Los países miembros de la Unión Europea nunca han gastado tanto en la guerra, según un informe de la Agencia Europea de Defensa. Borrell ha rconocido una "cantidad récord". La suma de los presupuestos militares de los Veintisiete alcanzó los 240.000 millones de euros el año pasado.
guerra europa
Suecia es el país miembro de la Unión Europea que más aumentó su gasto militar el año pasado, con un crecimiento del 30 por cien. Le siguen Luxemburgo (28 por cien), España (19 por cien), Bélgica (15 por cien) y Grecia (13 por cien).

Otros siete países redujeron su gasto, a veces de manera significativa. Es el caso de los Países Bajos (17 por cien) y, en menor medida, de Finlandia (3 por cien], Rumanía (2,6 por cien), República Checa (2 por cien) y Hungría (1,8 por cien).

Sin embargo, aunque Hungría y Finlandia han reducido los gastos corrientes de sus ejércitos, han aumentado las inversiones equipamiento.

En general, los países de la Unión Europea han dedicado el equivalente al 1,5 por cien de su PIB a la guerra, una cifra todavía muy por debajo del objetivo del 2 por cien fijado por la OTAN. En cuanto a la compra de equipos y otras inversiones, alcanzaron un total de 58.000 millones de euros el año pasado.

Una cuarta parte del gasto total en defensa (casi 60.000 millones de euros) se asignó a inversiones en defensa. Esto significa que podemos invertir al menos 600.000 millones de euros en los próximos 10 años, afirmó Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, durante la conferencia anual de la Agencia Europea de Defensa.

Michel propuso crear un mercado único de defensa y hacer de la Agencia Europea de Defensa un poderoso ministerio europeo de defensa. El organismo constituiría una fuerza impulsora de las compras conjuntas y su financiación.

Sin embargo, la defensa es una prerrogativa nacional. Su propuesta requeriría revisar los tratados europeos y, en consecuencia, el acuerdo de los países miembros.

Los 60.000 millones de euros invertidos por los países miembros se utilizaron principalmente para adquirir equipos producidos en Estados Unidos, Corea del Sur e Israel.

El 78 por cien de los 100.000 millones de pedidos de equipos realizados por los Estados miembros de la Unión Europea desde febrero del año pasado se han celebrado con países fuera de la Unión Europea y el 63 por cien de los pedidos europeos se han realizado en beneficio de Estados Unidos únicamente.

Es probable que suceda lo mismo en el futuro porque los países de la Unión Europea han reducido sus inversiones en investigación y tecnología.