Aún con las manos en la cabeza Rosa Amelia Padilla relata el miedo que le causó la acérrima tormenta eléctrica que justo a las 12 de la noche de ayer aterrorizó a los cerca de mil habitantes de la vereda El Tapao, en el corregimiento El Sabanal, Montería, y originó que se incendiara la casa de Marta Serpa, una pequeña comerciante de productos de belleza.

Imagen
© Eduardo Garcia
Los habitantes de El Tapao no salen del asombro tras la fuerte tormenta eléctrica que originó el incendio.
"Mi nietecita entró en crisis de nervio, yo trataba de calmarla para que no se percatara de lo que ocurría. Lloré mucho a las 12 de la noche al ver cómo se incendiaba la vivienda", relató doña Rosa, aún con los pies manchados de cenizas.

Blanca Donado, habitante de El Tapado, manifestó que su habitación se estremeció con la descarga eléctrica, nunca antes vista en esa zona de Montería. "Creí que el rayo había caído en las palmeras que están cerca, pero infortunadamente fue sobre la casa vecina", dijo la mujer.

Mónica Serpa no estaba en la vivienda, pero los vecinos la llamaron bien temprano para anunciarle el trágico suceso.

La inspectora de la zona cinco, que cobija a la vereda El Tapao y el corregimiento El Sabanal, Cecilia Yánez, visitó el sitio de la calamidad para gestionar las ayudas humanitarias ante la secretaría del interior.

El aguacero con tormentas eléctricas que causó la calamidad en El Tapao fue notorio en gran parte del departamento de Córdoba. Sin embargo, los organismos de socorro no reportaron ninguna otra novedad.