Imagen
© Roberto Ocáriz
Un fotógrafo pamplonés logró "congelar" este rayo el jueves por la noche desde el barrio de San Jorge
Septiembre comenzó con una tormenta de verano. Después de volver a superar los 30 grados durante el día (desde el 1 de agosto lo ha hecho ya un total de 17 jornadas), los cielos comenzaron a cubrirse el jueves y a descarga agua. También rayos. Según el mapa de rayos de la Agencia Estatal de Meteorología, entre las diez y las doce de la noche cayeron más de 200 rayos, la mayor parte concentrados en la Ribera de Navarra.

El meteorólogo Enrique Pérez de Eulate explica que esto se debió a que las tormentas, que se formaron en el límite entre Navarra y Aragón, entraron en la Comunidad foral por el sur "y se reforzaron en la zona de Buñuel y Fustiñana". Los datos de las estaciones meteorológicas reflejan que en estas dos localidades cayeron más de 50 litros por metro cuadrado, provocando el cierre de una carretera en Fustiñana (la NA-126, que va Tauste), debido a los desprendimientos. En Buñuel, además, las tormentas llegaron acompañadas de granizo, lo que provocó daños en los cultivos.

Tras descargar en la Ribera, las tormentas se desplazaron hacia el norte y este de Navarra, pero perdieron intensidad, de ahí que las cantidades de agua recogidas fueran insignificantes. En Pamplona, apenas dos litros por metro cuadrado.

Para hoy, el meteorólogo afirma que será un día en general nuboso y podrían registrarse chubascos tormentosos, sobre todo en la zona más cercana a Francia y Aragón. A lo largo de la tarde y últimas horas del día, añade, la nubosidad tenderá a disminuir y con ella la probabilidad de precipitaciones. Las temperaturas máximas, en torno a 20 /25 grados en centro y norte, y sobre los 25/27 grados en la Ribera. El viento apenas se dejará notar por la mañana, pero el cierzo aparecerá a partir de mediodía. Para el domingo, disminuye el riesgo de precipitaciones, que en caso de darse sería en el norte y de forma más ocasional en el centro, y las temperaturas bajan entre 2 y 4 grados, salvo en la Ribera.