Traducido por el equipo de Sott.net

Hospitales de todo el país han creado clínicas de género para niños y adolescentes con la idea de "ayudar" a los menores en la transición hacia la nueva identidad de género asumida. El Programa de Identidad de Género del Centro Médico de la Universidad de Columbia se centra en los aspectos psicológicos, afirmando que el principal factor de estrés al que se enfrentan los jóvenes no conformes con su género se debe a la falta de aceptación social. La consulta para niños y adolescentes "ofrece servicios que van desde la psicoterapia y la gestión de la medicación hasta la terapia hormonal y la cirugía".
Doctors gender affirming
En un vídeo promocional publicado por los doctores Walter Bockting y Melinda Wald, que dirigen la consulta, se habla de la mejor manera de "afirmar" a los niños y adolescentes "trans". Botking es expresidente de la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero, que ha eliminado las barreras de edad para la transición de género medicalizada y ha identificado al "eunuco" como identidad de género.

Los doctores del Irving Medical Center, en el barrio de Washington Heights de Manhattan, afirman que "están aquí para ayudar" a niños y adolescentes a "encontrar una identidad que represente lo que [ellos] son" y "no siempre es fácil". Afirman que encontrar esta identidad es "especialmente desafiante para aquellos que se identifican de una manera que no se ajusta a las visiones tradicionales de género o sexualidad".


Comentario: Los niños son niños por una razón. Su identidad es fluida y se desarrolla de forma constante a medida que crecen y aprenden a adaptarse a su entorno familiar y social, y no se consolida hasta la edad adulta.

Los niños NO deberían tener la responsabilidad de tomar decisiones permanentes que cambien su vida y de las que puedan arrepentirse. Al igual que no permitimos que los niños conduzcan coches, se hagan tatuajes, beban alcohol en discotecas o pidan préstamos hipotecarios. Simplemente son incapaces de tomar tales decisiones.


"El programa de identidad de género de Columbia ofrece atención basada en pruebas a niños, adolescentes y adultos que se identifican como transgénero, de género no binario o no conforme", afirma Wald.

"Los transgénero no conformes con el género suelen enfrentarse a dos fuentes de estrés", afirma Botking. La primera es causa de no entender la sociedad la identidad de género alternativa de la persona, mientras que la segunda se deriva de sentir que su yo interno y su cuerpo no coinciden, lo que incluye las expectativas puestas en ese individuo por una sociedad mal informada.


Comentario: La sociedad no está "mal informada". Hay dos sexos biológicos, ¡y punto! Cualquier otro género que no sea "masculino" o "femenino" es una construcción imaginaria.


"Y por eso nuestro programa está preparado para ayudar a los jóvenes y sus familias con ambas fuentes de estrés", dice Botking.

Wald explica que su práctica de identidad de género afirmará al individuo, y no cuestionará su identidad asumida. Afirma que "celebrarán la diversidad de género y las minorías de género", indicando que si un niño o adolescente llega sintiéndose del sexo opuesto, los médicos estarán de acuerdo con él.


Comentario: En otras palabras, afirman los delirios de los niños para poder descuartizarlos en la mesa de operaciones.


"En nuestra clínica, una de las cosas en las que hacemos hincapié es en crear un espacio de afirmación en el que respetamos y celebramos la diversidad de género y las minorías de género. Sabemos, especialmente en el caso de los jóvenes que se identifican como transgénero o de género no binario o no conforme, que la aceptación de la familia es increíblemente importante", dice Wald.

Entonces los médicos, afirma Wald, se ponen a trabajar con las familias.

"Cuando involucramos a las familias en el tratamiento, somos capaces de proporcionar apoyo a los miembros de la familia que pueden estar luchando con sentimientos complicados en torno a su hijo o a la transición de sus familiares", dice Wald.


Comentario: Adoctrinan a las familias para que acepten los delirios del niño. Los cuidadores que aceptan y siguen la corriente deberían ser sancionados por negligencia y abuso.


A su favor, Botking y Wald creen que "la atención a los transexuales es algo más que hormonas y cirugía". Pero Botking dice que la clave es "realmente vivir tu vida como una persona transgénero o como el género que percibes que eres, y ayudar a la familia y al entorno a adaptarse a ello".

"Nuestro principal objetivo en el programa de identidad de género de Columbia es conocer a cada persona donde quiera que esté en ese camino", dice Wald, refiriéndose a su "viaje de género", "y ayudar a medida que se convierten en el individuo único que siempre han sabido que son".


Comentario: Mutilar permanentemente a niños y ganar enormes cantidades de dinero haciéndolo.


Bockting y Wald son "conocidos en todo el país por su asesoramiento y atención competente y sensible, orientada a las necesidades de las personas transgénero, no binarias y no conformes con el género y sus familias". Wald destaca su experiencia en el tratamiento de "adolescentes y adultos que han seguido intervenciones médicas, como la terapia hormonal y la cirugía de afirmación de género, proporcionando apoyo y orientación a lo largo de estos procedimientos médicos."

Pero para Bockting y Wald, el diagnóstico y el tratamiento ya están decididos antes de ver a un paciente. La página web de la clínica de género afirma que "el viaje de cada persona para definir su identidad de género y su orientación sexual es único, y estamos aquí para proporcionar apoyo de afirmación en cada paso del camino".

La "afirmación" es la práctica de tomarle la palabra a un niño o adolescente sobre su identidad de género, trabajando para fomentar y profundizar en esa identidad, y no cuestionar si el menor podría estar realmente bien existiendo en su propio cuerpo según su propio sexo natural y natal.


Comentario: Dado que la disforia de género es un trastorno médico psiquiátrico, estos médicos están literalmente afirmando una enfermedad mental.


De hecho, la página web afirma que "la mayoría de los niños, adolescentes y adultos transgénero, no binarios y con disconformidad de género son resistentes a los prejuicios y llevan una vida sana y feliz", lo que significa que son los prejuicios sociales, y no la disforia de género en sí, los que crean problemas a los niños y adolescentes que llegan a creer que sus cuerpos no reflejan su verdadero yo.

Los materiales promocionales de Bockting y Wald dicen que los "importantes problemas de salud mental" a los que se enfrentan algunos jóvenes trans se deben al "estigma atacado a la no conformidad en la identidad de género, la expresión de género y la orientación sexual", y que es este estigma el que puede llevar a la "ansiedad, la depresión y el suicidio".

Lo que Bockting y Wald consideran más importante en su práctica es estar "centrados en inculcar el orgullo y la celebración de la diversidad de género". Dicen que su objetivo es ayudar a los niños, adolescentes y sus familias "facilitando el desarrollo de la identidad, el apoyo social y la autoaceptación a lo largo de la vida."


Comentario: ¿Por qué el sistema médico intenta inculcar el orgullo y la celebración de la enfermedad mental en lugar de ayudar a las personas a superarla?


Esto significa que no se debe cuestionar si un niño o un adolescente podría estar mejor afirmado en su cuerpo natural, sino que se debe centrar totalmente en la nueva identidad de género elegida, y decir a los niños y adolescentes que estén orgullosos de lo que quieren ser, no de lo que son.

Cuando los padres tienen una objeción religiosa a la afirmación de la identidad de género, Botking y Wald intentan educar a esos padres sobre por qué sus preocupaciones religiosas no son nada comparadas con la necesidad de "afirmar" que su hijo quiere presentarse como el sexo opuesto.

"Trabajamos con familias de diversos orígenes culturales y religiosos", dice la guía de la clínica de género, "muchas de las cuales tienen dificultades para entender o aceptar la disconformidad de su hijo con la identidad de género, la expresión de género o la orientación sexual, y pueden no estar seguras de cómo proceder. Proporcionamos educación relacionada con la disforia de género y orientación reflexiva relacionada con las cuestiones que pueden surgir en relación con la identidad y el rol de género, incluyendo la transición social y las intervenciones médicas de afirmación de género".

Ese activismo no se limita a la familia, sino que Botking y Wald también profundizan en la vida del niño o adolescente para encontrar otras formas de afianzar su identidad de género. Esto incluye trabajar "en colaboración con las escuelas y otros grupos y organizaciones para garantizar resultados positivos para las personas que son transgénero, no binarias o que no se ajustan al género y la sexualidad".


Comentario: Esto significa que están haciendo todo lo posible para adoctrinar y preparar a nuestros hijos, en lo que equivale a una guerra psicológica contra los más inocentes y vulnerables de la sociedad.


Los servicios ofrecidos incluyen psiquiatría, fármacos psiquiátricos, búsqueda de la "expresión de género adecuada que resulte cómoda", derivación a "intervenciones médicas de afirmación de género, como la supresión de la pubertad, la terapia hormonal masculinizante o feminizante y la cirugía", y otros servicios para profundizar y afirmar la identidad de género alternativa de un menor.

Los bloqueadores de la pubertad y las hormonas conllevan sus riesgos y graves complicaciones para la salud, mientras que las cirugías provocan esterilidad y falta de función sexual y reproductiva.