Imagen
© Mara Villamuza
Un tramo del paseo marítimo de Luanco quedó destrozado por la marea.
El temporal de lluvia y frío dejó en la mañana de ayer daños importantes en el paseo marítimo de Luanco (Gozón), coincidiendo con mareas vivas. Las fuertes lluvias causaron pequeñas inundaciones en El Entrego (San Martín del Rey Aurelio), Trasona (Corvera), Llordón (Cangas de Onís) y la carretera de Santander a su paso por Villaviciosa. La máxima precipitación se registró en el concejo de Amieva, con 50,4 litros por metro cuadrado.

Fue en Luanco donde el temporal causó los mayores estragos. Las mareas vivas minaron al amanecer el paseo marítimo de Luanco poniendo en peligro la estabilidad del cabildo de la parroquia de la capital gozoniega. Por la mañana, agentes de la Policía Local cerraron el paso a peatones en el tramo del paseo entre el final de la playa y el templo. El agua del mar había conseguido hacerse un hueco en el subsuelo provocando un gran socavón en los jardines de la iglesia por el que se podía contemplar el ir y venir de las olas. Además, un tramo del vallado del paseo se quedó colgando en el aire, pendiente de las embestidas del temporal.

Salvador Fernández, alcalde de Gozón, explicó que esta mañana se comunicará este nuevo suceso a la Dirección Provincial de Costas. Asimismo, informará a la Dirección General de Patrimonio, dado el peligro cierto de caída del cabildo de la iglesia. Pese a ello, ayer por la mañana se celebró la misa dominical sin ningún incidente.

Desde comienzos de verano el concejo de Gozón está viéndose azotado por el mal tiempo. Las inundaciones de junio se cebaron especialmente en la parroquia de Verdicio. El anterior temporal perforó el muro de La Ribera, que está siendo reparado por Tragsa.

Las precipitaciones de ayer, domingo, afectaron sobre todo al área central y oriental de la región. En Oviedo llegaron a caer 34,2 litros por metro cuadrado, con temperaturas que no superaron los diez grados. En este concejo, las fuertes lluvias causaron un argayo en la carretera de Villapérez, que dificultó la circulación por la mañana. Tras la jornada de fuertes vientos del pasado sábado, la máxima racha ayer, domingo, se midió en Llanes, 63 kilómetros por hora.

En El Entrego se desbordó un arroyo en su confluencia con el Nalón. El agua inundó un paso situado bajo las vías de Feve, un punto que ya se inundó dos veces en cuatro meses. En esta ocasión, la crecida no alcanzó las viviendas, aunque los Bomberos estuvieron cinco horas, entre la una y las seis de la tarde, achicando agua.

Los Bomberos también actuaron en otros dos puntos de la región, por pequeñas inundaciones, concretamente en la carretera de Los Campos a Trasona, en esta última localidad corverana, y en la carretera de Santander (N-632) a la altura de Villaviciosa. En Mieres también se registró una pequeña inundación en una glorieta situada en el enlace de la autopista.

Por lo que se refiere a la nieve, su presencia fue escasa. En los puertos de Tarna y Ventana fue preciso el uso de cadenas. El puerto de Cerredo quedó cerrado al paso de vehículos pesados, como en el de Leitariegos, donde los vehículos ligeros se vieron precisados de cadenas.

La virulencia de las precipitaciones se moderará hoy, lunes. Las lluvias, de producirse, serán de carácter débil, salvo en la zona oriental. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que la cota de nieve se sitúe entre los 900 y los 1.100 metros de altitud, con más probabilidad de que se produzca este fenómeno meteorológico en el Suroccidente.

Las temperaturas máximas se mantendrán sin cambios, aunque es previsible un descenso de las mínimas, con heladas débiles en la Cordillera. Las máximas se moverán entre los 12 y los 13 grados, mientras que las mínimas bajarán a tres grados en la zona suroccidental y hasta los seis grados en el resto de la región, salvo la zona costera, con uno o dos grados más.