Imagen
© Jorge Silva / reuters
Una mujer atraviesa una fosa común en Titayen, a las afueras de Puerto Príncipe.
Lo que debía ser una solución temporal se ha convertido en un modo de vida para más del millón de haitianos que viven hacinados en campos de refugiados en míseras condiciones. Esta constatación puede resumir a la perfección el escaso avance logrado en Haití hasta el día de hoy, cuando se cumple un año del terremoto que mató a más de 230.000 personas y dejó la estructura del Estado, ya endeble antes del seísmo, hecha añicos.

Una visita de ministros del Gobierno del presidente saliente, René Preval, a una de las fosas comunes de Puerto Príncipe donde fueron enterradas miles de personas abrió ayer una serie de actos conmemorativos que proseguirán durante todo el día de hoy. El más significativo se llevará a cabo ante la catedral, también destruida, a la hora en que tembló la tierra. Está previsto un minuto de silencio.

Decenas de oenegés que operan en el país han realizado su particular balance del trabajo realizado en un año. Con matices, las principales, entre las que se encuentran Médicos Sin Fronteras (MSF), Intermón Oxfam y Cruz Roja, entre otras, comparten el análisis de que la debilidad del Gobierno haitiano, su falta de liderazgo y capacidad de acción, está retrasando sobremanera las labores de reconstrucción.

La inestabilidad política en la que vive el país es otro de los factores determinantes. Precisamente ayer se hizo pública la conclusión del informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la primera vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 28 de noviembre entre denuncias masivas de fraude y estallidos de violencia en las calles.

El informe recomienda que el candidato oficialista, Jude Celestin, yerno del presidente René Préval, quede excluido de la segunda vuelta al constatarse irregularidades. Así, los expertos de la OEA han llegado a la conclusión de que en primer lugar quedó la exprimera dama y profesora Mirlande Manigat ¿aspecto que en ningún momento se ha puesto en duda¿ y en segunda posición el popular cantante Michel Martelly, que según el primer recuento quedaba fuera. Ahora, según la OEA, el que debe quedar fuera es el candidato oficialista.

Segunda vuelta sin determinar

En este contexto, la fecha de la segunda vuelta, prevista inicialmente para el 16 de enero, quedó aplazada y la fecha continúa aún sin determinar. Esta situación preocupa a los diferentes actores internacionales que participan en la reconstrucción, entre ellos la UE.

"Estamos enormemente preocupados por la situación política. La inestabilidad actual impide que la ayuda humanitaria de la UE llegue a las personas necesitadas y hace que el proceso de reconstrucción sea más lento y difícil", lamentó la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton.

Este retraso en la elección del presidente incidirá directamente en el trabajo de la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití, presidida por el expresidente de EEUU Bill Clinton, e integrada por los países donantes y representantes del Gobierno haitiano.