Imagen

Una habitante del cantón Quero muestra como la ceniza de volcán afecta a los cultivos.
Después de la reactivación del volcán Tungurahua el miércoles a las 17:14, desde el viernes comenzó a caer ceniza en las comunidades del cantón Quero en poca cantidad, pero los comuneros se muestran sorprendidos al advertir que desde el sábado en la noche hasta la madrugada de ayer, fue mucho de material volcánico que arrojó el coloso.

La preocupación es mayor cuando señalan que la yerba que sirve para dar de comer a los animales mayores y menores "se encuentra contaminada con la ceniza", ya no quieren alimentarse porque todo se encuentra con el polvo del volcán y por más que se lave no se puede retirar, dijo Georgina Freire, de la comunidad Hualcanga Chico.

Lourdes Castro señaló que además la poca lluvia que cae junto a la ceniza hace que se asiente en las matas, peso que produce que se quiebren o también que se queme la flor, con lo cual advierte que no habrá buena producción, "en caso que los cultivos resistan al material volcánico".

Incluso Luis Guerrero, de Santa Anita, se muestra con mayor preocupación al señalar que el material que cayó desde el sábado en la noche se acumuló en el techo de la casa, "como es de teja no se puede limpiar y más bien con el peso hasta las paredes se están cuarteando, temo que pase algo grave y nadie viene por aquí para auxiliarnos".

Los comuneros hacen el llamado para que las autoridades del Ministerio de Agricultura y del Municipio lleguen a conocer las dificultades que están atravesando con la reactivación del volcán que lleva once años de proceso eruptivo, "todo este tiempo hemos sido golpeados con dureza".