Los menores de edad confesaron haber plasmado esvásticas y mensajes racistas alrededor de una antigua escuela para afrodescendientes en Virginia.

Leer libros y visitar un museo, esta fue la condena de una jueza de Estados Unidos (EE.UU.) a cinco adolescentes sentenciados por actos racistas el pasado 9 de febrero.
reading leer
© Reuters
Los sentenciados deberán realizar un reporte mensual tanto de las obras que leyeron, como de sus visitas al Museo del Holocausto y al de Historia Americana.

Los adolescentes deberán leer un libro por mes durante un año y visitar el Museo del Holocausto y el de Historia Americana para que amplíen su visión del mundo.

Esta peculiar setencia se dio luego de que los cinco jóvenes confesaran haber plasmado esvásticas y mensajes racistas alrededor de una antigua escuela para afroamericanos en Virginia, fundada en 1892 que estuvo en funcionamiento durante seis décadas.

Los menores de edad alegaron que desconocían el significado de la esvástica, por lo que la jueza Avelina Jacob, en solicitud de la fiscal Alejandra Rueda, les impuso la sentencia de leer libros.

Los adolescentes necesitan "abrir sus ojos a las cosas horribles que la gente ha hecho en el mundo" con base en el género, la raza y la religión de las personas, sostuvo Rueda y aseveró que "los libros son la mejor manera de combatir eso".

Rueda ideó esta sanción inspirada en su madre, una bibliotecaria que de pequeña le facilitó diversos libros para que aprendiera sobre el Holocausto.

Los sentenciados pueden elegir los 12 libros a leer de una lista de 36, que incluye obras de Ernest Hemingway, Chinua Achebe, Khaled Hosseini, Harper Lee y Maya Angelou. Asimismo, deberán realizar un reporte mensual tanto de las obras que leyeron como de las visitas que realizaron.