Lluvia Colombia 2
© Reuters
En el último mes del año, los precios de los alimentos básicos han subido considerablemente.
Millones de colombianos están sintiendo en sus bolsillos los efectos del peor invierno de la historia de este país, que ha dejado más de dos millones de damnificados y pérdidas por más de US$6.000 millones.

Las consecuencias de las lluvias, inundaciones y deslaves se han sentido en el último mes del año en los precios de los alimentos básicos, muchos de los cuales han subido considerablemente. Se trata de alzas que no se observaban hace más de una década, cuando este país comenzó a reducir las cifras de inflación a un dígito.

Ese es el costo por la inundación de más de 1,3 millones de hectáreas y por la muerte de 300.000 aves de corral y 70.000 reses de ganado, según cifras del Ministerio de Agricultura de Colombia.

Al mismo tiempo, el Departamento Nacional de Planeación reconoció que la economía no crecerá un 5% este año como se esperaba, sino un 4,5%, en buena medida debido al invierno.

Eso deja a Colombia en un lugar intermedio frente al crecimiento del resto de países de la región, de acuerdo con las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El frenazo invernal

En el tercer trimestre de 2010 el sector agropecuario disminuyó un 0,9%, según las cifras divulgadas por el Departamento de Estadísticas (DANE).

Analistas consultados por BBC Mundo, como el investigador económico Mauricio Reina, no creen que el alza de los alimentos -que se ha sentido especialmente en los últimos días- llegue a afectar mucho las metas de inflación de 2010, que estará cercana al 3% anual.

Lo mismo expresó el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, quien considera que las alzas son "puntuales" y no comprometen la meta de inflación.

Mauricio Reina
© BBC Mundo
Reina explica que el gobierno podría permitir importaciones de alimentos, para evitar brotes inflacionarios.
Sin embargo, Reina tiene reservas frente a lo que pueda suceder en el mediano plazo con los precios de los alimentos. Y explica que todavía no se sabe qué tan dañadas han resultado las hectáreas que están inundadas y cuánto tiempo tomará su rehabilitación.

El gobierno ha dicho que no descarta la importación de alimentos, pero cuando anunció su intención de comprar 40.000 toneladas de arroz a países de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) hubo protestas de los productores e industriales de ese cereal.

"Para evitar brotes inflacionarios, probablemente el gobierno tendrá que hacer algo muy difícil de hacer en Colombia: abrir más las importaciones de alimentos", asegura Reina.

En las últimas horas, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), descartó que Colombia se enfrente a un desabastecimiento de alimentos a causa del invierno.

Pero Reina critica "el alto grado de protección" a que está sometida la agricultura colombiana y anota que "en los pasados ocho años ese sector creció la mitad que el resto de la economía y recibió cinco veces más recursos del Estado".