Al menos 26 personas han muerto y tres más siguen desaparecidas tras varios días de fuertes lluvias que han afectado toda la semana anterior y hasta hoy a varias provincias del este y sur de China.
Imagen

Unos 115.000 evacuados necesitan asistencia urgente para cubrir sus necesidades básicas.
Según informó hoy la agencia oficial Xinhua, hasta el domingo los afectados por el temporal y las inundaciones alcanzaron los 4,9 millones en las provincias de Fujian, Jiangzi, Hubei, Hunan, Sichuan, Yunnan, Guizhou, Guangxi y Chongqing.

El número de evacuados se sitúa en los 337.000 y, según el Ministerio, 115.000 de ellos necesitan asistencia urgente para cubrir sus necesidades básicas. Además, 8.700 viviendas se han visto afectadas por el temporal y 42.200 hectáreas de tierras de cultivo, con lo que las pérdidas económicas se sitúan en los 4.080 millones de yuanes (485 millones de euros). Las autoridades han enviado a la zona suministros para los afectados, como tiendas de campaña o mantas.

Las fuertes lluvias cortaron carreteras y vías férreas en algunas partes de la provincia sureña de Hunan (la provincia más afectada hasta el momento), así como instalaciones de telecomunicaciones, suministro de agua y electricidad.

Los desastres como tifones, inundaciones y corrimientos de tierra son frecuentes en la mitad sur de China durante los meses de verano, donde cada temporada hay cientos de fallecidos por estas causas. Este último episodio comenzó a azotar el sur de China el pasado 18 de junio, donde desde entonces ha llovido de forma casi ininterrumpida.