El pasado 26 de abril, Rusia organizó en La Haya una reunión en la sede de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ, más conocida por sus siglas en inglés OPCW, véase sitio oficial), para dar a conocer los testimonios de varias personas sobre el supuesto ataque químico acaecido en Duma el pasado 7 de abril por parte de las fuerzas armadas sirias (véase nota publicada en Le Figaro). A raíz de esta convocatoria, los representantes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido, junto con otros 14 Estados miembros de la OPAQ, hicieron circular una vehemente declaración conjunta, en la que denuncian la iniciativa rusa en términos inusitados y cuyo contenido se analizará en las líneas siguientes.

Leemos por ejemplo en esta declaración conjunta que:
"Hoy, Rusia ha decidido celebrar en la sede de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas una reunión informativa que no es más que un crudo ejercicio de propaganda. Peor aún, al presentar la información en los locales de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, Rusia está tratando de crear la falsa impresión de que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas ha convocado esta reunión a petición de Rusia."
Como bien se sabe, los aparatos diplomáticos de los Estados usualmente se manifiestan mediante un vocabulario mesurado y ponderado. Sus funcionarios, cual sea la situación, siempre buscan elaborar comunicados oficiales o declaraciones cuya lectura confirme que el arte de la diplomacia es el arte del lenguaje. Todo buen diplomático conoce las reglas que en este ámbito imperan, y las formalidades que exigen, y ello desde hace mucho tiempo. Por más contundente y vehemente que pretenda ser el mensaje, hay reglas y formas a las que los Estados recurren usualmente en su quehacer diario en el seno de la sociedad internacional al manifestarse sobre determinados hechos.
Foto de la reunión de La Haya convocada por Rusia sobre el incidente de Douma del 26 de abril del 2018
© jonathan-cook.net
Foto de la reunión de La Haya convocada por Rusia sobre el incidente de Duma del 26 de abril del 2018

Duma o la certeza absoluta de unos ante imágenes circulando en redes sociales

Como es de conocimiento público, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido están plenamente convencidos (a pesar de la ausencia de pruebas y de conocer los resultados de una investigación in situ) que las autoridades sirias están directamente implicadas en el uso de armas químicas del incidente de Duma registrado el pasado 7 de abril.

Otros Estados, por el contrario, esperan primero revisar los resultados de una investigación que una misión de la misma OPAQ debe realizar en el lugar de los hechos acaecidos el 7 de abril en Duma. Esta misión llegó a Siria el 13 de abril y concluyó su estadía este 4 de mayo. Según se lee en el comunicado oficial:
"El despliegue inicial de la Misión de Investigación (FFM) para recopilar datos en Duma, República Árabe Siria, ha concluido. El Director General dio las gracias a los miembros del equipo del FFM por su valentía y profesionalidad. Las muestras se llevaron al laboratorio de la OPAQ, donde se dividirán y se enviarán al laboratorio designado por la OPAQ." (véase comunicado oficial de la OPAQ en inglés).
Algunos corresponsales occidentales de prensa con amplia experiencia en el terreno y que llegaron a Duma pocos días después, como Robert Fisk (The Independent, Reino Unido) han descrito cosas muy distintas a lo sostenido oficialmente por Francia y sus dos aliados: véase su artículo titulado "The search for truth in the rubble of Duma - and one doctor's doubts over the chemical attack" (disponible aquí), cuya traducción al español fue recientemente publicada en Chile en el medio digital PiensaChile (véase enlace) y editada en Costa Rica (véase enlace) por el medio digital Cambio Político.

Es de notar que un Estado vecino de Siria, Israel, fue uno de los primeros Estados en incriminar oficialmente a las autoridades sirias en el evento de Duma (véase nota de Haaretz).

Cabe recordar que hace unos años, el Quai d´Orsay en Francia se había mostrado mucho más prudente con relación a la cuestión - compleja en un conflicto como el que vive Siria - de la imputación del uso de sustancias químicas:
"La dificultad a la que nos enfrentamos es pasar del índice o la información a las pruebas en el sentido de los procedimientos internacionales de verificación. Aún más difícil es pasar de las pruebas a la rendición de cuentas, es decir, a la capacidad de identificar quién utilizó esas armas. Para pasar del índice a la evidencia y de la evidencia a la rendición de cuentas, lo primero que hay que hacer es comprobar sobre el terreno" (véase el denominado Point de presse, del 16 de abril del 2013).
Como se apreciará en las líneas siguientes, la certeza de unos ante la incertidumbre generalizada ha provocado una verdadera batalla informativa y diplomática, que evidencian los términos y el lenguaje con el que fue redactada esta declaración conjunta suscrita por algunos de los Estados que integran la OPAQ en La Haya. Sobre este preciso punto, se recomienda una lectura minuciosa, en particular para quienes conocen las tradiciones y costumbres diplomáticas y pueden detectar algunas cosas cuando un Estado (o un grupo de Estados) se apartan de estos usos.
macron may trump
© New York Post
17 firmas de 192 Estados

Sólo 17 Estados aceptaron firmar la declaración conjunta antes mencionada del 26 de abril del 2018. Es preciso señalar que la OPAQ cuenta con 192 Estados miembros, el único Estado del mundo que no es miembro de la OPAQ viene siendo Israel (véase estado oficial de firmas y ratificaciones de la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas). Destaca el hecho que ningún Estado de África, de América Latina ni de Asia aceptara firmar esta declaración conjunta; y que, en el caso de continente europeo, sólo aceptaron firmarla Alemania, Dinamarca, Islandia, Italia y los Países Bajos, así como Bulgaria, Eslovaquia, Polonia, la República Checa y los tres Estados bálticos. Australia y Canadá completan la lista de los 17 Estados firmantes de la declaración conjunta.

El texto de esta declaración viene precedido, al menos en el sitio oficial de la diplomacia francesa (véase enlace), de un texto que cita al delegado de Francia ante la OPAQ utilizando un tono y expresiones bastante inusuales en comunicados oficiales. Según el comunicado de Francia que incluye las palabras de su delegado,
"Esta reunión fue una sórdida farsa: 'No es una sorpresa tratándose del gobierno sirio, que no está a una sola obscenidad de distancia, habiendo masacrado y gaseado a su propio pueblo durante más de 7 años. Debe rendir cuentas. Nos encargaremos de ello. Es más asombroso por parte de Rusia, que no puede esperar engañar a nadie con una maniobra tan cruda'."
La prudencia en materia de imputación antes mencionada por parte del Quai d´Orsay pareciera haberse totalmente desvanecido; contradiciendo incluso el delegado francés la posición externalizada por Francia en abril del 2013, al remontar el péndulo del tiempo a antes del 2013 cuando se refiere a "durante más de 7 años".

Al leer lo editado en el sitio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia sobre esta declaración, se desprende que Francia (y sus dos aliados anglosajones) no está para nada contenta con la iniciativa rusa y que considera útil y oportuno alzar significativamente el tono (aunque ello conlleve proceder a algunas innovaciones en materia diplomática).

Cabe precisar que no se cuenta con información que permita comparar la forma en que fue difundida esta declaración conjunta por parte de Francia con la divulgación eventualmente hecha por parte de otros Estados de la misma: esta declaración conjunta no aparece en el sitio de la diplomacia alemana (véase sitio oficial), como tampoco aparece en el sitio de la diplomacia danesa (véase sitio oficial), ni en el de la italiana (véase sitio oficial) ni canadiense (véase sitio oficial). Agradecemos desde ya a nuestros estimables lectores conocedores de lenguas eslavas indicarnos qué Estados de Europa Oriental procedieron a la eventual difusión de esa declaración, lo cual nos permitiría apreciar mucho mejor el sostenido esfuerzo de divulgación de ese documento por parte de Francia.

También es de indicar, como dato notorio para los especialistas en comunicación y divulgación, que las referencias a esta declaración publicadas en la prensa son... muy pocas (prensa gala incluida). ¿Cómo explicar que 17 Estados suscriban un vehemente texto cuya divulgación haya sido tan escasa en medios de prensa? No se tiene una respuesta a esta pregunta, que merece, en nuestra modesta opinión, ser planteada.

El contexto en el que se enmarca esta declaración conjunta

Recordemos que, después del bombardeo aéreo que Estados Unidos, Francia y Reino Unido realizaron contra Siria el pasado 13 de abril, diversos sitios y análisis han puesto en tela de duda la responsabilidad de Siria en el incidente de Duma y denunciaron el verdadero «fiasco» que fue este bombardeo desde el punto de vista militar. Mientras tanto, una buena cantidad de juristas concluyeron sus análisis reafirmando la total ilegalidad del bombardeo a la luz del derecho internacional y de las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas relativas al uso de la fuerza armada.

Rusia, por su parte, denunció el hecho de que se acusara a las autoridades sirias sin tener la menor prueba de su responsabilidad directa en el uso de armas químicas y encontró varios elementos que parecen demostrar que el incidente de Duma es un montaje.

Nótese que en declaraciones dadas a conocer 24 horas antes de estos ataques aéreos concertados, el mismo Secretario de Defensa de Estados Unidos admitió públicamente no contar con ninguna prueba ("evidence") sobre el evento en Duma del 7 de abril, más allá de lo que se pudo leer en las redes sociales ("social media indicators" según la expresión usada por el funcionario norteamericano): véase al respecto el video de su comparecencia ante una Comisión del Congreso, disponible en este enlace de twitter.

Desde la perspectiva jurídica, en un análisis (cuya lectura se recomienda) publicado horas antes de la orden dada por el Presidente de Estados Unidos de iniciar los bombardeos en Siria, la Profesora Mary Ellen O'Connell (Universidad de Notre Dame) concluía sus reflexiones señalando que:
"En otras palabras, planea violar la prohibición del uso de la fuerza para enviar el mensaje de lo importante que es cumplir con la ley sobre armas químicas. Y lo está haciendo con gusto mientras tuitea, 'Prepárate Rusia, porque [los misiles] vendrán, bonitos y nuevos e 'inteligentes''. El presidente francés Macron ha decidido animar a Trump y la primera ministra británica May sigue considerando opciones. Sin embargo, sólo debería haber una opción para los Estados comprometidos con el Estado de derecho: Utilizar los medios disponibles en el derecho internacional para buscar la rendición de cuentas por las violaciones de la ley. Es un momento peligroso en la historia hacer otra cosa".

(véase artículo titulado "Unlawful Reprisals to the Rescue against Chemical Attacks?", publicado por EJIL-talk y disponible aquí).
Siempre desde la perspectiva del derecho internacional público, los Profesores Olivier Corten (Université Libre de Bruxelles) y Nabil Hajjami (Université de Nanterre) en su artículo titulado "Les frappes des Etats-Unis, du Royaume-Uni et de la France en Syrie : quelles justifications juridiques ?" (disponible aquí), concluyen sus reflexiones alertando que:
"... al multiplicar los precedentes en que el derecho internacional se desestima pura y simplemente en nombre de imperativos morales o políticos que uno mismo define e interpreta, la norma misma tiende a desvanecerse, si no a desaparecer. En este sentido, el desafío de la crisis siria va mucho más allá de la oportunidad o la legitimidad de los limitados ataques contra el régimen sirio del 14 de abril."
El inusual recordatorio hecho por el actual Secretario General de Naciones Unidas a los Estados Miembros del Consejo de Seguridad en su alocución del mismo 14 de abril puede leerse como una diplomática llamada de atención:
"Como Secretario General de las Naciones Unidas, tengo el deber de recordar a los Estados Miembros que existe la obligación, en particular cuando se trata de cuestiones de paz y seguridad, de actuar de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y con el derecho internacional en general. La Carta de las Naciones Unidas es muy clara en estos temas". (véase comunicado oficial de prensa del Secretario General de Naciones Unidas).
Finalmente, vale la pena mencionar el argumento de una operación basada en "consideraciones humanitarias" que algunos analistas han presentado a partir de declaraciones oficiales dadas por las autoridades en el Reino Unido después del 13 de abril. En un artículo, el Profesor Marko Milanovic (Universidad de Nottingham) concluye que:
"Para concluir, el argumento de la intervención humanitaria del Reino Unido es tan malo incluso en sus propios términos que está claro por qué los EE.UU. y Francia optaron por permanecer en silencio - ningún argumento legal es en opinión de ellos una mejor opción que uno palpablemente malo". (véase su texto titulado "The Syria Strikes: Still Clearly Illegal", publicado en EJIL-Talk y disponible aquí).
Violar el derecho internacional so pretexto de defenderlo: una peligrosa apuesta

En el texto de la declaración conjunta, podemos leer que para Francia, Estados Unidos, Reino Unido y los 14 Estados que la suscriben, "La obstrucción, la propaganda, la desinformación son intentos de socavar el marco multilateral".

Esta frase posiblemente provoque alguna sonrisa a los numerosos juristas que denunciaron la acción militar unilateral realizada por tres Estados que son Miembros Permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en clara violación de las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas. Con relación a esta última, vale la pena destacar que después de los atentados perpetrados en París, en el 2015, Francia presentó ante el Consejo de Seguridad un proyecto de resolución que omitía toda referencia a la Carta. En aquel momento, nos permitimos señalar que:
"A este respecto, Francia sorprendió a muchos observadores al presentar, tras los atentados de París, un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad (véase el texto de la "versión azul" distribuido a los miembros del Consejo) sin ninguna referencia a la Carta de las Naciones Unidas en la parte dispositiva del texto: una primicia para la diplomacia francesa, que merece ser destacada". (véase nuestra nota titulada "Contre une invocation abusive de la légitime défense face au terrorisme", publicada por Dommagescivils y disponible aquí).
Desde el punto de vista político, queda claro que los tres Estados autores del bombardeo del 13 de abril, al asociarse de esa manera (sin esperar disponer de elementos probatorios verificados y verificables) perdieron la poca credibilidad que aún podían conservar en el Medio Oriente, en particular en el caso de Francia. En cuanto a la fecha escogida para lanzar su ataque tripartito del 13 de abril, esa fecha coincidió con la llegada a Siria del equipo enviado por la OPAQ para investigar el incidente de Duma.

Sobre ese detalle y otros más, remitimos a nuestros estimables lectores al breve artículo que elaboramos sobre las reacciones oficiales de los Estado de América Latina al bombardeo contra Siria, titulado "Yo sospecho, tú sospechas,... nosotros bombardeamos": a propósito del bombardeo realizado por Estados Unidos, Francia y Reino Unido en Siria y las reacciones oficiales suscitadas en América Latina" (disponible aquí).

Nótese que el comunicado oficial emitido por Costa Rica se destacó de todos los demás con relación a la imputación directa a Siria del evento de Duma del 7 de abril. En el mismo artículo se refiere al hecho - algo previsible - que el único Presidente de América Latina en haber apoyado el ataque tripartito contra Siria, fue el de Colombia.

No cabe duda que esta reunión informativa convocada en La Haya por Rusia sobre el evento de Duma no fue del agrado de Francia (ni de sus dos socios anglosajones). No obstante, en vez de tomar nota de esta, o bien proceder a comunicar de manera diplomática su descontento con la iniciativa rusa, escogiendo los mejores términos que ofrece la prodigiosa riqueza del lenguaje, Francia optó por otro tipo de reacción, un tanto virulenta, que puede generar más dudas que las que pretende disipar.

Bombardeos ilegales contra Siria basados en informes de inteligencia

La ausencia de evidencias fehacientes que demuestren la responsabilidad de Siria en los diversos episodios donde se sugiere el uso de sustancias químicas ha dejado de ser un obstáculo para proceder a bombardeos aéreos contra Siria. Ello quedó demostrado con el bombardeo estadounidense de abril de 2017, realizado de forma solitaria; y se volvió a confirmar el pasado 13 de abril del 2018.

Cabe recordar que, después de aquel bombardeo realizado por Estados Unidos en abril de 2017, un informe de los servicios secretos de Francia vino a confirmar las conclusiones a las que habían llegado sus homólogos norteamericanos (remitimos al lector a nuestro breve análisis, titulado "Armes chimiques en Syrie: à propos du rapport des services de renseignements français", disponible aquí).

El anuncio oficial de «pruebas irrefutables contra Siria» por parte de Francia se hizo pocos días antes de la primera vuelta de las elecciones, el 19 de abril de 2017 (véase declaraciones del jefe de la diplomacia gala contenidas en esta nota de prensa de Le Parisien).

Como indicado, el informe de los servicios de inteligencia de Francia fue precedido por un informe de inteligencia presentado por Estados Unidos: este último había sido calificado por especialistas norteamericanos como un "informe de inteligencia obviamente falso, engañoso y amateur" (sic.)(Nota 1).

A modo de conclusión

Cabe recordar que, en septiembre de 2013, Francia estuvo a punto de declararle la guerra a Siria. El súbito cambio de posición del Presidente Barack Obama obligó entonces a Francia a revisar su dispositivo militar. (véase nota de prensa titulada "L'été où la France a presque fait la guerre en Syrie" publicada en septiembre del 2014 en Le Monde). Se lee en la precitada nota que:
"El miércoles 4 de septiembre, día del debate programado en la Asamblea Nacional, François Hollande convoca a sus principales ministros y colaboradores para un consejo restringido, a las 11:30, en el Elíseo. 'El presidente insiste en la necesidad de proporcionar información de origen francés para validar un argumento de cuatro puntos, dice un testigo: se trata de un ataque químico masivo contra civiles, orquestado por el régimen de Bashar Al-Assad.'"
Hay que agradecer a la redacción de Le Monde por tener tan bien informados a sus lectores, y notar que el sencillo guion solicitado por el Presidente François Hollande a sus colaboradores más cercanos ("ataque químico / masivo / contra civiles / orquestado por el régimen de Bashar Al-Assad") recuerda uno proveniente esta vez de su homólogo, el Presidente Barack Obama (Nota 2).

Esta declaración conjunta del 26 de abril de 2018 parece confirmar que, casi cinco años después, Francia sigue manteniendo la misma estrategia en Siria y que, esta vez, ha encontrado en Estados Unidos un socio dispuesto a acompañarla, mediante la ayuda de informes de inteligencia.

Todo intento por demostrar algo que no sea la responsabilidad directa de las autoridades sirias es considerado inoportuno y debe ser combatido: todos los Estados que presten su concurso a ello son bienvenidos.

Notas

Nota 1: Véase informe del Profesor Theodore A. Postol del MIT (Massachusetts) (texto completo disponible aquí) titulado "A Quick Turnaround Assessment of the White House Intelligence Report Issued on April 11, 2017 About the Nerve Agent Attack in Khan Shaykhun, Syria", página 4.

Nota 2: En el 2013, algunos medios de información (pocos) se interesaron por correos filtrados relativos a un plan secreto de la Administración Obama para endosar a Siria el uso de armas químicas que justificarían una intervención militar: véase el artículo titulado "U.S. 'backed plan to launch chemical weapon attack on Syria and blame it on Assad's regime'", retirado del sitio inicial que lo publicó y capturado por otros sitios, como por ejemplo en este enlace.

Texto de la Declaración conjunta del 26 de abril del 2018, tal y como publicada en el sitio oficial de la diplomacia francesa (texto en francés):
Syrie / Attaques chimiques à Douma (7 avril) : Déclaration conjointe de la France et 16 autres pays membres de l'OIAC (26.04.2018)

" Le 26 avril, la Russie a décidé la tenue d'une prétendue réunion « d'information » au siège de l'OIAC (La Haye) mettant en scène des « témoins » syriens.

La France et 16 autres pays membres de l'OIAC ont dénoncé cet exercice de propagande dans une déclaration (lire ci-dessous).

Comme l'a affirmé le représentant de la France auprès de l'OIAC, M. Philippe Lalliot, cette réunion n'était qu'une mascarade sordide : « Elle ne surprend pas de la part du gouvernement syrien qui n'est pas à une obscénité près, ayant massacré et gazé son propre peuple depuis plus de 7 ans. Il devra rendre des comptes. Nous y veillerons. C'est plus étonnant de la part de la Russie qui ne peut espérer tromper personne avec une manœuvre aussi grossière. »

La France et ses partenaires rappellent leur plein soutien à l'enquête menée par l'OIAC en dépit de toutes les tentatives de propagande et d'obstructions.

Déclaration conjointe de l'Allemagne, l'Australie, la Bulgarie, le Canada, le Danemark, l'Estonie, des Etats-Unis d'Amérique, de la France, l'Islande, l'Italie, la Lettonie, la Lituanie, des Pays-Bas, de la Pologne, la République tchèque, du Royaume-Uni de Grande-Bretagne et d'Irlande du Nord et de la Slovaquie

Les enquêteurs de l'OIAC sont en Syrie depuis deux semaines. Ils effectuent leur travail dans des conditions très difficiles. Nous leur apportons notre soutien plein et entier. Au lieu de collaborer avec l'OIAC pour l'aider dans son enquête, la Syrie et la Russie n'ont cessé de dresser des obstacles dans le but de retarder son déploiement à Douma et de mener une campagne de propagande contre elle. l'Allemagne, l'Australie, la Bulgarie, le Canada, la République tchèque, le Danemark, l'Estonie, les Etats-Unis d'Amérique, la France, l'Islande, l'Italie, la Lettonie, la Lituanie, les Pays-Bas, la Pologne, le Royaume-Uni de Grande-Bretagne et d'Irlande du Nord et la Slovaquie, pays signataires de la présente déclaration conjointe et Etats Parties à la Convention sur l'interdiction des armes chimiques (CIAC), entendent attirer l'attention sur cette intolérable campagne de diffamation menée par la Russie contre l'OIAC et appeler à y mettre un terme. Aujourd'hui, la Russie a décidé d'organiser une prétendue réunion d'information au siège de l'OIAC, qui n'est rien d'autre qu'un simple exercice de propagande.

Pire encore : en présentant l'information dans les locaux de l'OIAC, la Russie tente de donner la fausse impression que l'OIAC a organisé cette réunion à la demande de la Russie. Rien n'est moins vrai. Le Directeur général de l'OIAC a tenu sans ambiguïté à se dissocier de cette réunion. Il a fait savoir à la Russie que cette réunion, au cours de laquelle des « témoins » prétendront avoir été engagés pour simuler une attaque à l'arme chimique, va à l'encontre du travail que les inspecteurs de l'OIAC sont en train d'effectuer en Syrie et que, si ces « témoins » détiennent des informations utiles sur l'incident, ils doivent en premier lieu être présentés aux enquêteurs de la FFM (Mission d'établissement des Faits) pour être interrogés.

L'authenticité des informations recueillies à ce jour concernant les attaques chimiques perpétrées à Douma le 7 avril, grâce à de nombreux témoignages, est incontestable. Des ONG médicales ont trouvé des traces d'agents chimiques sur les victimes. De nombreuses photos et vidéos, qui se corroborent mutuellement, ont été authentifiées. Les symptômes présentés le jour de l'attaque par plus de 500 patients accueillis dans les centres médicaux évoquaient indubitablement une intoxication au gaz. L'OMS a exprimé son inquiétude devant des rapports de ses partenaires sur l'état de patients présentant des signes et symptômes révélateurs d'une exposition à des substances chimiques toxiques. Nous attendons que ces informations soient vérifiées et confirmées par un examen indépendant de la FFM.

Obstruction, propagande, désinformation sont autant de tentatives visant à porter atteinte au cadre multilatéral. Nous exhortons la Russie à coopérer pleinement avec l'OIAC, comme elle a affirmé à maintes reprises vouloir le faire et comme ses engagements internationaux l'y obligent. Nous appelons également la Russie à exercer la responsabilité qui lui incombe d'exhorter la Syrie à respecter pleinement ses engagements au titre de la CIAC.

Nous réaffirmons notre plein soutien au Directeur général de l'OIAC et au Secrétariat technique et exprimons notre entière confiance dans le travail de l'OIAC."
Una versión en francés de la presente nota fue publicada en el sitio de Debate Global (Colombia), disponible aquí.

Nicolás Boeglin
Nicolás Boeglin:

Doctor en Derecho (Universidad de Paris II), LLM (Instituto Universitario Europeo de Florencia, Italia). Diplomado del Institut des Hautes Études Internationales (Universidad de Paris II). "Diplômé" del Instituto Internacional de los Derechos Humanos (IIDH, Institut René Cassin de Estrasburgo). Actualmente, Profesor de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR).