Esta es una de las principales conclusiones del informe elaborado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades con sede en Estocolmo.

Imagen
© Desconocido
Los antibióticos aplicados a los animales terminan en nosotros al consumirlos
El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) alertó del aumento de la resistencia a los antibióticos de bacterias infecciosas como la "Klebsiella pneumoniae" o el "E. coli", debido principalmente al mal uso de dichos medicamentos.

"La resistencia antibiótica sigue siendo una amenaza mayor para la sanidad pública en Europa y en todo el mundo, y se debe en gran parte al mal uso de los antibióticos", afirmó el director del ECDC, Marc Sprenger, al presentar el informe.

El informe muestra que entre 2007 y 2010 "ha habido un incremento a nivel europeo de la resistencia antibiótica y a los medicamentos en bacterias del tipo gram-negativo, como la ´Klebsiella pneumoniae´ y la ´Escherichia coli´ (E. coli)".

Esto significa que los pacientes afectados por las diversas infecciones causadas por dichas bacterias "sólo pueden ser tratados con unos pocos antibióticos de última línea, como los carbapenems", señaló el experto.

De hecho, el consumo de esta variedad de antibióticos diferente a las penicilinas y cefalosporinas subió de forma significativa en la UE durante el período estudiado, lo que demuestra "el aumento de la resistencia antibiótica en el tratamiento en infecciones del sistema circulatorio o de la neumonía, entre otras", según Sprenger.

En el lado positivo, el experto destacó la estabilización de la resistencia del "Staphylococcus aureus" a la meticillina (INN) registrada en la mayoría de los estados miembros.

No obstante, Sprenger subrayó la necesidad de "mantenerse vigilantes", ya que el porcentaje de casos de resistencia de dicha bacteria a la meticillina sigue siendo superior al 25 % en un cuarto de los estados miembros, principalmente en el sur y este de Europa".

La Comisión Europea adoptó en 2011 una estrategia destinada a promover un uso prudente de estos fármacos tanto en la medicina humana como en la veterinaria, en la que también apostaba por mejorar las medidas de prevención y por apoyar la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos.