Traducido por el equipo de Sott.net

La amenaza de muerte a JK Rowling por parte de un extremista islámico que apoya a Irán no violó las normas de Twitter después de que el vil troll advirtiera "eres la siguiente" en respuesta a su apoyo al autor apuñalado Salman Rushdie.
j.k. rowling
© Neil Hall/EPA, via Shutterstock
La amenaza fue en respuesta al tuit de J.K. Rowling en el que afirmaba que la agresión al novelista Salman Rushdie era "una noticia horripilante". Créeme...
La autora británica recibió una desgarradora amenaza de Meer Asif Aziz, afincado en Karachi, que en Twitter se describió a sí mismo como "estudiante, activista social, activista político y activista de investigación", que hizo "chistes" de mal gusto sobre cómo destruir a Israel y lo calificó de "estado terrorista", así como a la India, principal rival geopolítico de Pakistán.

La escritora de Harry Potter y defensora de la libertad de expresión, que ha sido puesta en la picota por activistas trans por sus ideas sobre el género, había expresado su horror ante el enfermizo atentado contra la vida de Rushdie en el norte del estado de Nueva York cuando recibió la escalofriante amenaza en Twitter.

Ha revelado que, tras denunciar la vil amenaza a Twitter, la red social respondió y decidió que el extremista no había violado las normas.

El correo electrónico de Twitter decía: "Después de revisar la información disponible, determinamos que no hubo violaciones de las reglas de Twitter en el contenido que reportó. Agradecemos su ayuda y le animamos a que vuelva a contactar con nosotros en el futuro si ve alguna posible infracción".

El mujer de 57 años publicó una captura de pantalla de la respuesta, comentando: "Estas son sus directrices, ¿verdad? 'Violencia: No se puede amenazar con violencia contra un individuo o un grupo de personas. También prohibimos la glorificación de la violencia'... 'Terrorismo/extremismo violento: No se puede amenazar ni promover el terrorismo'...".

Aziz también parece apoyar al líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, que con frecuencia despotrica de Israel en tuits desquiciados y genocidas. En uno de los mensajes de Jamenei sobre los "yazidíes opresores", por ejemplo, Aziz respondió con un emoji de corazón.

Y en respuesta a otro tuit del dictador iraní, Aziz se deshizo en elogios: "Querido líder, su lucha por el mundo islámico no será inútil mientras nosotros, la generación joven, estemos con usted".

Rowling, de 57 años, había publicado anoche sobre el apuñalamiento de Rushdie: "Noticias horribles. Me siento muy mal ahora mismo. Que se recupere".

Aziz, que había descrito al atacante de Rushdie, Hadi Matar, de 24 años, como un "luchador revolucionario chií", amenazó entonces: "No te preocupes, eres la siguiente".

jk rowling twitter

twitter jk rowling
En un intento de expulsar a Aziz de Twitter, Rowling publicó esta tarde: "@TwitterSupport, ¿alguna posibilidad de apoyo?". Los críticos han acusado al gigante de las redes sociales de tener un "doble rasero" en cuanto a las cuentas que decide expulsar del sitio.


Twitter optó por cerrar drásticamente la cuenta de Donald Trump después de la invasión del Capitolio estadounidense por una turba que llevaba gorras M.A.G.A. (Make America Great Again, traducido como "Haced a EEUU grande otra vez") después de las elecciones de 2020, apodadas así el 6 de enero, pero todavía permite a Khamenei hacer amenazas contra Israel.

Rowling también confirmó que la policía está involucrada, diciendo a sus seguidores: "A todos los que envían mensajes de apoyo: gracias. La policía está implicada (ya lo estaba en otras amenazas)".

MailOnline se ha puesto en contacto con Twitter para pedirle declaraciones.

Rowling y el escritor de terror Stephen King son algunos de los autores y rostros conocidos que han expresado su incredulidad después de que Rushdie, de 75 años, fuera apuñalado hasta 15 veces (una de ellas en el cuello) en el norte del estado de Nueva York durante una conferencia sobre la libertad de expresión.

El autor británico de origen indio, cuyos escritos provocaron amenazas de muerte sin precedentes por parte de Irán en la década de 1980, iba a pronunciar una conferencia en la Chautauqua Institution cuando se produjo el incidente, que le dejó una aparente herida de arma blanca en el cuello.