Traducido en exclusiva por el equipo de Sott.net en español

Así que al final Occidente fue salvado por la elección de Emmanuel Macron como presidente de Francia: alivio en Bruselas, una eurozona optimista, rallies en mercados asiáticos.

Esto fue siempre una obviedad. Después de todo, Macron fue respaldado por la UE, diosa del Mercado, y Barack Obama. Y fue apoyado totalmente por la clase dominante francesa.

Se trataba de un referéndum sobre la UE; y la UE, en su configuración actual, ha ganado.
© AFP PHOTO / POOL / PHILIPPE WOJAZER
El presidente francés Francois Hollande (derecha) mira al presidente electo Emmanuel Macron (izquierda) mientras se encuentran en la Tumba del Soldado Desconocido en el Arco del Triunfo durante una ceremonia que marca el 72 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial el 8 de mayo de 2017 en París
La ciberguerra tuvo que ser parte de la imagen. Nadie sabe de dónde vinieron las filtraciones de Macron; una filtración masiva de correos electrónicos hackeados que aparecieron en el último momento. WikiLeaks revisó los documentos y tuvo tiempo de verificar que son legítimos.

Eso no detuvo a la galaxia Macron de culpar inmediatamente a Rusia. Le Monde, un periódico que alguna vez fue propiedad de tres influyentes partidarios de Macron, reflejó fielmente la denuncia de su campaña contra RT y Sputnik por ataques de tecnología de la información y, en general, la interferencia de Rusia en las elecciones.

La rusofobia de Macron en la esfera mediática francesa también incluye al medio Liberation, de quien Jean-Paul Sartre fue propietario alguna vez. Edouard de Rothschild, anterior director de Rothschild & Cie Banque, compró una participación de control del 37% en el periódico en 2005. Tres años más tarde, un desconocido Emmanuel Macron comenzó a subir puestos en el departamento de fusiones y adquisiciones, adquiriendo rápidamente la reputación de "el Mozart de las finanzas."

Después de un breve período en el Ministerio de Finanzas, un movimiento, En Marche! fue creado para él por una red de jugadores poderosos y grupos de presión. Ahora, la presidencia. Bienvenido a la puerta giratoria, estilo Moet & Chandon.

Nos vemos en las barricadas, nena

En el último enfrentamiento televisivo con Marine Le Pen, Macron no dudó en exhibir trazos condescendientes y groseros, e incluso anotó algunos puntos porcentuales adicionales martilleando a "Marine" con acusaciones de mentirosa nacionalista mal informada, corrupta y "odiosa" que se "alimenta de la miseria de Francia" y capaz de precipitar una "guerra civil."

Esto, de hecho, podría volverse en su contra. Macron está destinado a ser un portador de la devaluación interna de Francia; un campeón del "rigor" salarial, cuyo contrapunto será un auge del subempleo; y un campeón de la creciente precariedad en el camino para impulsar la competitividad.

Los grandes negocios elogian su idea de reducir el impuesto a las corporaciones del 33% al 25% (la media europea). Pero en general, lo que Macron ha vendido es una receta para un escenario de "nos vemos en las barricadas": severos recortes en los gastos de salud, subsidios de desempleo y presupuestos de los gobiernos locales; al menos 120.000 despidos del sector público; y la derogación de algunos derechos fundamentales de los trabajadores. Quiere impulsar la "reforma" del código de trabajo francés (opuesta por el 67% de los votantes franceses) gobernando por decreto.

Sobre Europa, lo único que "Marine" dijo durante la campaña que estuvo más cerca de la verdad fue que "Francia será guiada por una mujer, yo o la señora Merkel".

Macron es más probable que sea el nuevo Tony Blair o, de una manera más desastrosa, el nuevo [ex primer ministro italiano Matteo] Renzi.

El juego real empieza ahora. Sólo 4 de cada 10 votantes lo respaldaron. La abstención alcanzó el 25%; aproximadamente un tercio si se contabilizan las boletas. Será prácticamente imposible para Macron llegar a una mayoría parlamentaria en las próximas elecciones.

Francia está ahora agresivamente dividida en cinco bloques, con muy poco para unirlos: el movimiento de Macron, En Marche!; el Frente Nacional de Le Pen, que será recompuesto y ampliado; Francia Desobediente de Jean-Luc Mélenchon, que está obligado a dirigir una Nueva Izquierda; los republicanos destrozados, o la derecha francesa tradicional, que necesita urgentemente un nuevo líder después de la debacle de François Fillon; y los prácticamente destruidos socialistas post-Hollande.

Un shock orwelliano de lo nuevo

Contrariamente a las percepciones mundiales, el mayor problema en estas elecciones no fue la inmigración, sino un profundo resentimiento hacia el estado profundo francés (policía, justicia, administración), que es percibido como opresivo, corrupto e incluso violento.

Incluso antes de la votación, el filósofo Michel Onfray, autor de Decadencia, el mejor libro del año y fundador de la Universidad Popular de Caen, identificó a algunos de los principales protagonistas detrás del tren de Macron: el filósofo "belicoso" Bernard-Henri Levy; Pierre Bergé de Le Monde; Jacques Attali, quien casi él solo convirtió a los soclalistas en neoliberales incondicionales; la eminencia gris, Alain Minc; el ex jefe de MSF, Bernard Kouchner; y Daniel Cohn-Bendit, ex incondicional de mayo de 1968: "En otras palabras, los feroces promotores de una política liberal que le permitió a Marine Le Pen alcanzar su puntuación más alta".

Todos los anteriores son fieles sirvientes del estado profundo de Francia. He expuesto en Asia Times cómo se fabricó el holograma de Macron. Pero para ver cómo el estado profundo logró venderlo, es esencial referirse al filósofo Jean-Claude Michea, un discípulo de George Orwell y Christopher Lasch, y autor del recientemente publicado Notre Ennemi, Le Capital.

Michea estudia a detalle cómo la izquierda ha adoptado todos los valores de lo que Karl Popper denominó "sociedad abierta". Y cómo los propagandistas de los medios moldearon el término "populismo" para estigmatizar la forma contemporánea de Maldad Absoluta. Marine Le Pen fue condenada al ostracismo como "populista," mientras que la propaganda de los medios siempre se negó a señalar que los votantes del Frente Nacional (ahora 11 millones) provienen de las "clases populares".

Michea enfatiza el significado histórico original del "populismo" en la Rusia zarista; una corriente dentro del movimiento socialista, muy admirada por Marx y Engels, según la cual campesinos, artesanos y pequeños empresarios tendrían su lugar de honor en una economía socialista desarrollada. Durante mayo de 1968 en Francia nadie habría pensado que el populismo podría ser equiparado con el fascismo. Eso sólo ocurrió a principios de los años ochenta, como parte de la nueva lengua orwelliana del neoliberalismo.

Michea también señala que ahora es mucho más fácil ser un neoliberal de izquierda que un neoliberal de derecha; en Francia, estos neoliberales de izquierda pertenecen al circuito muy cerrado de los "Jóvenes Líderes" adoptado por la Fundación Francesa Americana. Los grandes negocios franceses y las altas finanzas (esencialmente, la clase dominante francesa) comprendieron inmediatamente que un candidato de la derecha católica como François Fillon nunca arrancaría; necesitaban una nueva marca para la misma botella.

De ahí Macron: un brillante reenvasado vendido como cambio en el que Francia puede creer, como en un enfoque relativamente suave de las "reformas" esenciales para la supervivencia del proyecto neoliberal.

Lo que los votantes franceses han respaldado, en cierto modo, es la unidad de la economía neoliberal y el liberalismo cultural. Llámelo, como Michea, "liberalismo integrado". O, con todos los matices orwellianos, el "capitalismo post-democrático". Una verdadera revuelta de las élites. Y los "campesinos" lo compran voluntariamente. Déjenlos comer croissants demasiado caros. Una vez más, Francia está liderando Occidente.