados "pensadores laterales" que se manifestaron contra las restricciones del coronavirus durante la pandemia, y los activistas de derechas que ya han agitado los ánimos en las redes sociales en los últimos meses."
Si estos escenarios se materializan, "es probable que nos enfrentemos a protestas y disturbios masivos", advirtió el funcionario.


Comentario: Las sugerencias hipotéticas condicionan la mentalidad del público. La evolución de las definiciones cambia las reglas.


Debido a Covid-19 y a las consecuencias económicas de las sanciones de la UE a Rusia por el conflicto de Ucrania:
"Nos enfrentamos a un estado de ánimo muy emocional, agresivo y pesimista con respecto al futuro en la sociedad, cuya confianza en el Estado, sus instituciones y los actores políticos está plagada de enormes dudas.

"Este estado de ánimo tan emotivo y explosivo podría ir fácilmente a más".
El jefe de seguridad añadió que, si esto ocurre, los enfrentamientos vividos por Alemania durante la pandemia "probablemente se parecerán más a una fiesta de cumpleaños infantil" en comparación.

Según el comisario, será necesaria una gestión eficaz de la crisis y la cooperación entre las fuerzas políticas de todos los bandos para evitar lo que denominó un "otoño caliente".

Pero el factor más importante para evitar los disturbios y mantener la paz social debe ser el restablecimiento de la confianza de los alemanes en las autoridades, añadió.

Kramer también aconsejó a los ciudadanos que "piensen bien a qué protestas y manifestaciones se unen, o mejor que se mantengan alejados de ellas, para no apoyar a los enemigos de la democracia".


Comentario: Doble lenguaje. Siga este consejo y hará exactamente lo que exigen los "enemigos de la democracia".