Imagen
© Desconocido
En varias regiones de México se han registrado pérdidas de hasta el 75% en cosechas.
Max Correa, dirigente de la Central Campesina Cardenista, aseguró que el cambio climático en México ha provocado la pérdida del 80 por ciento de la producción del ciclo primavera-verano de los cultivos de granos, oleaginosas y hortalizas en el norte del país, por lo que urgió al Gobierno federal poner en marcha un plan emergente en apoyo a la agricultura.

En rueda de prensa señaló que en el sur y sureste de la nación la problemática no es menor pues a lo anterior se suman más de 6 millones de hectáreas sin cultivar por falta de recursos.

También el dirigente de la Central Campesina Independiente (CCI), Rafael Galindo Jaime, hizo un llamado a los integrantes de la Cámara de Diputados a incluir en el diseño y presupuesto del Programa Especial Concurrente 2012, el Programa de Restauración de la Infraestructura Productiva Dañada por los Fenómenos Naturales que pueda contar con recursos superiores a los 2 mil millones de pesos.

Planteó que el Presupuesto de Egresos de la Federación 2012 debe incluir cinco programas nuevos: apoyo al capital social de los IFR de las organizaciones sociales de productores, con 500 millones de pesos; programa de restauración de la infraestructura productiva dañada por fenómenos naturales, con 2 mil millones de pesos; el programa de extensionismo rural para el desarrollo de planes de desarrollo ejidal, con 500 millones de pesos.

En tanto, Max Correa advirtió que asignar recursos pues "una helada más durante el mes de octubre sería el tiro de gracia para los productores de bajos recursos", por lo que la Conagua y Sagarpa también están obligados a otorgar la declaratoria de desastre en más de diez estados del país que se han visto afectados por exceso de lluvias, heladas atípicas y sequías.

Sostuvo que tan sólo la producción de maíz se estima a la baja cuando menos en 6 millones de toneladas, es decir que la producción nacional llegará a 15 millones de toneladas, lo que obligará a la importación del grano y provocará el aumento en el precio de la tortilla que se ubicaría entre 15 y 16 pesos el kilogramo en 2012.