Imagen
© © Carlos Gotay/Getty
El panorama es sombrío
Las consecuencias de las inestabilidades climáticas han sido divulgadas en varios estudios y los cambios repentinos de temperatura, las lluvias inesperadas y las olas de calor afectan considerablemente las labores de producción y la cotidianidad de las personas.

El vínculo entre el clima y los cambios sociales es conocido, pero la influencia del ambiente puede ser mayor a lo esperado. Así lo asegura un estudio del Instituto de Investigación Federal Suizo. Mediante el análisis de los anillos de crecimiento en árboles de más de 2.500 años, ubicados en el centro de Europa, los científicos determinaron que la inestabilidad de la temperatura y las precipitaciones fueron un factor en el auge y la caída del imperio romano de Occidente. El estudio concluyó que el periodo comprendido entre los años 250 y 600, una etapa de gran agitación política y migratoria, coincidió con una época de alta variabilidad climática. Los estrechos anillos de los árboles analizados evidenciaron las malas condiciones de crecimiento, lo que habría afectado la producción agrícola y desencadenado las crisis económicas, sociales y políticas. De la misma forma, el crecimiento sostenido de pinos y otros árboles reveló veranos cálidos más estables, que generaron sociedades ricas y que coinciden con la fase de auge de la civilización romana.

.