Traducido por el equipo de SOTT.net

El sistema de tormentas que ha azotado California esta semana se dirige hacia el este, pero no antes de empapar el estado con más lluvias torrenciales y cortar la electricidad con vientos feroces.
California has been slammed by 11 atmospheric rivers this season, and a 12th is on the way.
© Alekz Londos
California ha sido azotada por 11 ríos atmosféricos esta temporada, y un duodécimo está en camino.
El martes se batieron récords diarios de precipitaciones en Los Ángeles, Santa Bárbara y Santa María. El diluvio seguirá azotando el sur de California el miércoles antes de desplazarse hacia el este, amenazando a 25 millones de personas en el centro de Estados Unidos.

El gobernador de California, Gavin Newsom, amplió el estado de emergencia a 43 de los 58 condados del estado el martes por la noche, mientras los fuertes vientos y las intensas lluvias causaban estragos en el estado.

Algunas ciudades sufrieron vientos huracanados. Según el Servicio Meteorológico Nacional, se registraron rachas de viento de 97 mph en Loma Prieta, en el condado de Santa Clara, de 93 mph en Mines Tower, en el condado de Alameda, y de 74 mph en el aeropuerto de San Francisco.

En San Francisco, los bomberos creen que los fuertes vientos provocaron la caída de cristales de un rascacielos del centro de la ciudad.


En todo el estado, más de 169.000 clientes se quedaron sin electricidad el miércoles por la tarde, según PowerOutage.us.

Todo este mal tiempo está causado por el undécimo río atmosférico que azota California esta temporada. Y no será el último, ya que otro más azotará el estado la próxima semana.


Los ríos atmosféricos son bandas largas y estrechas de humedad que pueden transportar aire saturado miles de kilómetros como una manguera de incendios.

"Estos ríos atmosféricos transportan toneladas de humedad desde el Océano Pacífico hasta la costa oeste de EE.UU.", explica el mayor Chris Dyke, miembro del equipo de reconocimiento meteorológico "Cazadores de huracanes" de la Reserva de la Fuerza Aérea.

El escuadrón ha estado volando aviones dentro de las tormentas de California para dejar caer instrumentos llamados "dropsondes" dentro de los ríos atmosféricos para transmitir datos meteorológicos en directo. La información se introduce inmediatamente en los modelos de previsión meteorológica, lo que mejora drásticamente la precisión de los pronósticos.

(Más información en inglés aquí)