La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) registró una cantidad nunca antes vista en un año fiscal de detenciones en la frontera con México.
Wall frontera border
© AP Photo / Eugene Garcia
Las cifras oficiales indican que, de septiembre de 2021 a septiembre de 2022, las autoridades migratorias llevaron a cabo 2,38 millones de detenciones de personas que intentaron cruzar la frontera sur del país norteamericano.

Ese número es un récord en el historial de la Patrulla Fronteriza y significa un incremento de 37% en comparación con el año pasado, cuando se registraron 1,73 millones de aprehensiones.

Desde que comenzó el Gobierno de Joe Biden, una de las principales preocupaciones en la Casa Blanca y en el Capitolio es la crisis migratoria, que no sólo provoca detenciones y deportaciones masivas, sino que ha sido la causa de crisis humanitarias y muertes, muchas de ellas ocurridas en las condiciones más ínfimas.

En junio pasado fue encontrado a las afueras de la ciudad de San Antonio un tráiler en el cual yacían 50 cadáveres de personas migrantes, quienes murieron por asfixia, insolación e inanición.

Las autoridades del estado de Texas informaron que el camión era conducido por un traficante de personas, quien luego de darse cuenta del fallecimiento masivo de migrantes, se dio a la fuga. Según medios locales, el remolque sí contaba con un sistema de refrigeración, pero no funcionaba o no había sido activado.

Los traficantes, mejor conocidos como polleros en la zona fronteriza entre México y Estados Unidos, suelen cobrar una suma de dinero a los migrantes a cambio de transportarlos ilegalmente al lado estadounidense. Sin embargo, en muchas ocasiones, los traficantes los engañan y los abandonan en carreteras o parajes desolados, alejados de las ciudades.

Tan sólo en septiembre de 2022, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos detuvo a 78.000 migrantes provenientes de Venezuela, Cuba y Nicaragua. El resto eran, en su mayoría, de México, El Salvador, Honduras y Guatemala.

Las oleadas de migración venezolana han aumentado debido a la inestabilidad económica de Venezuela
, provocada por las sanciones de Estados Unidos en contra de Caracas. Sin embargo, los venezolanos, al llegar a suelo estadounidense, se encuentran con muchos obstáculos para ingresar.

Las autoridades migratorias estadounidenses regresaron a territorio mexicano a más de 1.700 personas migrantes originarias de Venezuela en cuatro días tras decisión del Gobierno de Joe Biden de aplicar el Título 42 y expulsar a quienes ingresan de manera ilegal, de acuerdo con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

El 12 de octubre, el Departamento de Seguridad Nacional aprobó un nuevo esquema que permitirá a migrantes venezolanos acogerse a una protección especial, siempre y cuando cuenten con un patrocinador en ese país o lleguen vía aérea. Según este nuevo plan, la administración de Biden devolverá a México a aquellos que cruzan la frontera entre ambos países ilegalmente.

Un día después de su entrada en vigencia, Estados Unidos deportó a un primer grupo de migrantes venezolanos que ingresó a través de la frontera sur. Desde ese entonces, en las redes sociales circulan videos de los migrantes venezolanos devueltos a México, que califican de injusta la nueva política migratoria.

Estados Unidos devuelve a México por día entre 340 y 450 venezolanos, de acuerdo con datos de las autoridades del país latinoamericano.