Imagen
© Afp
Un granjero indonesio ante la erupción del volcán Merapi.
El balance de la erupción del volcán Merapi, en Indonesia, que comenzó el pasado 26 de octubre, superó la cifra de 300 muertos y más de 200.000 personas siguen viviendo en campamentos provisionales, indicó este domingo un funcionario gubernamental.
Murieron 304 personas, declaró Agam Ferdatama, responsable de los servicios de emergencia. "Los socorristas descubrieron más cuerpos cerca del volcán y otras personas murieron de sus quemaduras", declaró a la Afp.

El último balance daba cuenta de 273 muertos. Por otra parte, 203.449 personas viven todavía en campamentos provisorios, agregó Agam Ferdatama. El volcán Merapi, que se eleva a 2.914 m, está situado a 26 km de la gran ciudad de Yogyakarta, en el centro de la isla de Java.

El último balance daba cuenta de 273 muertos. Por otra parte, 203.449 personas viven todavía en campamentos provisorios, agregó Agam Ferdatama. El volcán Merapi, que se eleva a 2.914 m, está situado a 26 km de la gran ciudad de Yogyakarta, en el centro de la isla de Java.

El Merapi domina una zona densamente poblada en la que más de un millón de personas viven bajo la amenaza de una explosión del casco de lava, de los flujos piroclásticos y lahares (avalanchas de lodo). En su última erupción, en junio de 2006, murieron dos personas.

Esta erupción ocurrió días después del terremoto del 27 de mayo de 2006, de una magnitud de 6,3 en la escala de Richter, que sacudió la ciudad de Yogyakarta y sus alrededores y dejó casi 5.800 muertos. Debido a los riesgos, el volcán Merapi es el más vigilado de Indonesia, país que tiene 69 volcanes activos.