Imagen
© Efe
La nieve afectó a la circulación en Lugo
Relámpagos, chispas y centellas. Así fue la noche en Galicia. Las tormentas provocaron la caída de 522 rayos, la mayor parte en la provincia de Pontevedra, y en el sur y oeste de La Coruña. Son los datos de Meteogalicia. Las consecuencias de estos fenómenos meteorológicos se tradujeron en leves accidentes de circulación, árboles caídos, y llamadas de emergencia.

A las 2.30, un arbusto de grandes dimensiones se desplomó sobre un vehículo que circulaba por la carretera de A Picaraña a Bastavales. Hasta allí se desplazaron equipos de Protección Civil y Grumir (Grupos Municipales de Intervención Rápida) de Brión, que se encontraron con la necesidad de liberar al propio turismo afectado, dado que quedó justo bajo el tronco. Casi seis horas más tarde, una granizada sacó de la calzada a un minibús, en la localidad de A Lama, en el vial que enlaza Pontevedra con A Cañiza.

La nieve obligó a cortar 16 kilómetros en la LU-633, a la altura de Pedrafita do Cebreiro, área que suele verse afectada por la cellisca. En territorios limítrofes con León, hubo tramos cortados. La A-52, entre As Estivadas y A Gudiña, contó con circulación irregular, y finalmente quedó cortada. En la costa, el panorama no se presentó mucho mejor.

El episodio más relevante se produjo en Vigo. Allí, un hombre de 52 años se ahogó, después de caerse al mar. Estaba en una embarcación en Bouzas. Al cierre de esta edición, todavía se investigaban las causas, y si este hecho está ligado al mal tiempo. En Corcubión, el pesquero Madre Ameliafue recuperado con mucho esfuerzo, después de que se soltase. Concretamente, se rompió la cadena que lo mantenía amarrado.

El patrón, José Senra; efectivos de Salvamento Marítimo, armadores y marineros, intentaron tapar los desperfectos a fin de evitar que entrase agua cuando estaban intentado reflotarlo. «Se intentó esta maniobra porque la zona de piedras en la que encalló, está muy separada de la carretera, y no sería efectivo intentar sacar el barco con una grúa», expuso. Según informó Ep, la persona que estaba al mando informó de que a las 5.00 pudo comprobar que el barco aún estaba en su sitio, porque fue a confirmar si las condiciones del mar permitían faenar por dentro de la ría. En las tareas de rescate, fue crucial la colaboración del remolcador «Don Inda». Cuando se soltó de sus amarras, no había tripulantes a bordo.

En Tui, un matrimonio de ancianos, N. G. L. de 77 años, y A. M. F. de 80, tuvieron que ser evacuados de su vivienda, en la parroquia de Ribadelouro, después de que un rayo cayese sobre su vivienda y provocase un incendio. Hasta las 15.30, la ráfaga de viento más intensa se había registrado en Oia, con 158 kilómetros por hora. En Lira, 134; y en Cedeira, en Punta Candieira, 115.

Para esta jornada, la Consellería de Educación y Ordenación Universitaria comunicó a los centros educativos del sur y la montaña de Ourense la decisión de suspender el transporte escolar por el riesgo de nieve debido a la alerta naranja anunciada para esta zona de la Comunidad. De este modo la Consellería transmite a los centros la recomendación de la Comisión de Alertas Meteorológicas, que celebró una nueva reunión. Hay que señalar que los centros educativos estarán abiertos con normalidad.

La Agencia Estatal de Meteorología comunicó a la Xunta un adverso climatológico por nieve en altura superior a los 500 metros que comenzó a las 10 del miércoles y terminará hoy a mediodía. Ante esta situación, la Comisión de Alertas con el ánimo de causar el menor perjuicio posible en los centros escolares y garantizar la seguridad del alumnado en el acceso y salida del centro recomendó a la Consellería la suspensión del transporte.