Imagen

ELLOS ODIAN NUESTRA LIBERTAD
Es el primero de su tipo dicen, y yo les creo. Durante toda la historia registrada, cuando los soldados de un país invadieron y ocuparon otro, las muertes entre las fuerzas invasoras fueron aceptadas como "víctimas de guerra", no homicidios. Un soldado en servicio activo en una zona de guerra no podía ser "asesinado". Al menos hasta ahora. Esta semana, un nacional británico, Anis Abid Sardar, del noroeste de Londres, ha ido a juicio por el "asesinato" del sargento de primera clase Randy Johnson en un ataque en la carretera fuera de Bagdad en 2007.

Johnson estaba unido al segundo regimiento de caballería Stryker. El segundo regimiento de caballería del ejército estadounidense participó directamente en la apropiadamente llamada "Operación [para] Imponer la Ley" (O.I.L. por su siglas en inglés), de 2007, que tuvo como objetivo "recuperar" a Bagdad de, bueno, los mismos residentes de Bagdad. En el momento en que la operación llegó a su fin en noviembre de 2007, miles de iraquíes civiles habían sido asesinados como "daño colateral", la mayoría de ellos como resultado del fuego militar estadounidense y atentados falsamente atribuidos a al-Qaeda. El sargento de Primera Clase, Randy Johnson, fue solo uno de los fallecidos, pero no era un civil, y como miembro del segundo regimiento de caballería, claramente tuvo su propia participación en la masacre de civiles iraquíes.

Según informes de prensa, las huellas digitales del nacional británico de padres iraquíes, Anis Abid Sardar, habrían sido encontradas en fragmentos de una bomba en el costado de una carretera, que se vinculó con la que mató a Johnson, y, por lo tanto, Sardar está siendo juzgado por el asesinato de Johnson. Algunos comentarios elegidos, por parte del fiscal "Consejero de la Reina", claramente engañado, Max Hill, incluyen:

Sardar "estuvo involucrado en los delitos más graves que uno pueda imaginar". Sí, luchar contra una fuerza de ocupación que, en ese momento, había asesinado a 600.000 iraquíes es un asunto serio, y es comprensiblemente "ofensivo" para la élite británica y estadounidense.

Imagen

Max Hill, QC, WTH, LOL.
Él estaba "directamente involucrado en la fabricación de bombas para su uso en Irak durante el 2007, varios años después de la guerra del 2003" (al parecer este abogado de culo pomposo piensa que la guerra de Irak terminó cuando ese otro culo - Dubya Bush - pronunció "Misión Cumplida").

Sardar era un "participante culpable en este comercio mortal, fabricando bombas tan grandes que éstas podían, y pudieron, causar un daño significativo a vehículos militares estadounidenses fuertemente blindados, matando al desafortunado Sargento Johnson". Ciertamente. La guerra tiende a ser un "comercio mortal" que incluye la fabricación y la detonación de explosivos con la intención de causar un daño significativo a los vehículos militares de las fuerzas invasoras y, si es posible, matando a las tropas invasoras.

Sin embargo, el sentido común no parece formar parte de lo que se perfila como un juicio en una corte de canguro. Todo lo que es necesario en este caso es una nueva definición de la justicia y del derecho internacional mediante la cual un miembro de una fuerza invasora que es responsable de la muerte de miles de civiles pueda ser asesinado injustamente por uno de esos civiles en un esfuerzo por defenderse a sí mismo y a su gente.

Por consiguiente, este juicio es el intento más reciente de reescribir la historia de la invasión de Irak por EE.UU. y los británicos. En la nueva versión, aún más fuertemente abreviada, el ataque genocida contra Irak no solo fue un otorgamiento altruista de "libertad y democracia" al pueblo iraquí, sino que los actores de este drama benevolente ni siquiera eran soldados, sino más bien algo así como trabajadores humanitarios de rescate que podían, por lo tanto, ser "asesinados" por los iraquíes atrasados y desagradecidos como Anis Abid Sardar.

Este es sólo un pequeño ejemplo entre muchos del estado cada vez más podrido de nuestra sociedad global, ya que ha sido moldeada por la influencia tóxica de los psicópatas en posiciones de poder alrededor del mundo. El reciente asesinato de Freddie Gray es otro.

Suicidio accidental asistido por la policia

Imagen

Freddie Gray víctima de la ideología psicópata que domina las fuerzas policiales de EE.UU.
Gray fue detenido ilegalmente por la policía de Baltimore, que fabricó pruebas de que él tenía una navaja automática. Luego fue golpeado (una parte común de las detenciones de hombres negros en Estados Unidos) y tenía las manos y los pies encadenados antes de ser metido en una camioneta de la policía sin ser asegurado por el cinturón de seguridad. La policía luego lo llevó en un "paseo níquel"["Nickel Ride" se refiere al acto de policías de lanzar sospechosos a la parte posterior de una camioneta de policías. Los sospechosos se quedan sin seguridad y son removidos debido a una conducción alocada por parte de la policía, que tiene la intención de dañar al sospechoso], para divertirse, presumiblemente, en el cual la camioneta fue conducida a alta velocidad realizando curvas cerradas en un intento deliberado de dañar a Gray al ser arrojado en el interior. Como resultado, Gray se rompió el cuello. Cuando los oficiales se detuvieron para ver cómo estaba, él no respondía. En lugar de llevarlo al hospital, procedieron a recoger a otro preso y llevar a los dos hombres a la estación. Cuando llegaron, Gray estaba en coma. Murió una semana después.

Cuando los miembros de la comunidad negra protestan contra este tipo de asesinatos flagrantes y racistas por parte de miembros de la policía, los medios masivos se enfocan en la improcedencia de la ira, muy justificada, de las comunidades negras y los demonizan como "matones". La verdad de que la gran mayoría de estas protestas son pacíficas, se ignora. La otra verdad, que se utilizan "manifestantes profesionales" para hacer violentas estas protestas, también es ignorada.

Estos ejemplos de injusticia atroz, y muchos otros más que documentamos a diario en Sott.net, no son más que síntomas de la naturaleza fundamentalmente anti-humana de nuestro sistema global de "valores" sociales. Este sistema fue construido, y es mantenido hoy en día, por la élite psicópata fundamentalmente inhumana, ¿cómo puede ser de otra manera? Pero el gobierno de una "élite" psicópata no debe ser tomado como una oportunidad para absolvernos a nosotros mismos de la responsabilidad. A través de la participación activa o la ignorancia pasiva, casi todas las personas en este planeta hoy han participado en la creación y el mantenimiento del sistema en el que todos vivimos.

Dicen que el pueblo de cualquier nación dada tiene a los gobernantes que se merece, pero en una escala más amplia, es igualmente cierto que la humanidad obtiene el futuro que se merece, y nuestro futuro se basa más directamente en la viabilidad de este planeta como anfitrión para la vida humana. Tanto en el plano social y medioambiental, esa viabilidad está en serio peligro. Los psicópatas gobiernan, la sociedad se desintegra. La sociedad se desintegra, el planeta también y la sociedad se hunde aún más en el caos. Ya que reina el caos, los psicópatas reafirman su autoridad y dan rienda suelta a su naturaleza destructiva, provocando más caos social y ambiental. No hay a dónde ir, sino hacia abajo. Disfruta el viaje.