reunited korea olympic flag

Una sola bandera azul y blanca de Corea representa la unidad simbólica de un país dividido desde 1945.
Vi una escena el otro día en las noticias de la tarde que me hizo sonreír de satisfacción. Fue una marcha unificada de Corea bajo una misma bandera en la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeong Chang. Empezando por el minuto 1:27 en el siguiente vídeo, se puede ver a la delegación de Corea con una narración francesa del evento, que fue la única versión en la que noté que Corea del Norte y Corea del Sur desfilaban juntas como una sola Corea. La traducción al inglés ha sido cortada de la ceremonia de apertura. ¿Por qué no me sorprende? La élite occidental prospera en la guerra y los rumores de guerra.


En realidad, ésta no es la primera vez que las dos Coreas se unen en los Juegos Olímpicos. Ambas han marchado juntas bajo la misma bandera en varios eventos, la última vez en Torino 2006. Después de un largo paréntesis, se reunieron de nuevo en 2018. Esta bandera única azul y blanca significa la unidad simbólica de un país dividido artificialmente desde 1945.


Ramsay Liem informa para Counterpunch:
En agudo contraste con los puntos de vista alarmistas de una Corea del Norte errática y hostil, la narrativa estadounidense dominante sobre Corea del Sur describe las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Sur como una asociación duradera e igualitaria frente a un enemigo compartido. Por la gracia del sacrificio de Estados Unidos durante la Guerra de Corea, décadas de continua amistad y una sólida alianza de defensa mutua entre Estados Unidos y Corea del Sur, la República de Corea (RDC) ha prosperado como una democracia libre e independiente; o eso es lo que dice la narrativa.

I. La cooperación de Corea del Norte y del Sur como una 'brecha' insondable

Lo que contradice este escenario bilateral reconfortante, sin embargo, es la cínica respuesta estadounidense a las recientes iniciativas conjuntas entre la República de Corea y la República Popular Democrática de Corea durante los próximos Juegos Olímpicos de invierno en Pyeongchang, Corea del Sur. Ambas partes han acordado que los atletas norcoreanos participarán en los juegos apoyados por sus propios equipos de animadores. Además, han acordado marchar bajo una bandera de unificación en las ceremonias de apertura, preparar a sus equipos de esquí para la competición en una instalación alpina en el norte y enviar un equipo conjunto de hockey femenino.

Inmediatamente después de la noticia de que el presidente surcoreano Moon Jae-in había aceptado la propuesta del líder norcoreano Kim Jong-un de celebrar conversaciones sobre la cooperación en los Juegos Olímpicos, los principales funcionarios de Estados Unidos y destacados medios de comunicación anunciaron un nuevo fantasma, se está abriendo una 'brecha'. No debe confundirse con una táctica futbolística de la NFL, la 'brecha' describe la apertura mutua entre el Norte y el Sur como una señal ominosa de que Kim Jong-un está tratando de sembrar la discordia entre Seúl y Washington para debilitar la larga alianza entre Estados Unidos y la República de Corea. Los últimos titulares han hecho sonar la alarma. [...]

Sin embargo, lo más preocupante para los funcionarios y observadores estadounidenses es la posibilidad de que Corea del Norte pueda abrir una brecha entre Washington y su aliado surcoreano e histórico socio menor, alentando a este último a emprender iniciativas independientes para cooperar durante los Juegos Olímpicos. Esta preocupación refleja una profunda ansiedad de que el Tratado de Defensa Mutua entre Estados Unidos y la República de Corea, el fundamento de la presencia militar estadounidense en Corea del Sur durante siete décadas, pueda resultar vulnerable. La alianza formalizada a través de este tratado ha sido elogiada por todas las administraciones desde los días de la guerra de Corea como un modelo de asociación igualitaria en el marco de la vigilancia compartida contra Corea del Norte. Mientras que Corea del Norte y Corea del Sur dan pasos hacia la paz en un momento en que Estados Unidos está en guerra, el fantasma de la retriangulación desafía la idea de que los intereses de Estados Unidos y Corea del Sur son en realidad los mismos.

También pone en tela de juicio la premisa de una asociación igualitaria y una autoridad compartida como base de la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur. Mientras que el secretario de Estado Rex Tillerson y otros suavizan su consternación por la iniciativa de Moon, pese a haberse tachado a Corea del Norte como una amenaza, la advertencia de Russel a los surcoreanos para que no 'se escapen de la correa' revela la desigualdad en el corazón de la relación de Estados Unidos con Corea del Sur. Transmite en términos inequívocos la expectativa de que Corea del Sur, el segundo aliado más importante de Estados Unidos en Asia, obedezca al mando de Estados Unidos cuando se le pida. Lo del "perro con correa" es apenas una metáfora de una alianza mutua, y se alinea irónicamente con la familiar denuncia norcoreana de que su vecino del sur es un cliente de Estados Unidos.
Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un, entregó una carta al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, invitándolo oficialmente a visitar Pyongyang en la "fecha lo más cercana posible" para lo que sería la primera cumbre entre los dos gobiernos en más de una década.

North meets South.
© AFP/Getty Images
El norte se encuentra con el sur. Kim Yo-jong entrega una carta de su hermano al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, en la Casa Azul presidencial de Seúl.
Moon Jae-in , Kim Yo-jong

Moon Jae-in saludando a Kim Yo-jong durante la Ceremonia de Apertura en Pyeong Chang 2018.
Moon Jae-in fue elegido presidente de Corea del Sur con una plataforma diseñada específicamente para dialogar con Corea del Norte. Él ha sido nombrado por el pueblo para apoyar y realmente luchar por la paz. Manifiesta lo mucho que Corea quiere reunificarse pacíficamente. Desafortunadamente, Corea del Sur es un país semisoberano bajo el dominio de EE.UU. Todos los noticieros admitieron abiertamente que, a pesar de las intenciones de ambas Coreas de acercarse más, tendrían que consultar primero al vicepresidente de Estados Unidos, Pence.

A la mayoría de la gente le sorprendería ver cómo las dos Coreas han hecho hincapié repetidamente en que han anhelado la reunificación pacífica desde la Guerra de Corea en los años cincuenta. Éste es un deseo histórico profundamente arraigado en Corea del Norte, Corea del Sur y la diáspora coreana alrededor del mundo: paz y reunificación por fin.

Mis ancestros son de Corea del Norte, pero emigraron al Lejano Oriente de Rusia cuando no existía Corea del "Norte" o Corea del "Sur", sólo Corea. Mi abuelo, que luchó en la Guerra de Corea, era por lo tanto ruso, aunque también coreano étnico. Fue nombrado General de División del Ejército de la República Popular Democrática de Corea hacia finales de la guerra. Su familia, incluida mi madre, vivió en Pyongyang desde 1947 hasta 1958, excepto por tres años desde 1951, cuando se refugiaron en el consulado ruso en Manchuria. Cuando me preguntan si soy de Corea del Norte o de Corea del Sur, siempre aclaro que mis ancestros emigraron en una época en la que "Norte o Sur" simplemente no existían. Corea era una colonia japonesa en ese entonces.

Después de que Estados Unidos bombardeara Hiroshima y Nagasaki en 1945, procedieron a dividir la península de Corea en Norte y Sur a lo largo del paralelo 38, como si el país fuera suyo, haciendo lo que les dio la gana con Corea.

Como explica Christine Hong, profesora asociada de la Universidad de California, en una entrevista con Eva Bartlett: "Estados Unidos no ha respondido al deseo de autonomía del pueblo coreano". Explica cómo el 27 de julio de 1953 se firmó un armisticio entre China, Estados Unidos, Corea del Norte y Corea del Sur. Los detalles de la paz debían determinarse en los meses posteriores a esa fecha. China retiró sus fuerzas del norte de la península coreana en 5 años, pero hasta la fecha Estados Unidos mantiene aproximadamente 30.000 tropas militares al sur del paralelo 38 y opera aproximadamente 80 instalaciones militares en violación del armisticio.

Mi madre todavía recuerda cómo, después de que se acordó el armisticio, se le permitió viajar para ver a mi abuelo y, durante el viaje, su caravana fue atacada por bombarderos estadounidenses, haciendo que todos corrieran por salvar sus vidas hacia los campos y bosques para protegerse.
Imagen

Alcalde General Alexei Ivanovich Ten, mi abuelo. Murió en 1977 cuando tenía 60 años.
Desde los años cincuenta y hasta hoy, se han impuesto rondas de sanciones económicas contra Corea del Norte. Formaba parte explícitamente de la política de guerra del presidente Truman y de las intenciones genocidas hacia el pueblo de Corea del Norte. Las sanciones impuestas por EE.UU. siguen prohibiendo la importación al país de equipos hospitalarios muy necesarios. Fue y sigue siendo un ejemplo de castigo colectivo a la población civil norcoreana. Es un intento cínico e inútil de hacer la vida tan insoportable para los norcoreanos como para que lleguen a estar listos para un "cambio de régimen" respaldado por Estados Unidos. Pero tales medidas generalmente logran lo opuesto a ese objetivo; es decir, fortalecen el sentimiento nacionalista y el odio hacia Occidente.

Los líderes norcoreanos son representados por los gobiernos y los medios de comunicación occidentales como caricaturas grotescas, tal y como se ha visto en los casos de los líderes de Libia y Siria. Estas falsas narrativas sirven como pretexto para una guerra intervencionista. La imagen que siempre se representa es la de un líder tiránico que vive un estilo de vida decadente mientras las masas sufren. Como aclara Christine Hong, esta imagen de Estados Unidos como el héroe que se apresura a salvar de la tiranía a una nación extranjera asediada es falsa. Lo que realmente ocurre es que los dirigentes del país son destituidos en un golpe sangriento que conduce a un caos generalizado y a una catástrofe humanitaria.

Cualquiera que perciba a Corea del Norte como un país en proceso de armarse hasta los dientes tiene la impresión correcta. ¿Y qué observador imparcial podría culparlos? Corea del Norte declara oficialmente que está en un modo defensivo indefinido debido a la presencia militar estadounidense en sus puertas. Cada vez que usted lee sobre una prueba nuclear de ese "loco líder norcoreano", recuerde que el problema ignorado por todos era (y sigue siendo) la enorme presencia militar estadounidense en Corea del Sur. Corea del Norte declara abiertamente que su desarrollo simultáneo de la economía y el potencial nuclear apunta a la protección explícita de su propio pueblo. La "libertad y democracia" que se concedió a Libia y Gaddafi sirve de ejemplo para todas las naciones del mundo de que no se puede confiar en Estados Unidos.

Christine Hong también profundiza en las tristemente famosas estadísticas de los prisioneros norcoreanos. Según los principales noticieros corporativos de la década de 1990, Corea del Norte tenía 15.000 presos políticos. Hong, mientras intentaba verificar la fuente de este número, encontró que venía de un solo desertor a Corea del Sur a principios de la década de los 90. No hubo ninguna corroboración externa. Y como explica Hong, en Estados Unidos, ni un solo guardia en una prisión donde ella enseñaba como profesora pudo decirle el número estimado de prisioneros en los Estados Unidos. Un par de años después, el mismo desertor infló la cifra a 900.000 presos políticos. Los desertores norcoreanos, que se convierten en celebridades para los principales medios de comunicación corporativos, habitualmente son pagados por los medios de comunicación asiáticos para generar nueva propaganda. El decenio de 1990 fue un período difícil de grandes dificultades para la sociedad norcoreana en su conjunto. Fue el momento en que la Unión Soviética llegó a su fin y una serie de inundaciones y sequías exacerbó lo que más tarde fue conocido como la "Marcha Ardua" o "La Marcha del Sufrimiento" en Corea del Norte.

Estados Unidos se apresura en asumir una postura de superioridad moral en lo que se refiere a las armas nucleares, sin embargo fue el primer y único país que utilizó esas armas contra una población civil. Estados Unidos tiene un historial muy pobre como potencia nuclear responsable. Entre 1946 y 1962, llevó a cabo una serie de pruebas nucleares en las Islas Marshall que equivaleron a 1,6 Hiroshimas por día. El vídeo cronológico del período comprendido entre "1945-1998" de Isao Hashimoto documenta otras 2.053 explosiones nucleares llevadas a cabo en diversos lugares del mundo, de las que Estados Unidos fue responsable de más del 50% de ellas:


Para entender por qué Corea del Norte es tan antagónica con Estados Unidos en la actualidad, sólo necesitamos recordar lo que EE.UU. le hizo a Corea del Norte durante la guerra coreana. Bruce Cumings es presidente del departamento de historia de la Universidad de Chicago y autor de The Origins of the Korean War ("Los orígenes de la Guerra de Corea"), un libro en el que detalla el bombardeo por saturación de Estados Unidos en el norte de Corea. "Lo que los estadounidenses apenas saben o recuerdan," escribió Cumings, "es que nosotros bombardeamos el norte durante tres años sin preocuparnos por las bajas civiles. Estados Unidos lanzó más bombas en Corea (635.000 toneladas, así como 32.557 toneladas de napalm) que en todo el área del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Nuestra lógica parecía ser que 'ellos son salvajes, así que eso nos da el derecho de derramar napalm sobre los inocentes'".

Años antes de que Estados Unidos destruyera la península vietnamita, ciudades de la península coreana fueron borradas del mapa. El balance de Cumings del grado de destrucción de las ciudades coreanas incluye que Pyongyang fue demolida en un 75%, Sariwon en un 95% y Sinanju en un 100%. Los escuadrones de la Fuerza Aérea de EE.UU. bajo el mando del general Douglas MacArthur bombardearon presas en el norte que desataron tsunamis internos. El napalm y otras armas se probaron por primera vez en civiles. "La máquina de bombardeos incendiarios sin restricciones fue utilizada en el norte durante tres años", escribió, "dejando como resultado un terreno baldío y una población superviviente que, como topos, había aprendido a amar el abrigo de las cuevas, montañas, túneles y reductos, un mundo subterráneo que se convirtió en la base para reconstruir un país y un recuerdo para construir un odio feroz entre la población. Su verdad no es un conocimiento frío, anticuario e ineficaz".

Más de 4,6 millones de coreanos murieron durante la guerra, incluidos 3 millones de civiles en el norte y 500.000 civiles en el sur. Según las estadísticas chinas, Corea del Norte perdió el 30% de su población. Una guerra como ésa en los Estados Unidos hoy mataría a 100 millones de personas.
Imagen

Bombardeamos Pyongyang ‘hasta regresarla a la edad de piedra’, alardeó el General McArthur de los EE.UU.
Imagen

Masacres por parte de EE.UU. y la República de Corea – 4.7 millones asesinados durante la Guerra de Corea, 1950-1953.
Vea también el enfoque SOTT de Niall Bradley Cómo se creó el imperio estadounidense en Corea del Norte:
Otros han escrito sobre las intrigas que rodean la instalación de sistemas de misiles estadounidenses en Corea del Sur. El resultado de ello es que está sucediendo, con o sin un gobierno liberal y propaz en Seúl, e independientemente de quién pague por ello. Al igual que todo el mundo sabe que los sistemas de misiles de Estados Unidos en Europa del Este para "defender Europa de Irán" realmente están allí para "contener" a Rusia; todo el mundo sabe que los sistemas de misiles estadounidenses en Asia oriental para "defenderse de Corea del Norte," están realmente ahí para "contener" a China.

Es la misma vieja política estadounidense de 70 años para Asia. Y, a juzgar por el ascenso meteórico de China, todavía no está funcionando, y nunca va a funcionar. Pero Corea del Norte guarda buenos recuerdos de los "hombres sabios" de hoy, porque su Nuevo Orden Mundial nació entre los cadáveres carbonizados de millones de norcoreanos.
Y no se pierda la entrevista de Eva Bartlett con Christine Hong, y su diario de viaje a Corea del Norte (Eva Bartlett: La Corea del Norte que el Estado Profundo no quiere que el mundo vea - en inglés).