¿Qué fue antes, la crisis o los sinpa? Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Con mayor o menor habilidad, la mayor parte de los mortales se ha ido, alguna vez, de un sitio sin pagar. Las excusas, para todos los gustos: algunos usuarios, efectivamente, echan la culpa a la crisis económica -es la cabeza de turco de todo lo que nos suceda, ¿no?-, otros alegan que los precios son excesivos en algunos locales les impulsan a huir, y los menos se escudan en el despiste.
© Google Maps
El Hotel El Carmen, de Bembibre (León).
Sin embargo, el sinpa suele ser una cosa discreta, más que nada por disimulo, pero hay quien escapa a lo grande. La pequeña localidad de Bembibre, en el Bierzo leonés, ha vivido este fin de semana un episodio de sinpa masivo. Un grupo de 120 personas con acento de Europa del Este -aunque aseguraron que eran de otra localidad leonesa, San Miguel de la Dueñas- según contaron los encargados del local a InfoBierzo, celebraba un bautizo en el Hotel El Carmen. Todo parecía transcurrir con normalidad hasta que llegó la dolorosa.

La cena y el servicio del restaurante habían sido reservados con anterioridad y el local había incrementado incluso su plantilla de camareros para esta multitudinaria cena. Además, el menú incluía 30 botellas de whisky, vino, agua y refrescos, dejando una cuenta de más de 2.000 euros.

En el momento de servir la tarta, los comensales se levantaron de la mesa y salieron corriendo, dejando a los camareros anonadados. Los empleados consiguieron alcanzar a los delincuentes en el aparcamiento del restaurante pero no llegaron a detenerlos. Incluso, uno de los fugitivos intentó atropellar al dueño del hotel.

Los hechos se han puesto en conocimiento de la Guardia Civil, que ha comenzado una investigación gracias a los datos aportados por los camareros del local, que tuvieron la habilidad de apuntar las matrículas de los coches y el nombre del padrino.