Traducido por el equipo de Sott.net

La agricultura estadounidense se enfrenta a una mala cosecha este año, lo que agrava la crisis mundial de suministro de alimentos, según han declarado los ejecutivos del sector. El suministro de alimentos en todo el mundo ha sido escaso, desde que la guerra de Rusia en Ucrania cortó los envíos vitales de recursos necesarios para fabricar fertilizantes y productos de grano de la región.
corn field
© Unknown
Cosecha de maíz
Varios ejecutivos de alto nivel de grandes empresas agrícolas, como Bayer, Corteva, Archer Daniels Midland y Bunge, declararon a The Wall Street Journal que harán falta al menos dos años más de buenas cosechas en América del Norte y del Sur para aliviar las presiones de la oferta.

"La expectativa actual del mercado es que los mercados mundiales de cereales y oleaginosas necesitan dos años consecutivos de cosechas normales para estabilizar los suministros mundiales", dijo Chuck Magro, director ejecutivo de Corteva, en una presentación a los inversores esta semana. La cosecha de cereales de este año ha estado por debajo de los rendimientos normales en Occidente, lo que dificulta los esfuerzos por reabastecer los suministros mundiales de cultivos, explicó.

Estados Unidos y Sudamérica, dos de los principales exportadores de cultivos del mundo, se enfrentaron este verano a unas condiciones de sequía persistentes. El caluroso verano agravó las condiciones de sequía en los estados del Cinturón de Cereales de Estados Unidos, que sufrieron una importante reducción de la cosecha debido a la falta de agua y a una temporada de siembra de primavera húmeda a principios de año.

El Departamento de Agricultura anunció el 12 de septiembre que había rebajado sus estimaciones de producción nacional de maíz a 13.900 millones de bushels. Esto supone un 3% menos que sus proyecciones de agosto, y un 8% menos que la cantidad total cosechada el año pasado. Las proyecciones de las estimaciones de producción de soja en septiembre fueron un 3 por ciento más bajas que las de agosto, un poco menos que las de 2021.

Mantener la tregua alimentaria

El temor a la recesión mundial también ha pesado en los mercados de productos alimentarios, y el prolongado conflicto en Ucrania no ha ayudado.

Los futuros del precio del trigo en la Bolsa de Chicago han subido un 17% en los últimos 12 meses, según el WSJ. El maíz ha subido cerca de un 28%, mientras que la soja se ha disparado un 14%.

Los precios de los alimentos se dispararon tras la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero.

Los precios de las cosechas empezaron a bajar después de que un acuerdo alcanzado en julio entre Rusia y Ucrania -con la mediación de Turquía a través de las Naciones Unidas- permitiera exportar más de un millón de toneladas de grano almacenado en Ucrania a través del Mar Negro.

Desde la invasión de febrero se ha perdido alrededor del 15% de las reservas de grano en Ucrania, según el Observatorio del Conflicto de Ucrania, una ONG con sede en Estados Unidos. Ucrania sólo pudo exportar alrededor del 40% del grano que enviaba normalmente durante ese periodo antes del acuerdo del Mar Negro, según Juan Luciano, director general de Archer Daniels Midland, en una conferencia de inversores celebrada en septiembre.

wheat
© Viacheslav Musiienko/Reuters
Una cosechadora recoge el trigo en Ucrania
Luciano dijo que el acuerdo ha permitido al país aumentar los envíos a cerca del 60 por ciento de la capacidad anterior y que podría aumentar al 80 o 90 por ciento si el acuerdo se mantiene.

Sin embargo, el Presidente ruso, Vladimir Putin, dijo a principios de este mes que su país podría retirarse del acuerdo, acusando a Occidente de desviar el grano ucraniano a sus propios países en lugar de permitir que llegue a los países del mundo en desarrollo que más lo necesitan.

La declaración de Putin provocó el último salto en los precios del trigo, que habían estado bajando desde el acuerdo.

Los líderes occidentales acusaron inmediatamente al Kremlin de difundir información errónea sobre el destino del grano ucraniano que iba a salir del Mar Negro
"En contra de la desinformación rusa, estos alimentos están llegando a África, Oriente Medio y Asia", dijo el presidente de la Comisión Europea, Charles Michel, en una conferencia de la ONU.
Funcionarios rusos dijeron que se estaban violando los puntos del acuerdo que permitían a su país vender sus fertilizantes y otros productos agrícolas en medio de las sanciones. Los expertos advierten de que las interrupciones en los envíos de fertilizantes debido a la guerra están afectando gravemente a las cosechas de todo el mundo.

Los ejecutivos del sector agrícola han pedido encarecidamente que el acuerdo se renueve a finales de noviembre, cuando expira, para evitar la presión sobre las reservas mundiales de alimentos.

Crisis alimentaria mundial

La Cumbre Mundial de Seguridad Alimentaria de la ONU sobre el aumento de la inseguridad alimentaria, celebrada el 20 de septiembre, advirtió de una crisis devastadora el próximo año si la guerra continúa.

Representantes de Estados Unidos se unieron a funcionarios de la Unión Europea y la Unión Africana para debatir el efecto del conflicto en Ucrania sobre los precios de los alimentos.
"Como hemos visto en los últimos años a consecuencia de la Covid, antes del cambio climático y, más recientemente, de los conflictos -sobre todo la agresión de Rusia contra Ucrania-, la profunda inseguridad alimentaria afecta a más de 200 millones de personas en este planeta, incluyendo, por supuesto, a Yemen", dijo el Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken, que instó a renovar el acuerdo del Mar Negro.
El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley, declaró la semana pasada ante el Consejo de Seguridad de la ONU que el mundo se enfrenta ahora a "una emergencia global de una magnitud sin precedentes", con un riesgo real de "múltiples hambrunas" este año.

Dijo que 345 millones de personas se enfrentan a la inanición, con 70 millones directamente afectados por los envíos de alimentos interrumpidos por la guerra en Ucrania.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, dijo recientemente que aunque se producen suficientes alimentos en todo el mundo, el principal problema es la distribución.

Este verano, UNICEF y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) afirmaron que entre 702 y 828 millones de personas sufrieron el impacto del hambre el año pasado, debido a los trastornos causados por la pandemia.

Guterres afirmó que si la situación actual en Ucrania no se estabiliza en 2022, "corremos el riesgo de tener una verdadera falta de alimentos" en 2023.