trump fake news

"Hace unos días, llamé a las noticias falsas 'el enemigo del pueblo', y eso son".
Trump y el arte de la dialéctica

Alexander Blok, uno de los más inteligentes y nobles rusos, escribió un sorprendente ensayo sobre Catilina, un rebelde romano cuya trama fue aplastada y que fue calumniado por el padre de todas las sandeces, Cicerón.

Así pues Catilina era un patricio, un hijo de p.... decadente, quien maltrató y desafió al establishment romano, organizó a los romanos deplorables y comenzó una rebelión.

Fue aplastada por supuesto, pero para Blok, él seguió siendo un héroe. Blok llama a Catilina el bolchevique romano, e insiste en enfocarlo no desde la perspectiva moralizante de Cicerón, parecida a la del New York Times, sino desde la perspectiva de la Revolución Mundial.

Para Blok, según sus propias palabras, el corazón del Imperio Romano se detuvo cuando nació Cristo. Continuó por unos pocos cientos de años más, pero en un estado parecido a un zombi, hasta que su carácter mezquino, militarista, provincial y materialista fue finalmente expuesto como el engaño que siempre fue, y colapsó bajo el peso de su propia corrupción. Y aquí está la visión paradójica de Blok: la rebelión de Catilina sólo tiene sentido desde esta perspectiva.

Catilina podría haber sido corrupto, decadente, libertino y lo que sea. Sin embargo, reveló lo podrida que estaba Roma. Por eso, tanto Blok como Ibsen (otro rebelde contra el orden burgués sofocante) sitúan a Catilina en el cielo.

Lo que me lleva a Trump. Cualquier cosa que sus críticos digan, él lo tiene, y más aún, pero como Catilina, expone completamente cuán corrupto, venal y mezquino es el orden establecido.

El genio no puede ser devuelto a la botella. Los medios de comunicación están expuestos por lo que son. Una máquina giratoria para el orden opresivo militarista, un proveedor de noticias falsas. Y ésta no es la visión de un académico denso como Chomsky. Es la opinión del Presidente de Estados Unidos.

¡¿No es liberador?! No más carnicería, bombardeos y destrucción, mientras la prensa lleva a cabo su alegre campaña en apoyo de otra "intervención humanitaria", ya sea Serbia, Irak o Libia. El genio está fuera de la botella. La gente ya no se lo está creyendo.

¡Los políticos son corruptos! Trump lo expone. ¡Los medios masivos de comunicación mienten y distorsionan la verdad! Él lo expone. Los medios de comunicación están en un desorden evidente. Lo único que el establishment aprendió a hacer durante el período del "Fin de la Historia" fue a distorsionar la información para promover las políticas gubernamentales. Ahora, con su odio loco hacia Trump, ya no pueden seguir haciéndolo. Y debido a que también se volvieron tan perezosos y corruptos mientras se amamantaban de la teta del establishment, tampoco se atreven a exponer la corrupción política o militar.

Lo único que les queda es "Russiagate". Qué patético. Que expongan que Trump, el "Emperador", está desnudo. Simplemente se ríe de ellos, y les sacude su trasero desnudo ante sus narices. Y no sólo de el de él, sino los suyos. La cobardía desnuda de ellos, su corrupción desnuda, su inmadurez desnuda y la falta de honor cívico. Lo único que saben hacer es ser serviles y cantar: "Salve al Jefe". Y ahora ni siquiera pueden hacer eso porque... ¡#NoEsMiPresidente! ¡Qué escándalo glorioso!

El imperio construido sobre mentiras, corrupción, militarismo y materialismo mezquino ya no puede pretender ser otra cosa. Y todos deberíamos estar agradecidos con Trump por eso. Y a los estadounidenses que votaron por él.

Los franceses tuvieron su oportunidad, pero votaron a favor de su versión de Obama, un banquero insignificante confabulado con sus medios de comunicación corruptos. En otras palabras, decidieron actuar como avestruces, manteniendo la cabeza en la arena, y pensando que si firman el acuerdo de París, todo irá bien, "Roma continuará sin oposición".

Excepto que no lo hará. El corazón del Imperio Romano de hoy se ha detenido, el llanto y el crujir de dientes ha comenzado, y sin embargo los avestruces marchan.
Sobre el autor

Vladimir es profesor de estudios eslavos en la Universidad de Brown, Rhode Island, Estados Unidos. Nació en Moscú y emigró a los Estados Unidos en 1979.

Los intereses académicos del profesor Golstein abarcan la cultura, la religión, la filosofía y la poesía rusas de los últimos dos siglos. Es autor de Narrativas del heroísmo de Lermontov (Northwestern University Press, 1998) y de numerosos artículos sobre autores rusos del siglo XIX y XX, entre ellos Pushkin, Gogol, Tolstoi, Dostoevsky, Chéjov, Tsvetaeva y Bulgakov. Actualmente está terminando una monografía sobre el conflicto de generaciones en Rusia.