Traducido por kenzocaspi y los editores de Sott.net en español

Una pregunta crucial ha estado consumiendo a los legisladores en Irán, Irak, Siria y Líbano: ¿La administración de Trump tiene un plan estratégico para Medio Oriente o no?
protest may 11 2018 iran
© AFP
Los iraníes sostienen pancartas antiestadounidenses y gritan consignas durante un mitin después de las oraciones del viernes en la capital, Teherán, el 11 de mayo de 2018, después de que el presidente Trump retirara a Estados Unidos de un acuerdo nuclear firmado en 2015.
Pocos son más propensos a responder que Saadallah Zarei, decano del Instituto de Estudios Estratégicos de Andishe Sazan-e Noor en Teherán. Zarei, un hombre de voz suave, extremadamente discreto que conocí en Mashhad hace unos días, resulta ser no solo uno de los principales analistas estratégicos de Irán, sino también un cerebro clave detrás del comandante de la Fuerza Qods del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Qasem Soleimani - la última bestia negra fuera del Beltway.

Entonces, los estrategas estadounidenses podrían hacer algo peor que prestar atención a Zarei.

Mientras que Estados Unidos "posee 37 bases militares fijas y casi 70 bases móviles en el Medio Oriente", Zarei dijo: "No observamos estrategias específicas y exactas".

Hizo hincapié en su perplejidad ante un "comportamiento contradictorio relacionado con la población chiíta". El comportamiento de los Estados Unidos en términos de la población chiíta de Bahrein y sus derechos, la población chiíta zaydi en Yemen y Cachemira y también la población chií en Líbano, que es el 35% de la población total, no está especificado y "nadie lo especifica ni sabe cómo piensan los estadounidenses sobre los chiítas y cómo actúan ".

Zarei también señala que "Estados Unidos no tiene una política específica sobre las democracias de Turquía e Irán. No hay una estrategia específica sobre la democracia en Iraq ni en el Líbano. Estados Unidos habla de la democracia como un valor estadounidense e intenta generalizarla, pero en esta región, vemos que los mejores amigos de los EE. UU. son países donde no hay elecciones en sus sistemas políticos".

La conclusión, según Zarei, es que "la estrategia de EE. UU. No es coherente en Medio Oriente. Creo que esta es la razón principal del fracaso de las políticas estadounidenses en esta región".
Saadallah Zarei

Saadallah Zarei
Aparecen los hazaras

Ahora amplíe desde el macroanálisis hasta la microvista sobre el terreno. Compare a Zarei con Komeil, un chiíta hazara de 24 años de Kabul. Komeil es uno de los más de 14,000 soldados, todos afganos hazaras, portando un pasaporte afgano, que formaba la brigada de los Fatemiyoun de Liwa combatiendo en Siria. Nos encontramos en Mashhad, donde él está pasando el Ramadán, antes de regresar a las líneas de frente el próximo mes.

Uno de los fundadores clave de Fatemiyoun, en 2013, fue Abu Ahmad, asesinado por un misil, de origen desconocido, cerca de los Altos del Golán, en 2015. Al principio, la brigada era una organización religiosa creada "para defender santuarios chiítas en Siria" o, como Komeil prefiere enfatizar, "defender a la humanidad, a la gente débil".

Ningún combatiente de la Fatemiyoun lleva pasaporte iraní - aunque algunos, como Komeil, viven en el este de Irán; él ha estado en Mashhad desde 2011. Casi todos ellos son voluntarios; Komeil siguió a "amigos" que se unieron a la brigada. Realizó entrenamiento militar en la base aérea de Bagram cuando era parte del ejército afgano.

Komeil me dijo que se enfrentó en un combate directo con una variedad de salafi-yihadistas - desde Daesh y Jabhat al-Nusra a equipos más pequeños que formaban parte del vasto e intrincado paraguas del Ejército Sirio Libre. Ha estado en el frente sin interrupción durante tres años, peleando principalmente en "Sham y Zenaybi" cerca de Damasco, y también estuvo presente en la liberación de Alepo.

Él describió a los yihadistas de Daesh como "muy difícil" en la batalla. Él dice que vio a los combatientes de Daesh vistiendo "ropas estadounidenses" y portando rifles fabricados en Estados Unidos. Los prisioneros capturados tenían "comida de Arabia Saudita y Qatar". Él personalmente capturó a una "dama francesa que trabajaba con Daesh", pero ella no sabía qué le había sucedido y solo dijo que "los comandantes tratan bien a nuestros prisioneros". Jura que "menos del 10%" de los yihadistas de Daesh son sirios - "Hay saudíes, uzbekos, tayikos, paquistaníes, ingleses, franceses y alemanes".

En contraste con el bombardeo propagandístico a través del Beltway, Komeil es inflexible en que no hay comandantes militares del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) activos con Fatemiyoun y ninguno de Hezbolá. Luchan "lado a lado" - y los iraníes son esencialmente consejeros militares. Representó a Fatemiyoun como un conjunto totalmente independiente. Esto indicaría que su entrenamiento militar se adquirió principalmente como miembrs del ejército afgano, y no a través del IRGC.

Komeil dijo que el legendario comandante de la Fuerza Qods, general Qasem Soleimani, visitó al grupo, pero "solo una vez". Cada fuerza es responsable de su propia área de operaciones; Fatimiyoun; Hezbollah; el ejército árabe sirio (SAA); los paquistaníes ("luchadores fuertes"); el al-Defae-Watan, que describió como el equivalente del iraquí Hashd al-Shaabi (también conocido como "Unidades de movilización de personas"); y el Medariyoun también de Iraq.

La "media luna chiíta" revisitada

La administración de Obama admitió al menos que los asesores militares iraníes, junto con el poder aéreo de Rusia y los combatientes de Hezbolá, ayudaron a la SAA a derrotar a Daesh y a otros equipos salafistas y yihadistas en Siria.

Pero, para la administración Trump, en sincronía con Israel y Arabia Saudita - es todo blanco y negro; todas las fuerzas bajo comando iraní deben abandonar Siria (y eso incluiría a Fatemiyoun). Eso no va a suceder; el colapso virtual total de lo que se define vagamente en el Beltway como "rebeldes moderados" - al-Qaeda en Siria incluida - produjo un vacío de poder debidamente ocupado por Damasco. Y Damasco todavía necesita todas estas fuerzas para extinguir definitivamente el yihadismo salafista.

Irán ejerce influencia a lo largo de un arco desde Afganistán hasta Irak, Siria y Líbano. Como Zarei analizó: "La República Islámica de Irán tiene una estrategia específica en la región. Tenemos principios, amigos y capacidades específicas. Además, tenemos una comprensión coherente de nuestro enemigo y sabemos dónde deberíamos estar en los próximos 20 años. Por lo tanto, tratamos de usar nuestras capacidades cuidadosamente y administrar el trabajo gradualmente".

Esto no tiene nada que ver con una amenazante "media luna chiíta", como lo sugirió el Rey Abdullah de Jordania en el 2004. Ha sido esencialmente un contraataque iraní a cámara lenta contra la no estrategia de Estados Unidos en el sudoeste de Asia desde el "Shock and Awe" en 2003, como lo identificó Zarei.

La fuerza Qods - formada durante la guerra Irán-Irak en la década de 1980 - es la extensión extraterritorial del IRGC. Hablé con bastantes veteranos de guerra en Karaj, donde se reúnen en una asociación creada en un búnker de réplicas que sirve una deliciosa sopa de Osh (un equivalente persa de pasta y fagioli de la Toscana) después de las reuniones. El comandante Syed Mohammad Yayavi dijo que no hay manera de que la demanda de la administración Trump, expresada por el Secretario de Estado Pompeo, de que Irán desmantele la Fuerza Qods, sea aceptada alguna vez.

La Fuerza Qods podría describirse como un equivalente de las Fuerzas Especiales de EE UU. y Operaciones Especiales de la CIA, todo en uno. Para Washington, esa es una organización terrorista. Sin embargo, en la práctica, la Fuerza Qods es tanto un brazo de la política de seguridad nacional iraní en todo el sudoeste de Asia como lo es el Pentágono y la CIA aplicando los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos en todo el mundo.

Y hay una notable continuidad. En el "bunker" de Karaj, hablé con Mohammad Nejad, un coronel retirado de la Fuerza Aérea iraní que adquirió su experiencia de batalla Irán-Irak cuando tenía veintitantos años, luchando en Bushher. Hace dos años regresó a Siria por dos meses y se desempeñó como asesor militar.

Todos los ojos en el SCO

La estrategia incoherente de los Estados Unidos en el Medio Oriente descrita por Zarei también se aplica a Afganistán. Otra demanda de la administración Trump es que Teherán debe dejar de apoyar a los talibanes.

Los hechos sobre el terreno son infinitamente más matizados. La interminable guerra de EE.UU. en Afganistán ha generado millones de refugiados; muchos de ellos viven en Irán. Paralelamente, Washington ha establecido una red permanente de bases militares afganas - que Teherán identifica como una amenaza seria, capaz de apoyar operaciones encubiertas dentro de Irán.

Entonces, lo que sucede es que Teherán, con medios mínimos - y en conjunto con los servicios de inteligencia de Pakistán y Rusia - apoya a pequeños grupos en el oeste de Afganistán, alrededor de Herat, incluidos algunos que están estrechamente vinculados con los talibanes.

Pero eso encaja en una estrategia mucho más amplia de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). Los miembros de la OCS, Rusia, China y Pakistán, así como su futuro miembro Irán, sin mencionar al futuro miembro de Afganistán, todos quieren una solución asiática dirigida por la OCS para la tragedia afgana. Y eso debe incluir un lugar para los talibanes en el gobierno de Kabul.


Ahora compare eso con la declarada estratagema de la administración Trump orientada a provocar un cambio de régimen en Teherán. Arabia Saudita ya está en eso. Riyadh, a través de un grupo de expertos presuntamente apoyado por el príncipe heredero Mohammad bin Salman, conocido como MBS, ha estado financiando una serie de madrasas anti-chiítas en Balochistán, Pakistán, que limita con la provincia de Sistan-Balochistan en Irán.

El plan de Arabia Saudita es al menos interrumpir el surgimiento del puerto de Chabahar, que pasa a ser el punto de entrada de la Nueva Ruta de la Seda de la India a Afganistán y Asia Central, sin pasar por Pakistán. El miembro del BRICS, India, junto con Rusia y China, no estará exactamente satisfecho; e India también es un nuevo miembro de la OCS, y absolutamente adverso a todas las formas de yihadismo salafista.

Agregando aún más problemas a esta mezcla embriagadora, el Fiscal General de Pakistán, Ashtar Ausaf Ali, en una visita a Irán, recibió una advertencia de que Daesh "está siendo trasladado" a la frontera entre Afganistán y Pakistán. Quién está haciendo el movimiento no está claro. Lo que es seguro es que ISIS-Khorasan o ISIS-K - es decir, la rama afgana de Daesh en realidad está luchando contra los talibanes.

Casualmente, el poderío aéreo de los EE.UU. también lucha contra los talibanes, a través del Centinela de la Operación Libertad. Un informe detalla cómo "el número de armas estadounidenses lanzadas en apoyo del Centinela de la Libertad aumentó a 562 en abril, el total mensual más alto de 2018 y el segundo total más alto para cualquier mes desde octubre de 2011".

Entonces, son los talibanes los que están siendo fuertemente bombardeados, no ISIS-K. No es de extrañar que las naciones SCO estén en alerta roja. El verdadero misterio aún debe ser desbloqueado por la inteligencia paquistaní: es decir, ¿en qué parte de la porosa frontera Af-Pak se encuentran más de 4.000 yihadistas de ISIS-K bien armados?


¿Quién reconstruirá Siria?

Y eso nos lleva al último interconector: China.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y su colega sirio, Walid Muallem, mantienen una relación muy estrecha. El presidente Xi Jinping es un firme defensor del proceso de paz de Astana con Rusia, Irán y Turquía. China anunció el pasado noviembre que desplegaría fuerzas especiales en Siria contra todos los hilos del yihadismo salafista; El objetivo chino es "neutralizar" a 5.000 combatientes uigures que han actuado como "rebeldes moderados", debido a la preocupación de que los militantes causen violencia si regresan a Xinjiang.

Pero, sobre todo, China estará profundamente involucrada en la reconstrucción de Siria; ciudades, pueblos, carreteras, ferrocarriles, puentes, escuelas, hospitales, todas las redes de conectividad. Siria será reconstruida por China, Rusia (energía, infraestructura) e Irán (redes eléctricas), no las petro-monarquías de los Estados Unidos o del Golfo. Las sanciones de EE.UU. y la UE siguen vigentes, prohibiendo las operaciones comerciales tanto en dólares estadounidenses como en euros.


Esto coincide con una reunión en Beijing la semana pasada de los jefes del consejo de seguridad de la OCS. El peso pesado del Politburó, Yang Jiechi, director de la Oficina de la Comisión de Asuntos Exteriores del Comité Central del PCCh, discutió ampliamente asuntos con el principal experto ruso en seguridad, Nikolai Patrushev.

La 18ª cumbre de la OCS se celebrará en Qingdao el 9 de junio. El presidente ruso, Vladimir Putin, estará allí. India y Pakistán estarán allí. El presidente de Irán, Hassan Rouhani, estará allí, representando a Irán como observador, y se reunirá cara a cara con Putin y Xi. Ahí es donde todas las conexiones entre Siria y Afganistán convergerán.