Imagen

"Nosotros no somos una colonia de Merkel"
Tal vez en teoría...
Luego de que el Primer Ministro Alexis Tsipras anunciara las elecciones anticipadas en Grecia, el auge se redujo en la rebelión de ese país, al menos en su forma actual. Incluso antes de que Syriza (posiblemente el primer gobierno verdaderamente de izquierda en Europa desde España antes de la Segunda Guerra Mundial) llegara al poder en Grecia en enero de este año, los cuchillos de las potencias centrales de la UE estaban tras ellos.

Inmediatamente después de la victoria de Syriza en las urnas, los eurócratas comenzaron cerrando el flujo de efectivo del Banco Central Europeo al Banco de Grecia. También comenzaron una campaña sostenida de "fuga de capitales", retirando miles de millones de euros de la economía griega, alentando así a que los inversores privados siguieran su ejemplo.

A continuación, establecieron "controles de capital", aparentemente para frenar la fuga de capitales que ellos mismos estaban causando, la cual tuvo el efecto previsible, aumentar la deuda total pendiente de Grecia en un tercio a los impagables 312 millones de euros. La economía de Grecia se ha reducido en un 30% desde que entró en recesión hace 8 años, una contracción peor (tanto en duración como en profundidad) que la Gran Depresión estadounidense de la década de 1930.

A lo largo de esta campaña de terrorismo financiero, los eurócratas bloquearon, o bien, frustraron todos los esfuerzos realizados por el gobierno griego para implementar reformas que aliviaran al pueblo griego e hicieran que su economía volviera a ser productiva. Lo hicieron porque ellos buscaban poner al país de rodillas, y luego iniciar la serie de medidas de austeridad que hemos visto que el gobierno griego aceptó ahora, de un solo golpe, y sin resistencia. Para aquellos que estén familiarizados con la Doctrina del Shock de Naomi Klein, se trata de la terapia de choque económico 101: "Sólo una crisis - real o percibida - produce un cambio real", dijo el monetarista esquizoide por excelencia, Milton Friedman. En el proceso, la idea de que la UE se basa en la justicia social y la solidaridad ha sido expuesta como nada más que retórica manipuladora y cínica. Los poderes centrales europeos buscan que los estados miembros periféricos de Europa estén al tanto de las reglas reales que gobiernan la UE: "Nosotros gobernamos, ustedes obedecen. Nosotros saqueamos, ustedes se someten".

Durante la crisis, los griegos valientes sacaron a relucir las reparaciones de guerra de la era nazi y hablaron en contra de las sanciones antirrusas, pero en ningún momento mencionaron públicamente un 'Grexit'; rumores en ese sentido siempre vinieron de los eurócratas y los banqueros. Al igual que un psicópata abusa psicológicamente de su presa hasta el punto de llegar a hacerla dudar de su memoria, percepción o cordura, pintaron el Grexit como un escenario de pesadilla, y luego lo usaron - despiadadamente - como palanca con la que aterrorizar económicamente a la población griega y torturar mentalmente a sus líderes.

Sin embargo, el gobierno griego consideró brevemente lo que hay que hacer en este escenario del "peor caso", pero el hecho de que sus planes en esa dirección estaban naturalmente "a medias", fue el indicador más claro de que estaban comprometidos a permanecer en la UE y la zona euro y transformarla desde dentro. Como era de esperar, el ímpetu para esto vino del ex ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, quien, cuando se le preguntó si habían hecho preparativos para abandonar el euro, dijo que su gobierno lo había discutido y:
"si se atrevían a cerrar los bancos, lo que yo consideraba como un movimiento agresivo de increíble potencia, debíamos responder agresivamente pero sin cruzar el punto de no retorno. Debíamos emitir nuestros propios pagarés, o incluso, al menos anunciar que emitiríamos nuestra propia liquidez en euros; debímos hacerle un corte de pelo a los bonos griegos del 2012 que mantenía el BCE, o anunciar que íbamos a hacerlo;. y debimos tomar el control del Banco de Grecia. Este fue el tríptico, las tres maneras en que pensé que debíamos responder si el BCE cerraba nuestros bancos".
Una conspiración (sobre)natural

Imagen

"¿Significa esto que ya no somos amigos?". El ministro de finanzas Holandés y cabeza del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ofrece un apretón de manos a regañadientes al ex ministro de finananzas griego, Yanis Varoufakis.
Si bien los acreedores y portadores de bonos de la llamada "deuda" griega están protegidos por el anonimato, las listas se han filtrado al periodista investigador alemán Harald Schumann, creador de dos excelentes documentales: On the Trail of the Troika (2015), y The Secret Bank Bailout (2013). Los principales beneficiarios de estos miles de millones se leen como una lista de los más grandes del mundo financiero: Rothschild, BNP Paribas, Deutsche Bank, entre otros. La razón por la que no se puede permitir que estos bancos zombis caigan se debe a que el proceso judicial de los descubrimientos que acompañarían a tal evento revelaría una red de soborno, corrupción y nepotismo entre los altos sectores financieros, los bancos nacionales y los funcionarios del gobierno nacional.

Según Varoufakis, esta es la razón por la que Juncker dijo: "No podemos resolver la crisis sistémica y permanecer en el poder." Ya sea que usted crea que lo que está viendo es una conspiración, o bien, "simplemente el estado natural de las cosas", los intereses de los animales políticos como Juncker y los de los buitres financieros se unen de manera bien apretada a través de redes extendidas en toda Europa.

Considere este pasaje de Ponerología Política:
...cada sociedad consta de personas cuya inteligencia básica, visión psicológica del mundo natural, y razonamiento moral se han desarrollado de manera inadecuada. Mientras que en algunas de estas personas se trata del resultado de su composición interior, otras han estado sometidas a individuos psicológicamente anormales durante su infancia. Todas ellas comprenden las cuestiones sociales y morales de un modo diferente, tanto desde el punto de vista natural como objetivo, y constituyen un factor destructivo para el desarrollo de los conceptos psicológicos de la sociedad, así como la estructura social y los vínculos internos.

Al mismo tiempo, se infiltran con facilidad en la estructura social utilizando una red ramificada de conspiraciones patológicas mutuas que poco se relacionan con los principios de la mayor estructura social. Esta gente y sus redes participan en la génesis de ese mal que no perdona a ninguna nación. Dicha subestructura da lugar al sueño de obtener poder y de imponer la voluntad propia sobre la sociedad, algo que, de hecho, suele concretizarse en varios países, y lo ha hecho también a lo largo de la historia.
En las matemáticas, la "ramificación" es un término geométrico empleado para describir la acción de "abrir algo en ramas". Se trata de un término adecuado en este contexto, ya que capta la interconexión de los especuladores financieros, los eurócratas y redes de inteligencia militar clandestinas, sin que se trate necesariamente de un vínculo intencional o una coordinación consciente entre todos ellos, o, incluso la mayoría de ellos. Al igual que una "red neuronal artificial" utilizada en modelos estadísticos, podemos concebir redes de personas (algunas ligadas a otras de manera explícita a través de conspiraciones y otras sólo vagamente unidas a través del interés personal mutuo) que se sobreponen e interpenetran en "la mayor estructura social"; es decir, la economía social legítima y productiva de las masas de gente normal que viven, trabajan y desarrollan relaciones normales.
Imagen

Redes ramificadas de vectores de refuerzo mutuo, alimentándose del súper organismo humano
Varoufakis vs el Minotauro

Imagen

No es fascismo cuando lo hacemos nosotros
Cuando se acercaba la arbitraria "fecha límite del rescate" del 30 de junio y el Primer Ministro Alexis Tsipras sorprendió a los tecnócratas con el anuncio de un referéndum sobre la conveniencia o no de aceptar sus demandas, ellos efectivamente cerraron de hecho los bancos de Grecia, pero el gobierno griego no ejecutó el tríptico de Varoufakis. Si aún no la ha leído, aquí está la entrevista de Yanis Varoufakis con el New Statesman, que fue llevada a cabo después de que renunció y antes de que se diera el "acuerdo" en Bruselas el 12 de julio.

Al pedirle que compartiera su experiencia de participar en las reuniones de nivel en la Unión Europea, Varoufakis dijo que era "peor de lo que imaginaba", que los eurócratas, los primeros ministros y los ministros de finanzas tienen una "total falta de escrúpulos democráticos." Varoufakis relató cómo se encontraba con miradas en blanco cuando les explicaba los simples hechos de la situación de Grecia, "como si no hubiera hablado." Por si usted, lector, puede suponer que, simplemente, no entendían lo que Varoufakis estaba diciendo, o que no querían oír lo que les estaba diciendo, aclaró que, de vez en cuando, cuando salían de "detrás del parapeto de la línea oficial", ellos "me miraron a los ojos y dijeron: 'tienes razón en lo que dices, pero nosotros os vamos a aplastar de todos modos'".

En un momento, Varoufakis buscó una opinión legal después de que el presidente del "Eurogrupo" (el ministro de finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem) rompiera con las convenciones al emitir un comunicado sin que todos los ministros de finanzas de la zona euro estuvieran presentes. A Varoufakis se le dijo que "el Eurogrupo no existe en la ley", por lo tanto, no podía tener ninguna objeción a lo que sus miembros dominantes decretaban. Confirmando lo que todo el mundo sabe sobre el estado de la "democracia" en la UE, pero que los medios de comunicación ha consentido en encubrir, Varoufakis dijo que el "Eurogrupo"
"no responden ante nadie, dado que no existen en la ley. No se guardan actas; y es confidencial. Así que ningún ciudadano sabe jamás lo que se dice dentro. Estas decisiones son casi de vida y muerte, pero ningún miembro tiene que responder ante nadie."
Dijsselbloem (que en inglés se pronuncia "day-sell-bloom" y vendría a significar liquidación, y quien fue apodado como "Mr.Euro") fue el vivo ejemplo de un burócrata sanguijuela del proyecto de la UE; el tecnócrata de pura sangre que supervisó la esquila de Chipre en 2013, cuando dijo al gobierno griego: "Ustedes están de acuerdo con esto, o ustedes están fuera de la zona euro". La Troika obligó a los chipriotas, a punta de pistola financiera, a transferir 6 mil millones de euros de las cuentas de los depositantes chipriotas a uno de los bancos zombis griegos, que por lo tanto resucitó "milagrosamente" de la noche a la mañana, pasando de ser "insolvente" a "rentable". Dijsselbloem advirtió en su momento que "Chipre sería utilizada como modelo para futuros rescates."

Imagen

Wolfgang Schäuble
Otras revelaciones de Varoufakis dejan muy claro que Alemania (en la forma del ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble) estuvo a cargo de los procedimientos en todas partes, y que la Unión Europea de hoy es una institución totalmente controlada por los alemanes. Cuando el "legendario" Wolfgang, decía "salten", todos los presentes sabían que la única respuesta era "¿qué tan alto?"

Mientras que los medios europeos han pasado los últimos 6 meses bombeando mentiras acerca de la "intransigencia" griega, su "política arriesgada" y su "renuencia a negociar", Varoufakis revela que lo que lo que realmente sucedió es que los banqueros, a través de la "troika" de la UE-BCE-FMI, estaban jugando al béisbol desde el momento en que Syriza fue electo - estancando, bloqueando, o simplemente haciendo caso omiso de todas las propuestas (la mayoría de las cuales eran claramente conservadoras y ostensiblemente en consonancia con los deseos de los acreedores) presentadas por el equipo griego de negociadores.

¿Por qué harían esto si estuvieran tan preocupados por recuperar su dinero, y conseguir que el gobierno griego "reforme" las instituciones griegas?

Debido a que los eurócratas no tenían interés en las negociaciones. Fueron ELLOS los que estaban ganando tiempo con el fin de lograr que se diera, precisamente, el escenario que los griegos enfrentan hoy día: el estado de sitio económico, bajo el asalto de los terroristas financieros. Varoufakis fue explícito: "Nos han hecho una jugada" Ok, pero aún así, ¿por qué arriesgar el impago económico regional, y potencialmente global, de la conmoción de un "Grexit"? Debido a que la clase criminal está apuntando al cambio de régimen en Grecia, y el cambio de régimen que buscan no es sólo un cambio de guardia mediante la eliminación de "esos dos comunistas, Tsipras y Varoufakis", sino un cambio literal de régimen en Grecia: quebrar las espaldas de la resistencia popular griega con "medidas de austeridad".

¿Ayuda de Moscú o dar un golpe?


Tan pronto como Syriza llegó al poder, comenzaron a aparecer historias en la prensa financiera occidental sobre que el nuevo gobierno griego tenía "conexiones alarmantes con Rusia". Su nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Nikos Kotzias, tenía conexiones académicas con nada más y nada menos que Aleksandr Duguin, el líder ideológico del Movimiento Eurasianista, un personaje tan vilipendiado en los círculos políticos occidentales que se puede sentir salpicaduras saliendo de la pantalla cuando se leen las diatribas sobre sus supuestos diseños "neo-fascistas y bolchevique-nacionalistas, de destruir a Estados Unidos y apoderarse del mundo".

Sea lo que sea que ellos dos puedan haber discutido antes de que Syriza ganara poder, no hay razón para dudar de que la extensión de la reciente "conspiración" greco-rusa a nivel de gobierno se limitó a la discusión de las sanciones y el comercio bilateral, incluyendo la extensión del gasoducto Turkish Stream a Grecia. En última instancia, lo que Putin dijo sobre el asunto... fue todo lo que hay que decir sobre el asunto:
"Grecia es miembro de la UE y... realiza un proceso complicado de negociación con sus socios. El Sr. [Alexis] Tsipras no nos pidió ayuda. Y, en general, es comprensible porque los números [de la deuda de Grecia] son altos."
No había nada que Putin pudiera hacer para "salvar" a Grecia. La solución "obvia" promocionada por algunos comentaristas (salir de la zona euro, cambiarse al dracma, buscar ayuda financiera de Rusia/BRICS, a continuación, entrar en la Unión Económica Euroasiática) requiere un pensamiento a largo plazo, su planificación y una ejecución experta juiciosa. Y no, Grecia no podría haber ido en solitario y "hacer un Islandia". El momento de hacerlo fue en 2010, antes de que Grecia aceptara la propiedad de la carga de la deuda. Pero incluso entonces, no habría sido una opción fácil para los predecesores de Syriza. Grecia, a diferencia de Islandia, está totalmente integrada, financiera, económica y militarmente, dentro de la UE y la OTAN. No estaba en condiciones de salir porque, si lo hubiera hecho, Alemania y cada uno de los especuladores financiero que hay por ahí, habrían desgarrado completamente la economía griega, pieza por pieza.

Imagen

Putin y Tsipras
Ha habido una serie de rumores dando vueltas en el aire de "tratos" greco-rusos durante la crisis. Entre ellos se encuentra la afirmación de que el gobierno griego solicitó 10 mil millones de dólares a Moscú para financiar el retorno al dracma, una petición que supuestamente sólo fue rechazada en la noche del referéndum.

Otra historia cuenta con que un elemento del partido de Syriza, al enterarse de que Tsipras había decidido plegarse a Alemania, consideró brevemente colocar al gobernador del banco central griego bajo arresto domiciliario, vaciar las bóvedas del banco central, y sólo entonces apelar a Moscú en busca de ayuda (presumiblemente como "garantes" de su golpe de estado).

Evidentemente, nada de eso sucedió.

Desde entonces, Varoufakis ha hecho públicos los planes de contingencia detallados que elaboró en el último momento, preparándose si Grecia era obligada a salir de la zona euro, o que Tsipras tomara la decisión de continuar la lucha contra la Troika, lo que sea que sucediera primero. Varoufakis ha sido acusado de traición por esto, una acusación ridícula al verlo de frente, pero que tiene algo de verdad: el Estado griego estaba (y sigue estando) efectivamente en "un estado de golpe de Estado", por lo tanto si sus líderes iban a hacer movimientos audaces, deberían haberlos hecho como Varoufakis lo sugirió y tomar las medidas como la de piratear sus propios sistemas fiscales con el fin de recuperar el control que poseen los golpistas reales en Bruselas y Berlín. Pero una vez que Tsipras decidió doblegarse y Varoufakis renunció, el canto del cisne de la protesta griega ya había sido cantado.

Creo que la razón por la que Tsipras capituló, cuando parecía tener una mano más fuerte gracias a un resultado exitoso en el referéndum contra la austeridad de la UE, y después de haber aguantado por seis meses, fue porque él no tenía ninguna otra opción (humanitaria). Cualquier decisión eruptiva tomada en ese momento sólo habría llevado una "revolución de color" a las cabezas de los griegos ordinarios, y un dolor de cabeza para Moscú en un momento en que su estrategia con respecto a la Europa ocupada por los Estados Unidos (por lo que puede discernirse) es esperar por un tiempo, hasta que Berlín pudiera reconsiderar su alineamiento con Washington.

¿Una suerte de golpe de Estado?


Imagen

La resistencia griega luchó contra los nazis durante la 2ª Guerra Mundial, sólo para ser traicionada y sacrificada por los británicos
Si tenemos en cuenta el patrón histórico de las fuerzas reaccionarias después de la 2ª Guerra Mundial en Europa; que fueron establecidas por, o bien, subsumidas en una estructura de inteligencia militar de la OTAN-CIA-MI6, y cuya directiva común era subvertir las tendencias hacia un gobierno de izquierda (con el pretexto de que tal gobierno está, de facto, bajo el control de Moscú), entonces podríamos preguntarnos si esta situación, donde un gobierno europeo de izquierda real demostró desarrollar relaciones amistosas con Rusia, presenta una clara invitación a que la estructura de poder responda de forma encubierta con alguna forma de fuerza.

Grecia tiene recuerdos demasiado vívidos de las fuerzas contrarrevolucionarias que suprimen la expresión democrática. Cuando los británicos aplastaron un levantamiento popular griego en 1944, lo hicieron mediante la creación de una brigada militar de derecha (fuera del ejército de la resistencia voluntaria popular anti-nazi, el EAM) que pasó a ganar una guerra civil y constituye la base del ejército griego oficial de hoy. Cuando Grecia se unió a la OTAN en 1952, la CIA convirtió a las Fuerzas Especiales griegas (los asaltantes de montaña LOK) en un ejército secreto "stay-behind" de la OTAN en el país, y los puso en acción en un golpe militar en 1967.

¿Podría ser el caso que a Tsipras le han dicho o indicado (tal vez en términos muy claros, pero es más probable que fuera a través de "susurros en el viento") que sobrevendría un caos sangriento si Syriza no daba marcha atrás? En un artículo ominosamente titulado "Operación Némesis" se ha especulado, sobre la base de informes sobre que el ejército griego fue puesto en estado de alerta el 5 de julio (día del referéndum), que un enfrentamiento al estilo Maidán se cernía sobre Atenas como la espada proverbial de Damocles:
"El ejército y la policía de Grecia se preparan para batallas en las calles"

UK Sunday Times, 5 de julio de 2015


Las fuerzas de seguridad griegas han elaborado un plan secreto para desplegar el ejército junto con la policía especial antimotines para contener posibles disturbios civiles tras el referéndum de hoy sobre el futuro del país en Europa.

Con el nombre en código "Némesis", se prevé que las tropas patrullen las grandes ciudades si hay desorden público generalizado y prolongado.

El ejército griego ha evitado participación en la política durante mucho tiempo, pero el despliegue de tropas para contener los disturbios es extremadamente sensible en un país con una historia de golpes militares.

Varios ministros en el gobierno de izquierdas de Alexis Tsipras, algunos de ellos ex comunistas, expresaron su indignación cuando hablaron de la propuesta en una reunión del gabinete el 26 de junio, horas antes de anunciar el voto.
En la mitología griega, "Némesis" persigue la "arrogancia", ¿fue entonces ésta una amenaza apenas velada de una represalia contra la "arrogancia" de Syriza por enfrentarse a los amos del dinero? Para medir la probabilidad de eso, necesitaríamos conocer las circunstancias detrás de la operación. Como se informó, no hay razón para pensar que no fue sancionada por Tsipras como precaución contra disturbios que pudieran estallar (ya sea que ocurrieran espontáneamente o con la ayuda de fuerzas externas o subversivas). En este caso, poner a las fuerzas militares y de seguridad en alerta es sin duda una medida para contrarrestar las condiciones que conducen a un golpe de Estado, no instigarlo.

Sin embargo, hay algunos datos circunstanciales (no son "evidencias") de fuerzas subversivas trabajando en el fondo.
  • El día después de que Syriza ganara, un jet de combate griego F-16 se estrelló en el despegue en la base militar de Los Llanos durante un ejercicio militar de la OTAN en Albacete, España, matando a dos griegos y ocho militares franceses, e hiriendo a otras 21 personas.
  • A mediados de marzo, la subsecretaria de Estados Unidos para la Guerra en Europa asuntos europeos y euroasiáticos, Victoria Nuland, visitó Atenas para recordarle sutilmente a Tsipras que no rompiera filas con los aliados de la OTAN contra Rusia.
  • El día después de que se alcanzara el acuerdo punitivo de "rescate" en Bruselas, los locales fueron inflexibles acerca de que los incendios destructivos, que estallaron en los alrededores de Atenas, fueron obra de incendiarios. Tras señalar que al menos algunos de ellos comenzaron al mismo tiempo, el alcalde del distrito de Ilioupoli, Vassilis Balassopoulos, afirmó: "Esto es claramente obra de incendiarios, oí artefactos explosivos que se apagaron en el bosque."
Pero la mejor pista que apunta a la creación deliberada del caos se produjo cuando la policía de Atenas arrestó a 26 personas durante un motín en la ciudad, el 17 de julio, y los acusó de destrozar una estación de metro y atacar a los agentes de la policía. 14 de estos agitadores no eran griegos: cuatro vinieron de Alemania, tres de Polonia, dos eran franceses, un australiano, un ucraniano, un holandés, un italiano y un albanés. Además, los agentes de la policía dijeron al medio de comunicación griego Kathimerini que había otros casos recientes de alborotadores extranjeros, entre ellos un sirio, un paquistaní y un georgiano, detenidos durante enfrentamientos similares el 5 de julio. Algunos de ellos le dijeron a la policía que se les había pagado entre 20 y 30 euros para participar en los disturbios.

¿El ejército de quién?


Una variedad de declaraciones hechas por las élites griegas y estadounidenses resaltan el interés del gobierno de Estados Unidos en que Grecia aceptara el tercer programa de rescate y permaneciera en la zona euro. En la víspera del referéndum, un grupo de 65 ex generales y otros militares griegos de alto nivel, entre ellos el general Frangoulis Frangos, ex ministro de Defensa y jefe del Estado Mayor del ejército griego hasta 2011, hizo una intervención extraordinaria mediante la firma de una declaración pública increíblemente chillona que llamaba a votar por el "sí":
"Nos hemos comprometido a la Patria y la bandera. Dedicamos nuestra vida a la defensa del país. Hemos servido a la República y a la Libertad. Nuestro objetivo siempre ha sido defender la Nación y su bienestar. Las circunstancias y los tiempos nos obligan a expresar nuestros temores y preocupaciones. La fuerza de nuestro país es lo más importante que tenemos y en este momento su poder se ve comprometido. Nuestra salida de Europa y el euro hará más débil a nuestro país. Perderemos nuestros aliados que han permanecido a nuestro lado. Vamos a perder el poder que nos han dado las asociaciones y grupos de países a los que pertenecemos histórica y culturalmente.

Un factor importante en el poder de un país son sus aliados, quienes acelerarán cuando éste se enfrente al mayor riesgo. Sin aliados, nuestra fuerza disminuye, la posición de nuestro país será desacreditada y las consecuencias serán terribles. La posición geopolítica del país es el poder, pero también la debilidad ["Poder" desde la perspectiva de que la ubicación de Grecia es importante para los EE.UU.; "debilidad" desde la perspectiva de que Grecia está siendo tentada a volver a alinearse con Rusia - NB]. Nuestra salida de Europa nos hará débiles a las presiones que se intensificarán y serán más amenazantes, y todos los sacrificios que los griegos han hecho serán desperdiciados.

Al elegir el aislamiento estamos poniendo en peligro a la Patria y su futuro. Con la elección del aislamiento, estamos tomando un riesgo con consecuencias dolorosas. Un riesgo que puede tener enormes costes para el País, la Democracia, la Libertad y la Soberanía Nacional. Con la elección de aislamiento estamos haciendo que el país sea impotente frente a los retos de los que conspiran contra él; lo hacemos débil contra los que lo desean que se arrodille y sea subyugado.

Europa es nuestra aliada.

Grecia es Europa.

Sí a Grecia. Sí a Europa ".
Al leer eso, usted pensaría que Grecia se enfrenta a una amenaza existencial, como un holocausto nuclear inminente, no una decisión política sobre si acepta o no los últimos términos de rescate de Bruselas. Y, en efecto, Grecia está en una situación desesperada, pero es el resultado de estar en el euro, no fuera de él. Además de esta declaración extraña, Frangos despotricó a Kathimerini:
"Con su irresponsabilidad y su verborrea, el gobierno de coalición ha vilipendiado a nuestra patria y los griegos en todo el mundo, y les ha llevado por un camino difícil con un futuro incierto, y el empobrecimiento completo como resultado de la irresponsabilidad penal de aquellos que engañaron con promesas ambiguas y falsas, y que han usurpado el voto del pueblo griego. ¡Los griegos deben, como siempre, decidir sabiamente y con carácter para nuestra supervivencia como nación dentro de Europa con un SÍ rotundo el domingo!"
Es evidente que se refiere a Tsipras, Frangos también dijo que "los valores y principios morales que siempre nos han definido a los griegos no son objeto de negociación con cualquier [político] despistado e históricamente ignorante que está haciendo avanzar el interés de su propio partido." Pero en lugar de describir a Tsipras o el partido Syriza, la diatriba de Frangos describe a la perfección el tipo de personas que llevaron a Grecia a esta situación, y contra quienes se enfrentaban los ministros de Syriza en el intento de lograr que Grecia saliera de la misma. ¿De dónde viene esa paranoia, si no es de la mentalidad de Dr. Insólito en la OTAN o la rusofobia irracional en Washington?

En los comienzos de la formación de Syriza, uno de los puntos en su lista de tareas pendientes era el "cierre de todas las bases extranjeras en Grecia y la retirada de la OTAN", algo que no habría caído bien a los militares griegos en Washington. Durante unos 15 años, Grecia ha sido siempre el miembro europeo de la OTAN con mayor gasto (per cápita), en parte gracias a enormes sobornos para contratos con los fabricantes de armas de Alemania y Francia. Incluso durante su "crisis de la deuda", Grecia ha sido uno de los cuatro estados miembros que aplicaron plenamente el objetivo de la OTAN de gastar al menos el 2% de su PIB anual en la milicia.

Imagen

Oligarkhia, de oligoi - "pocos", y arkhein - "gobernar"


Hay un sinnúmero de formas en las que la presión podría haber sido ejercida sobre Tsipras y su gobierno. La pregunta que debemos hacernos es: ¿quién habría tenido los medios y motivos para amenazarlos? Si bien la intervención de los generales retirados no hizo mención explícita a los intereses geopolíticos de la OTAN o de Estados Unidos, una intervención separada por parte de griegos-americanos ricos sí fue directa al grano en un comunicado antes del referéndum sobre las prioridades griegas:
"Independientemente del resultado del referéndum celebrado en Grecia el 5 de julio de 2015, lo que es crucial para la comunidad griego-americana es que las relaciones entre Estados Unidos y Grecia sigan siendo fuertes y certeras, y la importancia geoestratégica de Grecia, así como sus contribuciones a los intereses de seguridad de los EE.UU. y La OTAN son valorados y apreciados".
Imagen
Los grupos de presión griego-estadounidenses han sido recibidos en la Casa Blanca por el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, en varias ocasiones en los últimos meses, aparentemente como parte de su deseo de financiación para proporcionar "ayuda humanitaria" a Grecia. En su última reunión, se acordó que el gobierno de Estados Unidos establecerá un "grupo de trabajo interministerial" para investigar posibles áreas de asistencia a Grecia, entre ellas "el apoyo militar del Pentágono." En lo que parece ser una referencia indirecta al acuerdo del Gobierno griego con Putin para extender el gasoducto Turkish Stream a través de Grecia, estos grupos de presión griego-estadounidenses dijeron que les gustaría ver que el gobierno de Estados Unidos "envía un mensaje claro de que los EE.UU. quieren que Grecia se convierta en un centro de energía", presumiblemente excluyendo la participación rusa.

No hay mucho que podemos decir sobre la posibilidad de una intervención militar griega en forma de un golpe de Estado, o incluso si la mera amenaza de un golpe de Estado estaba pesando en la mente de Tsipras cuando se anunció el resultado del referéndum, sin conocer las tendencias políticas de los líderes militares actuales. En general, me inclino a pensar que su formación y educación (por no hablar de su contacto de trabajo diario con la OTAN, especialmente en el actual clima de antagonismo estadounidense híper-paranoide hacia Rusia) es probable que sean pro-OTAN hasta el punto de apoyar la línea final de Washington: Grecia no debe ser separada de la UE porque luego seguiría el riesgo de separación de la OTAN.

Robert Kaplan es miembro senior del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS por sus siglas en inglés), la respuesta de los demócratas al proyecto neoconservador del think-tank del Nuevo Siglo Americano. En su artículo de opinión del 30 de junio en el Wall Street Journal: "La crisis griega se trata de algo más que el dinero", Kaplan fue más allá del temor de los europeos de un "contagio de la deuda en Europa" para explicar el interés geoestratégico de Estados Unidos en mantener a Grecia dentro del redil occidental:
[...] El espectáculo de un país balcánico importante aflojando de manera pivotante sus lazos con Occidente, incluso si Rusia aparece estar momentáneamente en ascenso en la región, será aleccionador en extremo.

Las primeras décadas de la Guerra Fría ofrecieron una esfera marítima euroasiática segura desde el Mediterráneo a través del Océano Índico hasta el Pacífico occidental. Por lo tanto, el debilitamiento de los lazos de Grecia con Occidente en el Mediterráneo oriental deben ser vistos, junto con el ascenso de Irán en el Golfo Pérsico y el ascenso de China en los mares del sur y el este de China, como un proceso singular minando el poder estadounidense.
Haya habido o no una intención explícita, la división que estamos viendo en Syriza era inevitable: los líderes de los movimientos revolucionarios o de independencia (al enfrentarse a la "red ramificada de conspiraciones patológicas mutuas") siempre se ven obligados a tomar la difícil, pero muy ponderada, elección de dar marcha atrás para vivir otro día, o correr el riesgo de caer en llamas con un gran número de las personas que han jurado defender.