Traducido por el equipo de editores de Sott.net en español

La Guerra contra la Realidad
Una de mis citas favoritas del siglo 21 es esta gema del Asesor Principal y Subjefe de Estado Mayor de George W Bush, Karl Rove:
"Ahora somos un imperio, y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras estudian esa realidad - juiciosamente, como lo harán - actuaremos de nuevo, creando otras realidades nuevas que también pueden estudiar, y así serán las cosas. Nosotros somos los actores de la historia... y ustedes, todos ustedes, solo estudiarán lo que hacemos."
Cuando digo favorita, no quiero decir que la apoye. Al contrario. Me agrada porque encapsula maravillosamente la arrogancia de los globalistas y lo que han estado haciendo en las últimas décadas. Sí, han estado "creando" su propia realidad, y lo han hecho de tal forma que las personas comunes casi no tienen oportunidad de darse cuenta de lo que han hecho. Cuando empezamos a notarlo, ya han avanzado con su dialecto enloquecido, y están ocupados creando su siguiente nueva realidad.

Por supuesto que estas realidades son sólo mentiras. Podría ser la idea de que un cierto dictador era tan poderoso y poseía tal arsenal de armas inexistentes que representaba una amenazaba para nuestra existencia. Podría ser la idea de que otro dictador estaba a punto de masacrar a una masa de inocentes y que deberíamos hacer algo al respecto. Podría ser la idea de que no necesitas una "esposa". Podría ser la idea de que los hombres pueden transformarse en mujeres. Podría ser la idea de que los wahabis que se han infiltrado y han aterrorizado Siria por los últimos cinco años son "moderados".

Pero el problema con decir mentiras a estos niveles tan monstruosos, es que eventualmente más y más personas se darán cuenta de lo que está pasando. Tal vez no estarán de acuerdo con todas las cosas que mencioné antes, y tal vez no se darán cuenta al mismo tiempo, pero si siguen apilando mentira sobre mentira, engaño sobre engaño, año tras año, lenta pero de forma segura incrementarán profundamente su inquietud y sospecha de que algo está pasando.

Y cuando eso pase, el vacío que fue creado por los que deberían decir la verdad - el gobierno - y los que deberían ser responsables de decirla cuando el gobierno no lo hace - los medios - será llenado por otros. Algunos vendrán de la izquierda, otros de la derecha, si es que esos términos todavía llegan a tener significado. Algunas de esas personas que traten de llenar el vacío serán charlatanes, listos para decir cualquier cosa para conseguir su atención. Otras serán personas sinceras, desesperadamente preocupadas por lo que está pasando, y tratarán de hacer todo lo que puedan para que la verdad pase por un lado de los guardianes culturales hacia cualquiera que la escuche.

Y mientras la élite y su Red Global Pravda continúan creando sus propias realidades, y mientras los honestos y mentirosos llenan el vacío que han dejado, el hombre común puede preguntarse ¿qué está pasando en este mundo? ¿Hemos perdido el sentido común? ¿Qué es verdadero y qué es falso? ¡Ya no puedo saberlo!

Todo esto empezó a llegar a un punto crítico en el 2016. Fue el año en que el universo paralelo creado por la camarilla de globalistas, elitistas y neotrotskistas, fue revelado como nunca antes, con tres grandes asuntos que los expusieron como nunca antes.

Claro que el primero fue el Brexit. Lo llamaremos "el primer toque de trompeta en contra del monstruoso régimen de las élites globalistas". Simplemente no lo vieron venir. No lo planearon porque no podía suceder ¿O sí?

'El segundo toque de trompeta contra el régimen monstruoso' fue la derrota de la candidata presidencial más corrupta en la historia de Estados Unidos. Si el Brexit fue una tormenta, esto fue un huracán.

Y el tercer toque fue la derrota reciente de los fanáticos "moderados" en el este de Alepo - armados y financiados por una camarilla de islamistas "moderados", incluyendo la Casa de Saud, y respaldados por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, con el único propósito de destruir otro Estado soberano más.

Un golpe triple a las élites globales. Al menos reconocieron su reprimenda con cierta 'humildad' y se escabulleron con elegancia en el anonimato para cuidar de sus familias y de sus jardines. Oh no, no fueron ellos, ¿verdad? En realidad, lo que hicieron fue duplicar, triplicar - no, quintuplicar - su apuesta por la Guerra contra la Realidad.

Las declaraciones de que el Brexit tan sólo se trataba de intolerancia, odio y estupidez, ahora parecen un poco extrañas. Hemos seguido adelante desde entonces y diariamente están siendo creadas nuevas realidades. Apenas el otro día, Ben Bradshaw, que aparentemente es un miembro del Parlamento [del Reino Unido], se levantó en el Cámara de los Comunes y exclamó que el voto del Brexit fue probablemente hackeado por los rusos. Nadie se rió de él. ¿Comprendes esto, votante a favor del Brexit, intolerante y odioso? No votaste por el "sí" porque no te agrada el Estado sucesor a la URSS (la UE); lo hiciste porque el Presidente Ruso te llevó a hacerlo.

Claro que volviendo del universo bizarro habitado por sujetos como el señor Bradshaw y sus compinches, la realidad es que el Presidente Ruso fue uno de los pocos políticos globales que no interfirieron. Frau Merkel sí lo hizo. Y también ese tipo que cruzó el Atlántico para regañarnos por atrevernos a pensar en votar contra las élites, y después amenazó con hacernos volver a la fila como a niños traviesos de la escuela. Y debido a que su interferencia, sin duda, tuvo el efecto contrario a lo previsto, sólo podemos concluir que él debe ser un agente ruso.

Y con la elección de Donald Trump en EEUU, después de recuperar el aliento y de jugar con crayones y plastilina Play-Doh, actuaron a toda marcha y ahora se les aflojaron sus tornillos colectivos. Hackers rusos aquí, hackers rusos allá, hackers rusos por doquier. Están interfiriendo con nuestra elección. Está comprobado. Lo dice la CIA. Y teniendo en cuenta su récord de no mandarnos a la guerra con mentiras, y de no controlar un programa de tortura institucional, y de no interferir en las elecciones y soberanía de otros países desde 1950, uno tiene que creerles.

Excepto a algunos de nosotros que nos gustan unas pocas pruebas con nuestro pudín y todavía estamos esperando lo que solía llamarse "evidencia". Es un viejo y curioso concepto, lo acepto, pero a algunos de nosotros todavía nos gusta esa idea. Las palabrerías e insinuaciones no son substitutos, y presuntamente el FBI y el Departamento de Inteligencia Nacional estarían de acuerdo, ya que los dos rechazaron respaldar lo que ha dicho la CIA. ¿Podría ser porque, como estos analistas que trabajaron para la CIA, y el anterior embajador del Reino Unido a Uzbekistán, Craig Murray, insisten convincentemente, fue un trabajo interno y no un hackeo?

Pero no importa, la suerte está echada, la nueva realidad ha sido creada, y ahora hay literalmente millones de personas que creen que esta insinuación es un hecho, y de alguna manera se han olvidado que el punto del hack al CND [Comité Nacional Democrático] era mostrar que el CND estaba subvirtiendo el proceso electoral de Estados Unidos.

Y así, mientras llegamos al fin de este año tan tumultuoso, toda información que amenaza al proyecto globalista es etiquetada como "Noticias Falsas". Caminen con cuidado, amigos. Duden de las motivaciones de los neotrotskistas cambiadores de regímenes en Siria, o de la integridad de la CIA, y serán etiquetados como agentes rusos más rápido de lo que tardan en decir Alexander Solzhenitsyn.

El ejemplo más gracioso de la "exposición de Noticias Falsas" resultó ser el caso principal de "Noticias Falsas" de 2016. En noviembre, el Washington Post publicó un artículo donde mencionaron a un grupo de "expertos anónimos" llamados PropOrNot, quienes compilaron una lista de 200 sitios web que estaban "diseminando propaganda rusa". Leer la lista es un ejercicio algo chistoso, especialmente porque incluye (alerta de ironía) ex-agentes del KGB como el excongresista, Ron Paul; el libertario católico Lew Rockwell; el ex-subsecretario de Hacienda para la Política Económica durante el mandato de Ronald Regan, Paul Craig Roberts; David Stockman, Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto y de nuevo durante el mandato de Ronald Regan; y uno de los pocos verdaderos reporteros que quedan en los Estados Unidos, Robert Parry.

Leo sus publicaciones regularmente. Me gusta mucho lo que escriben, aunque puedo no estar de acuerdo con algunas cosas que dicen. Son disidentes. Cuestionan asuntos que los globalistas no quieren que sean cuestionados, y dan una perspectiva sobre cosas que la Red Pravda Globalista trata de esconder. Estoy muy agradecido por sus sitios web. Pero según la Red Pravda Globalista, no deberíamos leer lo que escriben. Son peligrosos. Son falsos. Bla, bla, bla.

Y entonces, a medida que nos acercamos al fin del 2016, en un sentido estoy muy temeroso. Las élites globalistas han recibido un triple golpe, y se les ha ido a la cabeza. Están enojados y no van a dejarlo así. Ahora están tratando de planear algún tipo de golpe contra Donald Trump, y están golpeando con todos los trucos de su libro para crear realidades nuevas inspirado por Alinsky. No van a hacer una resolución de Año Nuevo para olvidarse de su pequeño proyecto de controlar al mundo de cualquier manera posible; todo lo contrario, van a subir el volumen de su amplificador de Noticias Falsas hasta el nivel rompe oídos. Esperen ver más llamados a la censura en 2017. Esperen ser acondicionados por las élites globalistas y su Red Pravda Globalista hasta que aceptemos sus realidades, y a estar de acuerdo con la censura de voces disidentes. Claro que todo es por tu bien y tu seguridad.