Según el Ministerio de Sanidad armenio, como consecuencia de los disturbios, 34 personas resultaron heridas, de las cuales 16 eran agentes de policía y 18 civiles.
protest armenia
© AP / Vahram Baghdasaryanilustrativa
Cientos de manifestantes colmaron este martes las calles de la capital armenia, Ereván, después de que en esta misma jornada se produjera una nueva escalada de tensiones en la región de Nagorno Karabaj.

La protesta tiene lugar cerca del edificio del Gobierno ubicado en el centro de la ciudad. Los manifestantes coreaban consignas antigubernamentales y acusaron a los dirigentes del país y a su primer ministro, Nikol Pashinián, por la situación que se vive actualmente en ese territorio.

La Policía acordonó los alrededores del edificio del Gabinete de Ministros.

Asimismo, los manifestantes arrojaron botellas de plástico y piedras a los agentes e intentaron romper el cordón policial, mientras que la Policía utilizó granadas aturdidoras contra la multitud. Se reporta que uno de los manifestantes perdió el conocimiento durante los enfrentamientos.


Mientras tanto, de acuerdo con el Comité de Investigación del país, ya se han realizado varias detenciones, y se han abierto causas penales. Los detenidos están acusados de llamar públicamente a disturbios masivos frente al edificio del Gobierno, organizar disturbios masivos y participar en ellos, llamar públicamente a la violencia, incluso a través de las redes sociales, justificar la violencia, entre otras cosas.

Además, el Ministerio de Sanidad de Armenia informó que, según datos preliminares, como consecuencia de los disturbios y enfrentamientos entre manifestantes y la Policía, 34 personas resultaron heridas, de las cuales 16 eran agentes y 18 civiles.

La respuesta de Pashinián

A su vez, el propio Pashinián denunció que "una serie de fuerzas internas y externas" buscan arrastrar al país a "acciones militares a gran escala" y calificó de "inaceptables" estos intentos. A la vez, aseguró que "desde diferentes lugares provienen declaraciones que hasta [instan a] llevar a cabo un golpe de Estado".

"Es muy importante que en Armenia funcione plenamente el orden público y se mantenga la estabilidad", ya que sus violaciones son "el objetivo que se han fijado las fuerzas que pretenden actuar en contra de la República de Armenia", aseguró el político. "En estas condiciones, el Estado debe responder de acuerdo con la ley", aseveró.


Este martes, el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán anunció que empezaría a realizar "medidas antiterroristas de carácter local" en la región de Nagorno Karabaj. Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia calificaron esas acciones como "agresión a gran escala contra el pueblo" de la zona.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, indicó que Moscú está preocupada por la escalada de la situación en dicho territorio. "La parte rusa insta encarecidamente a las partes en conflicto a detener el derramamiento de sangre, cesar inmediatamente las hostilidades y volver a la vía de la solución político-diplomática", afirmó.