Traducido por el equipo de Sott.net

La pandemia ha terminado esencialmente, ¿verdad? Para algunos, sí. Para otros, no tanto.
VACCINE
© Brigitte Stelzer
Los alumnos de las escuelas públicas de Nueva York no pueden participar en los deportes escolares sin la vacuna Covid-19.
Fue en junio cuando se permitió a los canadienses no vacunados abandonar el país, por razones que nadie conoce. La vacuna no previene la transmisión, así que ¿cómo tenía sentido mantener a los no vacunados detrás de la cortina de hielo? No lo tenía.

Pero así es Canadá. Ha perdido completamente el rumbo con la covid y ha tirado todos sus ideales, antes orientados a la libertad, por la ventana, ¿eh? EEUU no se comportaría así, ¿verdad?

Pero sí lo hacemos.

El tenista Novak Djokovic no pudo viajar a EEUU para competir en el US Open en agosto porque no está vacunado. Ningún extranjero puede entrar en Estados Unidos sin estar completamente vacunado. A menos, por supuesto, que crucen nuestra frontera. Así es. Si estás de visita, aléjate con tu cuerpo infectado de covid. Si quieres quedarte aquí para siempre, tráete ese covid.


Si buscas coherencia en las políticas Covid-19, puedes parar ahora mismo. Nada de esto ha tenido nunca sentido. La fractura de la confianza entre los estadounidenses y nuestras instituciones será inconmensurable. Y el daño continúa.

Los niños de la ciudad de Nueva York no necesitan la vacuna covid para asistir a las escuelas, pero para practicar deportes escolares. Piensa en esto. Estos niños pueden ir a la escuela, almorzar con sus amigos, hacer excursiones escolares y practicar deportes durante la clase de gimnasia, pero no pueden jugar en una liga extraescolar.

Muchos niños dependen del deporte para pagar sus estudios superiores. Piensa en todos los niños que ya no hacen ejercicio después del colegio porque no pueden hacer deporte.

Si hacemos esto por la "salud" de los niños, lo estamos haciendo mal. Los pobres serán los más perjudicados por estas normas anticientíficas. Los atletas profesionales que juegan en la ciudad, obviamente, no tienen esa obligación.


Comentario: Nunca se trató de salvar a los niños, si fuera así, no los habrían encerrado lejos de la naturaleza, de los amigos, de la familia y de sus escuelas y los habrían obligado a ponerse un pinchazo experimental.


no mandates vaccine
© Gregory P. Mango
El Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York despidió a otros 850 profesores y ayudantes de clase por no ponerse la vacuna Covid-19.
No se trata sólo de deportes. Hace unos días, el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York despidió a otros 850 maestros y ayudantes de clase, elevando el total a aproximadamente 1.950 trabajadores del Departamento despedidos desde el mandato de vacunación de octubre de 2021. Fue algo terrible, incluso en ese momento, pero un año después tenemos una avalancha de información, sobre la forma en que se propaga la covid y lo que las vacunas no pueden hacer, que hace que la decisión no sólo sea tonta sino cruel.

Como informó Susan Edelman del Post hace unos días, "En total, la ciudad de Nueva York ha despedido a más de 2.600 trabajadores municipales que no estaban totalmente vacunados". Esto, cuando se nos dice que Nueva York y tantos otros lugares están necesitados de profesores. Estos maestros están explorando oportunidades en lugares lejanos como Long Island. Búscale sentido.

Los padres tampoco pueden entrar en los edificios escolares de Nueva York si no están vacunados. Eso incluye a los padres de niños con necesidades especiales, que deben interactuar con los profesores. Estas reglas sin sentido están causando un daño prolongado.

Si estás vacunado y piensas "esa gente debería vacunarse", no estás entendiendo nada. Yo también estoy vacunado. Pero no hay absolutamente ninguna razón por la que mi inyección de Johnson & Johnson de marzo de 2021 deba otorgarme ningún privilegio que no se otorgue a los demás. Los estudios muestran que la eficacia de la vacuna desaparece después de unos meses y la transmisión puede ocurrir en cualquier momento.

El cumplimiento forzado por diversión no debería ser una política de salud.

Y no, los refuerzos no significan que estés más seguro. De hecho, el gobierno de Biden no califica la última vacuna como "refuerzo". La portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, la llamó "nueva vacuna". Puede que te encuentres de nuevo con los "no vacunados" antes de lo que crees.

Pero no te fíes de mi palabra. A lo largo de la pandemia, la línea de los políticos que nos imponen su voluntad ha sido "¡debemos escuchar a los CDC!". Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, cuyas orientaciones habíamos ignorado mientras comíamos sushi (gran error) y hamburguesas a medio hacer (¿en serio intentas morir comiendo?), de repente han soltado la palabra de Dios.

Pues bien, los CDC recomiendan "dejar de hacer distinciones en función del estado de vacunación de una persona porque se producen infecciones de última hora". ¿Pero acaso ya no "seguimos la ciencia"?

Es una locura. Y es fácil olvidar a aquellos que quedaron atrás. Pero sentiremos los efectos de su ausencia. El policía que ya no camina por la calle, el bombero que trabajó durante la pandemia pero que ahora no trabaja, los profesores que faltan en el aula de tu hijo porque no hicieron lo que se les dijo. Y veremos las repercusiones de quitarles cosas a los jóvenes porque no quisieron cumplir.

No hemos ganado absolutamente nada con estos mandatos de vacunas, pero habremos perdido mucho.

Los políticos hicieron muchas cosas horribles y retrógradas en nombre de la seguridad durante la covid. La continuación de los mandatos de vacunación es un recordatorio de que la pandemia ha terminado para muchos, pero el daño continúa.