Expertos hallaron unos guantes de boxeo en un antiguo fuerte romano de Vindolanda, en el norte de Inglaterra, y consideraron 'excepcional' este descubrimiento por el buen estado de preservación de estos artefactos que tienen protectores de los huesos de los dedos.
guantes

Los guantes de boxeo romanos, a diferencia de los actuales, estaban diseñados para proteger los nudillos de las manos.
"Te pone los pelos de punta cuando te das cuenta que has descubierto algo tan sorprendente", aseguró el doctor Andrew Birley, quien encontró los guantes en cuestión junto con sus colegas en las excavaciones en Vindolanda, un antiguo centro urbano romano en el norte de Inglaterra, según publicó un informe el martes el portal de National Geographic España.

Se trata de un par de guantes de boxeo hechos de cuero de la época en el que el Imperio Romano ocupaba parte de la isla que fueron descubiertos, el verano (bolear) pasado junto a varias tablas para escribir, espadas, zapatos y sandalias de baño, cerca del Muro de Adriano, una fortificación romana en esa región ubicada en la frontera de Inglaterra y Escocia.

Los expertos creen que "probablemente son los únicos ejemplos que sobrevivieron que se conozcan del período romano".

Los guantes fueron diseñados para ajustarse cómodamente sobre los nudillos y dar una apariencia de protección. El más grande de los dos está lleno de un material natural que habría actuado como amortiguador, y el más pequeño, encontrado "en condiciones casi perfectas", está hecho de una espiral de cuero duro y retorcido