Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Aarhus y el Museo Moesgaard (Dinamarca) han descubierto en una investigación hecha entre 2009 y 2014 actos de salvajismo ocultos tras un combate del siglo I entre pueblos germánicos, entonces conocidos como 'bárbaros', y militares romanos.
huesos

Huesos de seres humanos hallados en los humedales de Alken Enge, en Dinamarca.
En el marco del estudio, los investigadores excavaron, limpiaron y analizaron 2095 huesos y fragmentos que se encontraban en los humedales de Alken Enge -en el valle del río Illerup-, según publicó el lunes la revista científica PNAS.

Ese entierro masivo data del siglo I d. J. C., cuando el Imperio romano se extendía por el norte de Europa y se encontró con una resistencia encarnizada por parte de los pueblos germánicos.

De acuerdo con la investigación, muchos de los huesos hallados tenían señales de haber sufrido traumas graves que no se curaron, lo que indicaría que sufrieron esas heridas poco antes de morir. Los huesos pertenecen a un mínimo de 82 hombres entre los 20 y los 40 años, aunque los expertos creen que fallecieron alrededor de 380 guerreros.

Los caídos fueron devorados por perros, zorros y lobos, pero después alguien regresó, desmembró los cadáveres y tiró sus restos al fondo de un lago, donde reposaban, señala el estudio.

"Las prácticas de desmembramiento corporal, modificación, composición y ensamblaje de huesos sugieren una dimensión ritual en el tratamiento de restos de cuerpos humanos", precisan los investigadores.