Imagen
© BBC Mundo
Los robot submarinos continuan la búsqueda de otra caja negra y las piezas faltantes de la primera.
Tras encontrar incompleta una de las cajas negras del avión de Air France que se estrelló en 2009 cuando volaba entre Brasil y Francia, equipos de búsqueda submarina buscan ahora la segunda caja y la unidad de memoria de la primera, crucial para la investigación del accidente.

El Buró de Análisis e Investigaciones de Francia (BEA, por sus siglas en francés) informó que a la caja negra encontrada este miércoles le falta ese dispositivo de memoria, pieza fundamental para conocer los detalles técnicos del vuelo y que podría explicar las causas del accidente, en el que murieron las 228 personas que iban a bordo.

Según informa la corresponsal de BBC Brasil en París, Daniela Fernandes, las autoridades francesas continuarán la búsqueda del módulo y de la segunda caja negra que contienen las grabaciones de audio de la cabina.

El hallazgo de la primera caja se produjo el primer día de las operaciones del robot submarino que estudia los parámetros para la recuperación de los cuerpos atrapados en el avión.

Misterio

El Airbus 333 de Air France, desapareció del radar el 1 de junio de 2009, poco después de despegar de Río de Janeiro rumbo a París.

En principio el lugar del accidente fue un misterio pues los grupos de rescate no lograron identificar manchas de aceite o restos que indicaran dónde se produjo el accidente.Finalmente, los restos del avión fueron hallados a fines de marzo a unos 4.000 metros de profundidad, tras una búsqueda que abarcó más de 10.000 kilómetros.

El descubrimiento del fuselaje del avión casi intacto reavivó las esperanzas de los técnicos de encontrar las cajas negras para conocer las razones del accidente. Este miérrcoles una portavoz de la BEA dijo a la agencia Reuters que la unidad de memoria podría ser hallada en buenas condiciones, pese a que se haya desprendido.

"El módulo de memoria es como un sarcófago. La información está muy bien protegida", dijo.

Los investigadores y la fabricante Airbus han advertido que sin la información contenida en esos dispositovos podría no saberse nunca qué le pasó al vuelo de Air France.Una de las teorías señala un posible congelamiento de los sensores de velocidad, los que aparentemente estaban dándole a los pilotos lecturas inconsistentes poco antes de que perdieran la comunicación con los controladores aéreos.