Imagen
© LUIS OLIVARES/EL UNIVERSAL
Daniel Goñi afirma que en estados como Sinaloa, Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán y Chihuahua, y en ciudades aledañas al DF, los servicios de ambulancia presentan una tendencia al alza.
La Cruz Roja Mexicana adoptó esquemas de seguridad internacionales utilizados en conflictos violentos, ante el combate al crimen organizado y los enfrentamientos entre grupos delictivos en el país, afirmó Daniel Goñi Díaz, director de la institución

La lucha contra la delincuencia organizada y los conflictos entre las bandas criminales han hecho que la Cruz Roja Mexicana adopte esquemas de seguridad empleados por la institución a nivel internacional en situaciones de conflicto.

"No es lo mismo atender un choque en un crucero o a un balaceado en una cantina donde se armaron de valor y alguien sacó la pistola, que ir a recoger a un grupo de heridos, la mayoría producto de una contienda de la delincuencia organizada", aseguró Daniel Goñi Díaz, director de la Cruz Roja.

Explicó que, como primera medida, los elementos de la institución aplican el Sistema de Acceso Seguro, que determina que un equipo de rescate sólo puede ingresar a la zona de conflicto una vez que haya terminado la contienda entre las bandas criminales.

"En ese mismo momento damos el servicio con toda neutralidad: nosotros no investigamos si son del bando de los buenos, de los malos o de quienes sólo pasaban por ahí. Este protocolo viene de la Cruz Roja Internacional, que no sólo se aplica en los movimientos violentos, sino a todo tipo de accidentes, y que opera en todo el mundo", dijo.

Otra de las fórmulas de "acceso seguro" es que el uniforme de la Cruz Roja tenga la mayor visibilidad posible, pues entre "más se parezca a un rescatista o a un paramédico y menos se vea como policía, tenemos mayor seguridad".

En los últimos tres años, comentó Goñi Díaz, en las ciudades del país marcadas por la violencia la institución ha registrado un aumento considerable en el número de servicios de ambulancia y en los hospitalarios.

Cada año, la Cruz Roja atiende un millón 200 mil solicitudes de ambulancia, "pero hay ciudades donde los servicios han crecido considerablemente, como en Ciudad Juárez, donde en 2008 había 7 mil servicios; en 2009 fueron 14 mil, y en 2010 subió a 21 mil", dijo Goñi Díaz en entrevista con EL UNIVERSAL.

Esta misma tendencia se repite en entidades como Sinaloa, Tamaulipas, Nuevo León o Michoacán; también en las ciudades fronterizas o colindantes con el Distrito Federal, donde las emergencias atendidas por la institución se han elevado hasta en 100%.

Voluntarios, en alto riesgo

La Cruz Roja cuenta con 29 mil voluntarios, entre paramédicos, socorristas, enfermeras, médicos y personal, quienes no reciben remuneración económica y que, desafortunadamente, no están exentos de sufrir algún tipo de agresión, comentó Goñi Díaz.

En marzo del año pasado, Genoveva Roguer, radio operadora de la delegación de Culiacán, Sinaloa, falleció luego de que un comando ingresó al hospital de esa ciudad y en su intento de asesinar a un paciente hirió y dio muerte a la joven de 20 años.

"Desafortunadamente nos hemos visto en la situación de que cuando entra un herido a nuestras instalaciones, lo persiguen para seguir tomando cuentas. Lamentablemente, en ese fuego cruzado falleció nuestra compañera Genoveva, y esto nos puede suceder a cualquier mexicano", comentó el director de la Cruz Roja.

Dijo que en los 42 hospitales y en las 486 delegaciones - desde pequeños consultorios y clínicas - se atienden más de 4.5 millones de consultas al año, y que a pesar del clima de violencia en ciertas entidades, nunca se ha interrumpido el servicio a la ciudadanía.

"Por ello, yo les hago un reconocimiento (a los voluntarios de la Cruz Roja), porque en estos momentos tan difíciles han estado a la altura... No es fácil para ninguno salir a la calle. Sentimos temor en la noche por la seguridad de los nuestros y de los paramédicos que están en actos donde ponen en riesgo la vida. Lo han hecho con mucho valor y han estado a la altura de lo que necesita el país", afirmó.

- ¿Qué dice el presidente Felipe Calderón sobre esta situación? - se le preguntó a Goñi Díaz.

- El señor Presidente siempre ha estado muy preocupado y al tanto de la Cruz Roja; sabe de esta situación y siempre ha estado muy receptivo - respondió.

Ejemplo en América Latina

El presidente de la Cruz Roja llamó a la sociedad mexicana a seguir respetando a la institución creada hace un siglo, pero sobre todo a que en estos momentos de dificultad económica siga apoyándola, porque requiere de mayores recursos para su funcionamiento. Durante 2010, la meta de los donativos ascendió a 260 millones de pesos.

"A la sociedad le pediría que en estos momentos difíciles nos sigan apoyando, en marzo tenemos nuestra colecta 2011, porque no existe ninguna otra institución que con tampoco dinero pueda resolver tantos problemas", expresó.

Dijo que 90% de los donativos que reciben son anónimos, de todos los ciudadanos, pero aclara que aunque se trata de una organización que da servicios de manera neutral, "obviamente si nos diéramos cuenta de que son del crimen organizado, no los recibiríamos.

"Cuando nos piden recibo, lo hacemos con instituciones totalmente serias, nunca hemos invitado a nadie a aceptar ningún donativo del crimen".

Además de prestar servicios en zonas de conflicto por la guerra contra el crimen organizado, el año pasado fue uno de los más intensos para la Cruz Roja: tuvo que atender emergencias provocadas por desastres naturales en Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Veracruz, Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

"Además, en 2010 logramos acopiar 18 millones de kilos de ayuda humanitaria, de los cuales, 7 millones fueron para Haití. México logró contribuir con más toneladas que toda América Latina en conjunto. Esto demuestra la capacidad de confianza en la ciudadanía y debemos enorgullecernos", afirmó Goñi.