volcán Nyamuragira
© Planet DiaryAnterior erupción del volcán Nyamuragira
Traducido por Corleone77

Erupciones anteriores en los últimos tiempos pueden verse eclipsadas por la esperada erupción del Monte Nyiragongo, ubicado sobre la ciudad oriental congoleña de Goma.

Hace nueve años, en enero de 2002, cuando el volcán más activo de la región entró en erupción, los informes de la lava líquida que rápidamente cubrió una parte importante de la ciudad e incluso trajo una detención completa del transporte aéreo, cuando una parte de la pista fue cubierta por la lava, que cuando finalmente se enfrió, midió más de 6 metros de espesor y un kilómetro de ancho, dejando a la destrucción total a su paso y dejando a más de 120.000 residentes sin hogar.

La ausencia de un equipo de vigilancia ha obstaculizando la capacidad de los investigadores para supervisar adecuadamente la montaña y predecir erupciones inminentes.

Ni los operadores del volcán, ni la población en general parece demasiado preocupada en este momento, a pesar de las últimas fotos que se están tomando desde un avión que voló sobre el cráter, que demuestran una vez más las enormes cantidades de lava.

Los Estados de África del Valle del Rift, que se extienden desde el Mar Rojo a través de gran parte de África a Malawi, siempre han sido una zona sísmica activa -como otro volcán activo, como es el monte Ol Donyo Lengai en Tanzania- pero en los últimos tiempos, han surgido informes inquietantes de que el desgarrón bajo el agua en el mar Rojo parece ir en aumento, como las erupciones de menor importancia que se han registrado en la zona fronteriza entre Etiopía y Djibouti. Es allí donde el terreno también ha bajado y la supervisión sísmica ha aumentado considerablemente para proporcionar temprano las alarmas de acontecimientos inminentes.

Hace unos meses se informó que las reflexiones de la lava en las nubes bajas se podían ver hasta el fondo en Uganda, una vez más subrayar que en verdad hay ahora una creciente posibilidad de otra erupción próxima, muchos de los cuales, en la historia registrada por el volcán, han llegado a intervalos de 10 años.