Imagen
© AFP
Varios vuelos fueron cancelados en Argentina debido a la nube de cenizas
Las cenizas expulsadas por el volcán chileno Caulle desde hace cuatro meses volvieron a paralizar este lunes el tránsito aéreo en Argentina y Brasil.

La crisis, que en ocasiones anteriores colapsó viajes en Perú, España y Estados Unidos, no tiene horizonte de salida y el gobierno chileno mantuvo la alerta.

"Se mantiene la alerta roja para las comunas de Futrono, Lago Ranco y Río Bueno en la Región de Los Ríos y para la comuna de Puyehue en la Región de Los Lagos", recalcó hoy la Oficina Nacional de Emergencias.

En Buenos Aires, el material volcánico obligó a cancelar o postergar decenas de vuelos nacionales e internacionales, como sucedió ya el domingo.

De hecho, las aerolíneas extendieron hasta este mediodía las cancelaciones en el aeropuerto internacional de Ezeiza, 50 kilómetros al suroeste de Buenos Aires, y del aeroparque metropolitano Jorge Newbery. Muy pocos vuelos partieron este lunes.

Los vientos regresaron el material volcánico en suspensión a la capital argentina este domingo, cubriendo la metrópolis de una fina capa gris de cenizas.

Por ello, la alerta también bajó a tierra. Las autoridades decretaron en tanto un alerta vial, ante la disminución de la visibilidad en las carreteras de la región.

En Brasil, paralelamente, las aerolíneas TAM y Gol anunciaron la cancelación de sus vuelos entre Brasil y Argentina y Uruguay.

Según Gol, los vuelos procedentes de o con dirección a Buenos Aires y Montevideo seguirán suspendidos durante todo el día del lunes, aunque mejoren las condiciones de visibilidad.

TAM, a su vez, se limitó a confirmar la cancelación de dos vuelos entre Buenos Aires y Sao Paulo y de un vuelo procedente de Montevideo.

Desde este domingo, al menos 17 vuelos entre Sao Paulo y Buenos Aires y Montevideo han sido cancelados desde este domingo hasta las 07:00 hora local (09:00 GMT) de este lunes.

El patagónico cordón volcánico Caulle-Puyehue, ubicado en el lado chileno de la Cordillera de los Andes, erupcionó el 4 de junio pasado y desde entonces emite material que los vientos ya hicieron dar la vuelta al mundo.

Varias localidades argentinas, entre ellas la aldea turística de Villa La Angostura y la ciudad de Ingeniero Jacobacci, fueron muy perjudicadas por la caída de ceniza, que además causó estragos en la actividad agropecuaria.

Decenas de miles de ovejas murieron mientras enormes superficies quedaron sin pasturas.