Imagen
© Desconocido
Inundaciones en Queensland, Australia
Las inundaciones dejaron partes de la tercera ciudad más grande de Australia como una zona de guerra que necesitará años de reconstrucción, dijo la primera ministra del estado de Queensland, mientras se acercaban amenazas de un ciclón frente a la costa.

Las inundaciones en el estado de Queensland han dejado al menos 19 muertos, 12 perdieron la vida en la zona de Toowoomba, en el interior, y otras 61 personas siguen desaparecidas, dijo el Gobierno estatal, informó Reuters.

Toowoomba y la región del valle Lockyer, al oeste de la ciudad de Brisbane, estaban devastadas por una inundación similar a un tsunami ocurrida el lunes pasado.

Grandes áreas de Brisbane se han convertido en lagos lodosos, con un local de venta de café de los muelles arrastrado entre los escombros por el río que le da su nombre a la ciudad, en un torrente que anegó 12.000 viviendas y dejó a 118.000 edificios sin energía en la capital estatal.

Visiones aéreas de Brisbane mostraron un mar de agua café, con tejados esparcidos en la superficie.

"Lo que veo parece más una zona de guerra en algunos lugares", dijo la primera ministra de Queensland, Anna Bligh, tras observar el área afectada desde el aire. "Todo lo que podía ver eran sus techos. Debajo de cada uno de ellos hay una familia, una historia de horror", agregó la funcionaria.

Las riadas en 35 suburbios forzaron a los residentes a utilizar botes para moverse por las calles inundadas, donde señales de tráfico parpadeaban sobre las aguas estancadas. Las inundaciones destruyeron o dañaron la infraestructura de la ciudad. Un grupo de residentes fue afortunado de no desaparecer entre las aguas cuando la calle por la que caminaban colapsó.

Funcionarios advirtieron del riesgo de más inundaciones severas en las próximas semanas, con la temporada de lluvias lejos de acabar y las rebosadas represas necesitando siete días para volver a sus niveles normales para lidiar con más lluvias.