Los servicios de emergencias han hallado el cuerpo del hombre de 51 años que desapareció ayer en el río Llobregat, a su paso por Cal Bassals (Barcelona). El fallecido, que salió de su casa en Gironella para pasear a sus dos perros, podría haberse lanzado a rescatar a uno de ellos después de que la corriente arrastrara al animal.
El agua baja con mucha fuerza en el río Llobregat a causa de las lluvias de los últimos día
© Bombers
El agua baja con mucha fuerza en el río Llobregat a causa de las lluvias de los últimos día
Según han informado los Bomberos de la Generalitat, el cadáver del hombre ha sido encontrado aguas abajo del río. El dispositivo de búsqueda se inició ayer en las zonas próximas a la desaparición tras localizar en el agua del torrente a uno de los perros. El caudal del río había incrementado estos últimos días en relación a lo habitual debido a las últimas lluvias. La corriente también era mucho mayor.

Los Bomberos de la Generalitat -con el GRAE subacuático y de montaña, la unidad canina y 8 dotaciones-, Mossos, Cruz Roja, Protección Civil y varios voluntarios buscaban al afectado, que salió a pasear el domingo por la mañana. Ayer ya había en la zona perros capaces de rastrear dentro del agua de la Cruz Roja, efectivos de Protección Civil y voluntarios.

Un helicóptero de los bomberos realizó durante el día de ayer observación aérea de la zona sin que encontrara nada especial.

Según informó el alcalde de Gironella, David Font, se dio la orden de cerrar durante unas horas la compuerta del pantano de la Baells para reducir el caudal del rió y así facilitar a las unidades subacuáticas la búsqueda del entonces desaparecido.