Luka Hein, una joven que lamenta haberse sometido a una "doble mastectomía radical" a los 16 años para tratar la disforia de género, ha demandado a sus médicos y al Centro Médico de la Universidad de Nebraska (UNMC, por sus siglas en inglés) por daños y perjuicios.
Una bandera transgénero posada sobre la hierba en el exterior del edificio del Capitolio de EE.UU. en Washington, el 22 de mayo de 2023. (Anna Moneymaker/Getty Images) Fuente: The Epoch Times en español
© Anna Moneymaker/Getty ImagesUna bandera transgénero posada sobre la hierba en el exterior del edificio del Capitolio de EE.UU. en Washington, el 22 de mayo de 2023.
A los 16 años, Hein era menor de edad cuando los médicos del UNMC le extirparon quirúrgicamente los pechos como primer paso de su denominada "atención de afirmación de género", según una demanda presentada el miércoles ante la Corte de Distrito del Condado de Douglas, Nebraska.

El miércoles, la organización jurídica Center for American Liberty acusó a los médicos del UNMC de mentir a Hein y a sus padres, y de ocultar investigaciones que no respaldan el modelo de "afirmación de género" imperante en la atención a las personas que sufren disforia de género.

"Los médicos del UNMC engañaron a Luka y a sus padres con falsas promesas, afirmando que si Luka no se sometía a la extirpación de los pechos, se quitaría la vida, a pesar de las pruebas médicas que demostraban lo contrario", declaró el Center for American Liberty. "El UNMC también ocultó estudios científicos que no apoyan las "transiciones" quirúrgicas de menores, incluidos estudios que demuestran que las cirugías transgénero aumentan en realidad la tendencia al suicidio y la morbilidad psiquiátrica".

Hein sostiene en su demanda que los médicos y su equipo sanitario de Nebraska Medicine fueron negligentes al no cuestionar su autodiagnóstico en lugar de afirmar su identidad de género según el "protocolo holandés" imperante. Afirma que esto acabó causándole daños al animarla "hacia soluciones químicas y quirúrgicas irreversibles".

El protocolo holandés es el origen del modelo de atención de "afirmación de género", que, según la demanda de Hein, condiciona a los niños hacia la identificación transgénero "fomentando la transición social, los binders para el pecho, los pronombres del sexo opuesto, las hormonas del sexo opuesto y la cirugía", en lugar de tratar la disforia de género.

En un posteo publicado en Instagram a principios de este año, Hein se describió a sí misma como "una víctima" del "sistema de atención de afirmación de género".

"Era una joven adolescente con un historial de problemas de salud mental que había sido víctima de grooming y acoso en Internet y, como resultado, caí en una espiral de odio hacia mí misma y hacia mi cuerpo", escribió.

"El sistema médico no investigó ni pareció preocuparse por los problemas subyacentes que causaban la angustia que me hacía sentir la necesidad de escapar de mi cuerpo a una edad tan temprana", continuó, "en lugar de eso, me llevaron por un camino de intervención médica cuyas repercusiones y consecuencias a largo plazo no podía comprender del todo debido a mi edad y a mis problemas de salud mental".

Su demanda sostiene que, al "afirmarla inmediatamente", los médicos "desarrollaron una especie de visión de túnel transgénero que bloqueó los demás factores que eran o podían haber sido la causa o causas de la disforia de Luka".

Este método de tratamiento para afirmar la nueva identidad de género de la Sra. Hein, que ahora lamenta amargamente, se produjo "durante una época de su vida en la que atravesaba una profunda agitación personal, traumas y angustia", según la demanda (pdf).

Según la demanda, la Sra. Hein "era demasiado joven para comprender las implicaciones irreversibles del "tratamiento" transgénero recomendado, prescrito y llevado a cabo" por el personal sanitario del UNMC.

Los médicos "tenían un deber" para con Hein

Los demandados, UNMC Physicians y Nebraska Medical Center son "filiales controladas" de la codemandada Nebraska Medicine, que coordina y controla las actividades de las dos entidades, incluida la asistencia hospitalaria y ambulatoria y la atención médica. La clínica tiene su sede en Omaha, condado de Douglas, Nebraska.

La demanda nombra específicamente a la Dra. Nahia "Jean" Amoura, ginecóloga y obstetra y directora de la clínica de atención a la mujer. También nombra al Dr. Perry Johnson, cirujano plástico de la clínica de género, y al Dr. Stephan Barrientos, médico residente que presuntamente ayudó al Dr. Johnson a extirpar los pechos de Hein por presunto consejo de la Dra. Amoura.

Megan Smith-Sallans, terapeuta de salud mental que trabaja en atención de género, también fue nombrada en la demanda como colaboradora de los tres médicos para presuntamente "causar daño" a Hein.

La demanda de Hein sostiene que los médicos del UNMC, una clínica que presume de su liderazgo "en la investigación pionera", tenían la capacidad y el deber de examinar de forma independiente la base científica del modelo de "afirmación del género".

"Como principal institución médica de Nebraska, y con millones de dólares para investigación a su disposición, los demandados tenían el deber para con Luka — y los cientos de pacientes como ella — de investigar independientemente los fundamentos del estudio holandés antes de adoptar sus protocolos defectuosos", afirma la demanda.

El modelo de afirmación de género "no debería haberse utilizado nunca"

La demanda sostiene que el modelo holandés "no debería haberse utilizado nunca" como justificación para ampliar el protocolo para uso general.

"Pero como un virus que se escapa del laboratorio, el protocolo holandés se extendió como un contagio debido a la 'difusión desbocada', un fenómeno por el que las prácticas clínicas innovadoras se lanzan apresuradamente al mercado sin una investigación ética a largo plazo y cuidadosamente controlada que demuestre que los beneficios de la innovación superan a los riesgos", afirma la demanda.

Este "cambio radical" respecto a los protocolos probados en el diagnóstico de pacientes significa que los médicos "razonablemente prudentes" tienen el deber de examinar y evaluar a sus pacientes en busca de otras posibles causas de angustia antes de recurrir a procedimientos irreversibles como la doble mastectomía o la histerectomía, afirma la demanda.

El sitio web del UNMC se jacta de haber obtenido la designación "Top Performer" de la Human Rights Campaign, grupo que aboga por el protocolo neerlandés de atención "de afirmación de género".

"Esto significa que el personal del UNMC no cuestiona el autodiagnóstico de identificación transgénero de un paciente, independientemente de su edad o de los problemas de fondo que padezca", afirma la denuncia. "Más bien, el personal del UNMC 'afirma' la identidad de género elegida por el paciente y, a continuación, lleva a cabo intervenciones farmacológicas y quirúrgicas basadas en lo que se conoce como el 'Protocolo Holandés'".

Este protocolo, que se basó en un estudio holandés de pacientes transgénero que recibieron terapias hormonales a principios de la década de 2000, se ha convertido en el método de tratamiento predominante para la disforia de género en Estados Unidos. Sin embargo, múltiples estudios de seguimiento han señalado sus puntos débiles.

La demanda de Hein sostiene que el estudio no tenía grupo de control, que el estudio "seleccionó" a los pacientes, que el estudio terminó con un 40% menos de pacientes participantes — un paciente murió por complicaciones surgidas después de que se le creara quirúrgicamente una vagina — y que el estudio excluyó datos de pacientes cuyo tratamiento con bloqueadores de la pubertad "no progresó bien".

La denuncia señala que los estudios fueron financiados por Ferring Pharmaceuticals, que produce fármacos bloqueadores de la pubertad y podía beneficiarse de los resultados favorables.

The Epoch Times se puso en contacto con el UNMC y con Ferring Pharmaceuticals para obtener comentarios.