Traducido por el equipo de Sott.net

La policía y líderes de la comunidad han hecho un llamamiento a la calma a raíz de los enfrentamientos entre grandes multitudes que han provocado detenciones tras los "graves desórdenes" registrados en Leicester durante el fin de semana.
leicester hindu muslim uk

Dos detenidos durante los últimos disturbios ocurridos en el este de la ciudad tras el partido de cricket celebrado el mes pasado entre India y Pakistán
Según la policía, se realizaron dos detenciones y se registró a un gran número de personas en virtud de la sección 60 de los poderes de detención y registro.

El desorden fue el último de una serie de disturbios en el este de la ciudad que han tenido lugar después de un partido de cricket entre India y Pakistán el 28 de agosto.

En Green Lane Road, donde hay varios negocios de propiedad musulmana y un templo hindú cercano, un grupo de hombres hindúes fueron filmados marchando por la zona el sábado.


Rukhsana Hussain, de 42 años, líder de la comunidad, describió haber escuchado desde varias calles de distancia fuertes cánticos de "Jai Shri Ram", que se traduce del hindi como "salve a Lord Ram" o "victoria a Lord Ram".

Los autores de la violencia antimusulmana se han apropiado cada vez más de este saludo o cántico tradicional hindú en la India, cuyo primer ministro, Narendra Modi, es objeto de un creciente escrutinio por el trato que da a las minorías, incluidos los musulmanes.

Majid Freeman, de 34 años, activista comunitario, filmó gran parte de los disturbios en Belgrave Road el sábado por la noche.

En un vídeo que Freeman grabó y que circula por Twitter, se puede escuchar el ruido de botellas de vidrio, y la policía le grita a Freeman que se aleje.

"Estaban lanzando botellas y todo tipo de cosas", dijo Freeman. "Pasaban por delante de nuestras mezquitas, se burlaban de la comunidad y golpeaban físicamente a la gente al azar", dijo.

Una reunión de jóvenes musulmanes en la ciudad fue la respuesta a la improvisada marcha, añadió Freeman. "Fue entonces cuando la comunidad musulmana salió y dijo: 'No podemos confiar en la policía, vamos a defender nuestra comunidad nosotros mismos'".
Muslim hindu uk clashes
© Andrew Fox/The Guardian
La policía impide a los manifestantes musulmanes marchar por Belgrave Road, en Leicester, para evitar enfrentamientos con la comunidad hindú.
También en la comunidad hindú de Leicester hay incertidumbre. Drishti Mae, de 31 años, residente de toda la vida en Leicester y que solía presidir una organización hindú nacional, dijo que los recientes disturbios no tenían precedentes en las más de tres décadas que había vivido en la ciudad.

"Es la comunidad hindú la que está en el punto de mira, una comunidad inmigrante de primera generación", dijo Mae, afirmando que las familias hindúes estaban siendo acosadas por algunos musulmanes en la ciudad.

"Se sienten amenazados y atacados", añadió, afirmando que la policía no protege las propiedades, las personas y los lugares de culto. "Tenemos derecho a protegernos", dijo.

El sábado por la noche, la policía de Leicestershire publicó en las redes sociales un mensaje de vídeo de Rob Nixon, jefe temporal de la policía. Dijo que había habido numerosos informes de un brote de desorden en el este de Leicester y que los oficiales estaban tomando el control de la situación.

Una actualización de la policía a primera hora del domingo decía que se habían formado grandes multitudes "después de que grupos de jóvenes iniciaran una protesta no planificada".

Y continuaba: "Se ha informado a la policía de varios incidentes de violencia y daños que se están investigando. Tenemos conocimiento de un vídeo que circula en el que se ve a un hombre arrancando una bandera fuera de un edificio religioso en Melton Road, Leicester.

El incidente parece haber tenido lugar mientras los agentes de policía se ocupaban de los desórdenes públicos en la zona. El incidente será investigado".

Un hombre fue detenido como sospechoso de conspiración para cometer desórdenes violentos y otro como sospechoso de posesión de un artículo con arma blanca. Ambos permanecían bajo custodia policial el domingo.

La policía dijo: "Seguimos llamando al diálogo y a la calma con el apoyo de los líderes de la comunidad local. No toleraremos la violencia ni los desórdenes en nuestra ciudad.

Una importante operación policial permanecerá en la zona en los próximos días".

Suleman Nagdi, de la Federación de Organizaciones Musulmanas con sede en Leicester, declaró a la BBC: "Lo que hemos visto en las calles es muy alarmante.

Ha habido problemas en la comunidad desde el partido de cricket entre la India y Pakistán, y aunque ese partido suele desencadenar concentraciones, no se habían vuelto tan feas en el pasado.

Necesitamos calma: el desorden tiene que parar y tiene que parar ahora. Hay algunos jóvenes muy insatisfechos que han causado estragos".

La diputada de Leicester East, Claudia Webbe, se hizo eco de estos sentimientos y escribió en Twitter el sábado por la noche: "Querido Leicester, es el momento de mantener la cabeza fría.

Imploro a todo el mundo que se vaya a casa. Podemos fortalecer nuestro diálogo para reparar las relaciones de la comunidad. Su familia estará preocupada por su seguridad, por favor acepten el consejo de la policía que está tratando de calmar y está llamando a la calma".

En un comunicado, los líderes de los templos hindúes y jainistas, y las organizaciones comunitarias de Leicester, dijeron que estaban trabajando con la policía para llegar al fondo de la improvisada marcha del sábado.

"Condenamos los actos insensibles y totalmente vergonzosos en las calles de Belgrave y North Evington", dice el comunicado.

"Los líderes de la comunidad hindú no van a tolerar este tipo de actos de agresión que socava las relaciones y la unidad dentro de esta ciudad de Leicester".