Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae

En un nuevo estudio publicado en PLoS Biology, un equipo de investigación internacional sugiere que Escandinavia estuvo poblada por dos migraciones principales después del Último Máximo Glacial: una migración inicial de grupos desde el sur (hoy en día Dinamarca y Alemania) y una migración adicional desde el noreste, siguiendo la costa atlántica sin hielo.

esqueleto de Hummervikholmen
© Beate Kjørslevik CC-BY
Fragmentos esqueléticos hallados en Hummervikholmen, en Vest Agder, Noruega, en 1994, uno de los sitios presentados en el estudio.
Después del Último Máximo Glacial, hace más de 10.000 años, Escandinavia fue una de las últimas partes de Europa que se vió libre de hielo y, por lo tanto, habitable para los humanos. En el nuevo estudio, un equipo interdisciplinar de investigadores reunió datos arqueológicos y genéticos en combinación con los últimos resultados del posible escenario climático para estudiar a los primeros colonos posglaciales de Escandinavia.

capa hielo Escandinavia era de hielo
© Desconocido
La capa de hielo sobre Escandinavia hace unos 11.500 años, cuando acontecieron las primeras migraciones a Noruega.
El equipo analizó restos humanos de siete individuos de la costa atlántica noruega y las islas bálticas de Gotland y Stora Karlsö. Los restos fueron datados por radiocarbono en más de 8.000 años antes del presente y pertenecían al periodo de la Edad de Piedra llamado Mesolítico. El ADN se extrajo de los huesos y los dientes a fin de secuenciar el genoma. En cuanto a una de las personas, el equipo fue capaz de reconstruir uno de los genomas de mayor calidad respecto de cualquier individuo prehistórico hallado hasta ahora.

De este modo, el equipo pudo comparar los datos genómicos con la variación genética de los cazadores-recolectores mesolíticos de otras partes de Europa.

"Nos sorprendió ver que los cazadores-recolectores mesolíticos de la costa oeste noruega eran genéticamente más similares a las poblaciones contemporáneas del este del Mar Báltico, mientras que los cazadores-recolectores de lo que hoy es Suecia eran genéticamente más similares a otros cazadores-recolectores del centro y occidente de Europa", dice el genetista de poblaciones Torsten Günther, de la Universidad de Uppsala, y uno de los principales autores del estudio.

Esta contradicción entre la genética y la geografía puede explicarse por dos migraciones principales a Escandinavia después del Último Máximo Glacial: una migración inicial de grupos desde el sur -Dinamarca y Alemania- y otra migración adicional desde el noreste, siguiendo la costa atlántica libre de hielo.

La obtención de datos genómicos de los individuos noruegos fue clave para comprender las rutas de migración. Los patrones genéticos se superponen a los modelos de distribución de diferentes técnicas de herramientas líticas, y, en este sentido, los artefactos arqueológicos e isótopos de la dieta alimenticia muestran que los cazadores-recolectores escandinavos utilizaron diferentes tecnologías de herramientas líticas al tiempo que diferentes fuentes de alimentos.

"Los yacimientos arqueológicos han estado sujetos a distintos tipos de investigación durante más de un siglo, y es emocionante ver lo que los datos genéticos pueden agregar a nuestra comprensión de estos grupos de cazadores-recolectores", dice el osteoarqueólogo Jan Storå, de la Universidad de Estocolmo, otro de los autores principales del estudio.

Los datos completos permitieron al equipo llevar a cabo un estudio más profundo de la dinámica de la población mesolítica en Escandinavia. Una consecuencia de la mezcla de los dos grupos mencionados fue el observar un número sorprendentemente grande de variantes genéticas en los cazadores-recolectores escandinavos.

"Estos grupos eran genéticamente más diversos que los grupos que vivían al mismo tiempo en el centro, oeste y sur de Europa. Ello contrasta con el patrón observado hoy en día, en el que se encuentran más variaciones genéticas en el sur de Europa y menos en el norte". dice Mattias Jakobsson, genetista de poblaciones de la Universidad de Uppsala y también uno de los principales autores del estudio.

Los dos grupos que migraron a Escandinavia en el Mesolítico eran genéticamente distintos y exhibían una apariencia física diferente. La gente del sur probablemente mostraba ojos azules y piel oscura, y la gente del noreste una variación de colores en los ojos y piel pálida.

Al igual que los europeos del norte de hoy en día, los cazadores-recolectores del Mesolítico se enfrentaban a un clima de alta latitud asociado con bajos niveles de luz solar en invierno, lo que provocaba bajas temperaturas, y constituía, en consecuencia, un entorno desafiante en el que vivir. Los humanos pueden hacer frente a tales condiciones desde un punto de vista fisiológico y mediante cambios en sus conductas, pero a largo plazo también existe un potencial de adaptación genética a dichos entornos.

El equipo descubrió que las variantes genéticas asociadas con la pigmentación ligera de la piel y los ojos se transmitían, en promedio, con mayor frecuencia entre los cazadores-recolectores escandinavos que en sus ancestros de otras partes de Europa.

"Eso sugiere que la adaptación local tuvo lugar en Escandinavia después de la llegada de los grupos referidos, lo cual está en línea con el patrón mundial de pigmentación, que disminuye con la distancia al ecuador", explica Torsten Günther.

migración Escandinavia postglacial

Escenarios de migración en Escandinavia postglacial: los mapas muestran posibles rutas de migración a Escandinavia. El escenario (a) muestra una migración relacionada con la tradición de Ahrensburg desde el sur. Los escenarios (b), (c) y (d) son diferentes rutas posibles hacia Escandinavia para la ascendencia de cazadores-recolectores del noreste y este de Europa. Los escenarios se discuten en el trabajo de investigación, pero el escenario más consistente con los datos genéticos y las herramientas líticas halladas es una combinación de las rutas (a) y (b).
Al comparar los grupos mesolíticos con los europeos del norte de hoy en día, el equipo encontró similitudes particulares en un gen asociado con el rendimiento físico.

"Será interesante ver si los estudios futuros pueden mostrar cómo este gen afecta la adaptación fisiológica en ambientes fríos", dice Torsten Günther.

La gente moderna del norte de Europa lleva relativamente poco material genético de los escandinavos mesolíticos.

"Lo que hemos encontrado es que hace 10.000 años, después de que Escandinavia se volviera libre de hielo, diferentes grupos de migrantes ingresaron a la Península Escandinava. Un proceso de migración hacia Escandinavia que hemos visto una y otra vez: en la Edad de Piedra, en el Edad de Bronce y en tiempos históricos", dice Mattias Jakobsson.