Imagen
© Desconocido
Alemania nevada
La ola de frío ártico y nieve que puso a tiritar a Europa hace varias semanas provocó hoy el cierre de carreteras, vías férreas y aeropuertos y dejó varados a miles de pasajeros en todo el continente.

Cancelación de vuelos, embotellamientos y suspensión o retrasos en la salida de trenes marcan el acontecer de la mayor parte de los países europeos, en algunos de los cuales la nieve superó los 25 centímetros.

La intensa onda gélida ha dejado decenas de muertos en la zona y obligó esta semana a suspender las actividades escolares en varias naciones donde los vientos superaron los 80 kilómetros por hora.

El temporal y las bajas temperaturas asociadas al mismo sorprendieron a finales de noviembre al centro y norte de Europa ya que su llegada aconteció con varias semanas de antelación.

Medios de prensa italianos reportaron esta madrugada embotellamientos de automóviles, sobre todo en el centro del país, mientras unidades de protección civil intentaban sacar coches y camiones atascados en la nieve.

Se supo que el aeropuerto de Florencia suspendió los vuelos y a la espera de que las condiciones meteorológicas mejoren las compañías de transporte transfirieron a miles de pasajeros hacia hoteles. En la terminal aérea de Pisa la Cruz Roja dispuso camas plegables e instaló tiendas de campaña con calefacción para proteger a los viajeros de las bajas temperaturas.

La aerolínea British Airways confirmó en Reino Unido la cancelación de todos sus vuelos desde los aeropuertos de Heathrow y Gatwick durante siete horas por el mal tiempo.

Por su parte, Alemania decretó el viernes alerta roja por el frente frío que ha azotado al país en los últimos días, denominado Petra, que según pronósticos se extenderá al menos hasta el venidero 25 de diciembre.

Bélgica, España y Holanda cancelaron cientos de vuelos con destino a Reino Unido, Alemania e Italia, mientras 30 departamentos franceses se mantienen en alerta por la nieve y el hielo.